Necrológicas
  • María González Hernández
  • Silvia Cárcamo Guajardo
  • Susana Julia Levinieri vda. de Gallardo

Personas en situación de calle se las arreglan para “no morir de frío”

Camino al Andino, en un sitio eriazo, llama la atención una bandera chilena que flamea como si alguien quisiera simular que en el lugar se está haciendo patria.
[…]

Por La Prensa Austral Domingo 8 de Mayo del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
27
Visitas


Camino al Andino, en un sitio eriazo, llama la atención una bandera chilena que flamea como si alguien quisiera simular que en el lugar se está haciendo patria.

Al acercarnos ayer por la mañana, nos damos cuenta que en el espacio no sólo está el precario refugio que en noviembre de 2009 este diario dio a conocer, sino que hay otros lugares de resguardo.

Así, era casi un hecho pensar que más personas en situación de calle estarían viviendo en inestables condiciones allí, tal y como lo hacen otros grupos en distintos sitios que se encuentran vacíos en la ciudad.

Son las 11 de la mañana y se siente mucho frío. En el camino al Andino se aprecia escarcha y realmente basta con estar unos minutos al aire libre para percibir que la temperatura es muy baja. Simplemente el invierno llegó.
Ya en el refugio buscamos al “dueño de casa”, pero nadie respondía nuestro llamado. A las 16 horas regresamos y nuevamente no tuvimos respuesta, finalmente a las 18 horas encontramos a quienes “residen” en el precario refugio improvisado.

Se trata de seis personas, todos hombres mayores de 30 años. Nos acercamos y muy al contrario de lo que suele ocurrir, nos reciben de buena forma y aceptan conversar con El Magallanes.
Romilio Saldivia Saldivia oriundo de Puerto Aysén, es el “fundador” del precario refugio. En 2009 llegó a vivir a ese lugar, luego de que se truncaran sus ilusiones de conseguir un trabajo. No tenía dinero por lo que junto a otro amigo, armaron una especie de ruca con plásticos, la que con el paso del tiempo “mejoraron”.

Frazadas y leña
Estos seis “hermanos” comparten el día a día desde la mañana hasta la tarde. En una “construcción” de 1,5 por 2 metros cuadrados duermen todos, uno al lado de otro.
Al observar la escena cuesta creer que seis personas logren dormir en un espacio tan pero tan pequeño, pero es así, y ellos no se hacen mayor problema.

Lo más complejo es el drama que viven al tener que soportar las temperaturas propias de esta época del año. Y es que en ese refugio improvisado hacen todo, sí literalmente todo.

Cocinan los alimentos que consiguen en sus rondas por las diversas poblaciones del sector sur de la ciudad, lavan y secan la ropa, e intentan conseguir abrigo utilizando leña.

Al visitarlos, reconocen que durante los últimos días han sentido mucho frío y que se las tratan de arreglar, como sea, para “no morir en el intento”. De ahí la necesidad de que alguna persona les brinde una mano.

“Lo que nos hace falta es leña para poder calentarnos y cocinar, pero además necesitamos frazadas y ropa, todo es útil en esta época y nos sirve para protegernos del frío”, manifestaron los indigentes.

Diversos son los motivos que los han llevado a vivir en condición de calle. Diferencias con la familia, una nula oportunidad laboral o simplemente una opción ante otros conflictos personales, son algunas de las razones por las que decidieron ser felices así.

“No somos ladrones, que quede claro eso, solamente pedimos ayuda (alimentos) a la gente para poder vivir, pero es difícil la condición en la que estamos sobre todo por el frío, pasamos mucho frío”, enfatizaron.

Si bien algunos han tenido, en más de una oportunidad, ayuda de instituciones humanitarias como la Cruz Roja y el Hogar de Cristo, dicen que prefieren vivir ahí, donde según ellos están tranquilos.

Parte de la sociedad
Observar a estas personas vagabundeando por diversos sectores se ha transformado en algo muy común.
En general, la mayoría los rechaza porque los consideran un problema, sin embargo, es un hecho que están y forman parte de la sociedad.

En lo que va de este año, se ha informado de la muerte de siete personas en condición de indigencia, pero…¿cuándo será el momento en que se resuelva esta situación que se ha vuelto común de ver en las calles? o ¿seguiremos lamentando más muertes y haremos como que no vemos lo que pasa a nuestro alrededor?.