Necrológicas
  • Abigail Oyarzo Osses
  • Juan Millapani Muñoz

Peritos de la PDI de Santiago investigan instalación de empalmes de electricidad en villa “Hindú”

La Fiscalía, a solicitud de un grupo de 18 vecinos residentes, investiga el funcionamiento de los servicios básicos durante
el tiempo que dicho conjunto habitacional no contaba con la recepción de obras de parte de la Municipalidad de Punta Arenas.

Por La Prensa Austral Viernes 20 de Junio del 2014
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
39
Visitas


Al mediodía del miércoles pasado llegaron hasta la villa Teresa de Calcuta (ubicada entre las avenidas Los Generales y General Medina, y entre los pasajes Los Ventisqueros y Los Glaciares, aledaña a la villa Las Nieves), en el sector norte de Punta Arenas -más conocida como villa “Hindú”-, dos peritos de la sección de electroingeniería del Laboratorio de Criminalística Central de la Policía de Investigaciones (PDI), de Santiago, Mauricio Bazaul y Cristián Venegas, para revisar los empalmes y el lugar en donde funcionó el generador eléctrico provisorio, con el fin de reconstituir la situación del conjunto habitacional antes de su regularización, en julio pasado. A ellos se sumaron Jaime Vásquez, fotógrafo forense del Laboratorio de Criminalística de la PDI de Punta Arenas; Zamir Chelech, supervisor de la sección de Control y Medida de la Empresa Eléctrica de Magallanes (Edelmag) y la subcomisario de la Brigada de Delitos Económicos de la PDI de Punta Arenas, Elena Hidalgo Montes.
Esto es parte de la investigación que está llevando la Fiscalía a solicitud de un grupo de 18 vecinos de la villa “Hindú”, los que, a través del abogado Guillermo Soto, presentaron, a principios de junio del año pasado, una querella criminal por una presunta estafa y delitos asociados a la Ley General de Urbanismo y la Ley Eléctrica, ante el Juzgado de Garantía de Punta Arenas.
En dicha solicitud, se pidió a la Fiscalía investigar por qué motivos las casas contaban con los suministros de agua, gas y energía eléctrica, ya que si la villa no contaba, hasta junio del año pasado, con la recepción definitiva de obras, no podía, por lo tanto, tener regularizados dichos servicios básicos.
La querella está dirigida en contra de los hermanos Sergio (Sunil) y Laju Nandwani Vaswani (representantes de la Sociedad Comercial e Inmobiliaria Ene S.A., la cual figura como arrendadora en los contratos de arriendo), Iván Miranda Miranda (quien ofició de corredor de propiedades, en algunos casos) y en contra de todos quienes resulten responsables de la situación que los afectó entre marzo y agosto del año pasado.
Durante ese lapso, debido al corte del suministro de energía eléctrica de la conexión ilegal existente, los vecinos de cerca de 30 casas del mencionado conjunto habitacional debieron proveerse de este servicio básico, a través de un generador que dispuso la entidad propietaria de la villa, la empresa Ben International Limitada, de propiedad, a su vez, de Nandwani.
El monto exigido como indemnización por perjuicio y daño patrimonial ascendió a 45 millones de pesos, sin considerar el daño moral, psicológico, laboral y material ocasionado a los vecinos y vecinas. 
A su vez, el representante de Ene S.A., Sergio Nandwani, demandó civilmente a este grupo de vecinos por arrendamientos impagos.
Sumario administrativo cerrado
Paralelo a esta investigación, la Contraloría Regional llevó a cabo, desde marzo pasado, un sumario administrativo a la Dirección de Obras Municipales (Dom), por la tramitación de la recepción definitiva de obras que otorgó, en junio del año pasado, a la villa Teresa de Calcuta.
Dicho sumario administrativo se cerró hace, aproximadamente, 11 días, y el organismo contralor ya habría notificado al municipio, esta semana.
Una de las residentes afectadas de la villa “Hindú”, quien también se querelló en contra de Nandwani, Ana María Alvear, tomó contacto ayer con los peritos del Laboratorio de Criminalística de Santiago, tras lo cual se mostró esperanzada que los recursos presentados y las diligencias que se están llevando a cabo resulten favorables a los vecinos.
“Llegaron de sorpresa, a mi casa, porque yo he ido a la Fiscalía, he hablado con la fiscal (Alejandra Guevara), porque quiero que esto se apure. (…) No pasaba nada, estuvimos como año y medio ‘parados’, pero ahora se está haciendo todo más rápido (…)”, destacó.
“Con esto se demuestra un avance. Ahora nos volvió ‘el alma al cuerpo’, porque yo creo que ahora sí vamos a seguir avanzando rápido. Necesitábamos acá un perito que no fuera de Punta Arenas”, agregó, finalmente.