Necrológicas
  • Proselia Alvarez Marín
  • René Armando Silva Miranda
  • Susana Barría Vigna
  • Humberto Barrientos Barrientos

PDI desbarató red de estafadores informáticos

Más de 4 millones de pesos correspondiente a tres últimos casos fueron encontrados en cuentas bancarias de Santiago y Ovalle

Por La Prensa Austral Viernes 13 de Mayo del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
52
Visitas


Más de 4 millones de pesos recuperados y la identificación de cuatro personas, fue el resultado de una operación efectuada por la PDI dentro de una investigación por delitos informáticos.

Las denuncias por estos ilícitos, han venido registrando a nivel nacional una tendencia al alza durante los últimos meses. Punta Arenas no ha sido la excepción.

El jefe de la Brigada de Delitos Económicos de la PDI, subcomisario Genaro Román, puso como ejemplo que el pasado sábado se recibió una denuncia por la pérdida de 2 millones de pesos, el domingo por un millón y el lunes otra por 7 millones.

Tal como ocurriera hace un par de semanas con la ubicación de 2 millones de pesos en Arica, esta vez funcionarios de la Bridec lograron recuperar 4 millones de pesos (de dos de los casos) e identificar a las personas propietarias de las cuentas corrientes donde había sido depositado el dinero. Corresponden a una persona domiciliada en Santiago y a tres con residencia en Ovalle.

Para verse afectados, los denunciantes entregaron información confidencial a través de Internet. De esta manera, los expertos en delitos cibernéticos lograron acceder a sus cuentas bancarias y extraer dineros que fueron traspasados a diversas cuentas.

El modus operandi

El mencionado modus operandi se conoce como “phishing”, modalidad que en Punta Arenas resulta más común que su pariente “pharming”.

Si bien ambos tipos de fraude son similares, en la PDI se explica que el último de los mencionados resulta más complejo de estructurar debido a que la seguridad se puede ver vulnerada para un sinnúmero de usuarios, dado que el estafador ha introducido un programa que modifica y redirecciona de forma automática.

Por su parte, el “phishing” constituye una acción aislada donde el estafador consigue el objetivo de obtener antecedentes a través de un correo (normalmente spam).

Las personas involucradas en este tipo de ilícitos constituyen verdaderas bandas organizadas, puesto que lo sofisticado del modus operandi obliga a rápidos movimientos para mover y “descuartizar” los montos sustraídos. Es así que resulta fundamental la participación de expertos computacionales y de personas que se convierten en verdaderos “burreros cibernéticos” a cargo de traspasar los dineros.

Junto con recomendar a los usuarios adoptar todas las precauciones posibles al momento de entregar información en la red, la policía llamó a estar más atentos y a requerir mayores antecedentes del alcance y uso que las respectivas entidades bancarias le dan a este tipo de herramientas tecnológicas.