Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

Periodista Gazi Jalil: “Más que profesionalizar el Festival, hay que profesionalizar el comité organizador”

Este gran conocedor del certamen desde sus inicios, cree que el evento no tiene la difusión que merece y entre sus falencias mencionó que el recinto no es adecuado, al no tener las características que tienen ahora los grandes coliseos deportivos.

Por La Prensa Austral Jueves 14 de Agosto del 2014

Compartir esta noticia
154
Visitas


Por Roberto Hofer Oyaneder

Sin ser músico, el destacado periodista magallánico Gazi Jalil Trebotic fue uno de los jurados más compenetrados en la 34ª versión del Festival Folclórico en la Patagonia. El se sintió muy a gusto en su tarea, ya que conoce este certamen desde su primera versión cuando le tocó cubrirlo siendo advenedizo periodista en el Teatro Gran Palace.

En ese entonces, le tocó participar en la primera reunión que hizo el Club Andino cuando anunciaron que tomarían la organización del festival: “era un grupo muy especial, muy entusiasta y muy amateur”, que se lanzó a esta tarea hasta con embajador propio, Alfonso “Cocho” Cárcamo que viajaba por Argentina y hablaba directo con los representantes de los artistas, quienes venían sin cobrar y se generaba a nivel local un ambiente muy positivo y familiar.

Con el tiempo las cosas cambiaron y se hace necesario que las instituciones del Estado aporten al evento, pero “en los primeros festivales era todo a pulso y por eso se perdonaba mucho lo que pudiera pasar, pequeños errores, defectos: que la amplificación, que el escenario, que el lugar, (eso) se perdonaba, porque los organizadores eran personas que durante todo el año están atendiendo sus locales comerciales, porque en general eran comerciantes y que durante un mes se dedicaban a hacer esto”.

Actualmente, cree que el certamen no tiene la difusión que merece: “Soy periodista y te digo que es muy difícil en los medios colocar noticias de festivales que hay en las regiones. Hay en Chile un gran interés por el Festival de Viña del Mar, y no así por el resto de los festivales. Aunque tú traigas acá equipos de periodistas de Santiago, siempre va a ser difícil generar una difusión, salvo que en una oportunidad se logre que el festival tenga transmisión en un canal de nivel nacional”. Sin embargo, cree que para ello se necesita primero que la población de Chile tenga realmente conocimiento y amor al folclor. “Yo me recuerdo cuando venían antes acá Los Tucu Tucu, Los Chalchaleros y con éxito sorprendente acá. Pero actuaban en la televisión y hacían un tema, dos temas y el público ya no les pedía más, porque el público no conoce el folclor argentino en el norte del país. Conoce escasamente del folclor chileno, del más tradicional que cantan algunos grupos, pero no son fanáticos como acá, que a la gente le gusta el folclor”, destacó.

Falencias

En relación a su visión sobre las limitaciones del certamen, ha constatado que “es un buen festival, he conocido sus principales problemas, yo creo que el recinto no es adecuado, que se merece un recinto distinto, que pueda recibir mucha más gente y que tenga las características que tienen ahora los grandes coliseos deportivos. No pensemos en hacer algo de 20 mil personas que va a servir en 100 años más, pero pensemos en algo hacia futuro, a 20, a 30 años que tenga una capacidad de 7 a 8 mil personas. Y te aseguro que si tienen van a llegar grupos a dar grandes recitales y se va a llenar igual. Indudable que esto necesita un financiamiento, una mantención, eso es un costo. No todas las semanas va a haber recitales y puede que haya algunos en que no vayan más de 1.500 personas, ésos son los riesgos pero hay que hacerlo”.
Respecto al show, Jalil cree que en buena medida se mantiene la tónica de sus inicios, en que se traía lo mejor de Chile y Argentina, “pero darle esa difusión nacional es tarea del comité ejecutivo, de la municipalidad, yo diría que más que profesionalizar el festival hay que profesionalizar el comité organizador. Deben ser personas dedicadas durante meses nada más que al festival, gente que esté contratada para eso, que conozca el mundo musical, que sean amantes del folclor y que conozcan que tengan contactos con los artistas, que se muevan en ese ámbito, que conozcan productores medios de difusión y que ellos sean los que en definitiva consigan esta difusión y este profesionalismo en la organización más que en el escenario. Este escenario debe ser Magallanes y los invitados”.

Aparte de este punto que la organización debe afrontar, se refirió a algunos aspectos profesionales como ver que la amplificación sea de mejor nivel: “en todas estas noches ha habido detalles, yo me he fijado que los artistas se quejan mucho que sus instrumentos no están debidamente equalizados, que el público no escucha todos los instrumentos”. Por ende, cree que ese aspecto se debiera profesionalizar trayendo equipos y personal del norte, y así “le mejoras el pelo, el nivel al espectáculo, porque es distinto un sonido bien hecho que un sonido relativamente amateur, hecho de buena voluntad, pero que hay que estar afinándolo a cada artista que sale al escenario”.

Por otro lado, destacó que ha estado en un jurado sumamente de alto nivel donde se sintió bastante bien “acompañándolos, pero dentro de mis capacidades que son menores frente a un (Néstor) Isella, a Patricio Salazar, todos son grandes músicos, yo sé de música, pero no tanto como estos señores”.