Necrológicas

Pena en libertad de chofer que arrolló y mató a dos mujeres indignó a familiares

Como una “bomba” cayó entre los familiares de las víctimas del doble atropello mortal del 11 de enero de 2011, la sentencia recibida por el chofer Jaime Eduardo Sotomayor Sotomayor, cuya irresponsable conducta dejó además a otras cinco personas heridas al embestir una barricada con fuego en calle Videla esquina Rómulo Correa.
[…]

Por La Prensa Austral Sábado 3 de Diciembre del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
64
Visitas


Como una “bomba” cayó entre los familiares de las víctimas del doble atropello mortal del 11 de enero de 2011, la sentencia recibida por el chofer Jaime Eduardo Sotomayor Sotomayor, cuya irresponsable conducta dejó además a otras cinco personas heridas al embestir una barricada con fuego en calle Videla esquina Rómulo Correa.

Con las heridas aún abiertas por aquel hecho que tronchó las vidas de Claudia Castillo Campos y Melissa Silva Ruiz, consideradas mártires de la protesta regional por el alza de las tarifas del gas, ningún familiar imaginaba los alcances del fallo que leería el magistrado Luis Alvarez Valdés.

Aquella lectura de sentencia, inicialmente programada para hoy a las 22,30 horas, fue anticipada por el Tribunal Oral en lo Penal para el viernes a las 17,30 horas. Ante una sala atestada de familiares de las víctimas, el juez confirmó una pena de 3 años y un día para Sotomayor como autor del delito de manejo en estado de ebriedad causando muertes, lesiones graves y lesiones menos graves. Además se le impuso una multa de 10 UTM (380 mil pesos) y se decretó una suspensión de dos años de su licencia de conducir.

Al sentenciado se le concedió el beneficio de la libertad vigilada, sujeto al control de Gendarmería de Chile por un lapso de 5 años. Esto, con el voto de minoría del juez Alvarez, quien estuvo por aplicar una pena de 5 años de cárcel efectiva.
También recibió una pena de 541 días en libertad vigilada como autor de un delito de desacato en contexto de violencia intrafamiliar -con el voto en contra del juez Pablo Miño, partidario de absolverlo-.

Los familiares salieron de la sala en medio de llantos y gritos de desaprobación. En las afueras del tribunal expresaron su indignación en contra de jueces, gendarmes y carabineros. Estos últimos debieron reforzarse con jinetes de la patrulla montada, mientras los deudos esperaban en la calle, frente a la puerta de salida de los imputados. Su indignación aumentaría al ver que el chofer finalmente era sacado por la salida principal, escoltado por carabineros para ser subido a un carro policial que se apostó en la esquina de Roca. Todo se hizo en cosa de segundos.

Reacciones

“Imagínese que dejen a un asesino libre”, expresó Elena Campos, madre de Claudia Castillo, quien señaló que esperaban otro fallo. Refirió que “este chofer es un peligro, mañana o pasado vuelve a matar dos o tres personas más y lo dejan libre”.
Jaime Castillo, padre de Claudia Castillo, expresó que “la justicia es una m… aquí en Punta Arenas, porque cuando se trata de juzgar a jóvenes que de repente cometen el más mínimo delito los condenan por más años”.

Carlos Mancilla, cuñado de Melissa Silva, expresó que “esto no tiene nombre, para nada. Falta mano dura, acá corrió mucha plata”.

El único interviniente por la parte querellante presente ayer fue el abogado Juan José Arcos, quien expresó que el mayor problema acá es que la ley chilena tiene que ser revisada, porque le da muy poco valor a la vida humana. Si bien el fallo puede ser impugnado mediante un recurso de nulidad, aquí los jueces aplicaron el derecho dentro de sus facultades, por lo que es un problema de la ley.

A su vez, el defensor penal público Ramón Bórquez, se mostró disconforme al no privilegiarse la tesis de la absolución que planteaban, aunque valoró la aplicación de los beneficios a su cliente. “Eso sí, me parece muy extraña la condena por desacato”.