Necrológicas
  • Leonor Silva de la Fuente
  • María Vera Ojeda
  • José Ortega Sepúlveda
  • Luis Alberto Latorre Vera

Plana mayor de Enap asistió al funeral del trabajador fallecido en accidente del sábado

Hermana del malogrado funcionario, Janet, señaló, cuando agradecía en nombre de la familia: “La muerte de mi hermano tiene que servir para algo; las personas que trabajan tienen derecho a la seguridad”.

Por La Prensa Austral Miércoles 7 de Diciembre del 2011

Compartir esta noticia
249
Visitas


Con la presencia de la plana mayor de la Empresa Nacional del Petróleo (Enap), ayer se efectuó en el Santuario María Auxiliadora de Punta Arenas la misa en memoria del trabajador Manuel Onofre Alvarado Serón, de 45 años, quien falleció electrocutado el sábado pasado, cuando realizaba faenas en el Bloque Dorado-Riquelme, cerca de la refinería de Gregorio.

Dado la gravedad de lo ocurrido y a que en menos de 10 días dos accidentes fatales le costaran la vida a dos funcionarios de la empresa, viajaron hasta Punta Arenas el ministro de Energía y presidente del directorio de la estatal, Rodrigo Alvarez Zenteno; el gerente general de la empresa, Ricardo Cruzat Ochagavía; Rodrigo Bloomfield Sandoval, gerente de Exploración y Producción; Christian Kúsulas Cervelló, gerente de Recursos Humanos; y Roberto McLeod, gerente de Exploración y Producción de Enap Magallanes. También se encontraba el secretario regional ministerial de Energía, Octavio Casas.

Por su parte, tanto el Sindicato de Trabajadores como el Sindicato de Profesionales de Enap Magallanes se hicieron presentes, encabezados por sus respectivos presidentes, Alejandro Avendaño y Eladio Soto. Además, asistió el presidente de la Federación Nacional de Trabajadores del Petróleo y Afines de Chile (Fenatrapech), el porvenireño Jorge Fierro.

En su homilía, que se inició a las 16 horas, el párroco del Santuario María Auxiliadora, Mauricio Jacques, quien también ofició la misa fúnebre de René Dobson Mancilla, precisamente recordó que tan sólo unos días antes había ocurrido la muerte de dicho trabajador.

Tras la misa, los familiares, compañeros de trabajo y ejecutivos de la empresa se dirigieron al Cementerio Municipal Sara Braun, donde Alvarado Serón fue sepultado.

A nombre de los trabajadores, hizo uso de la palabra el presidente del Sindicato de Trabajadores, Alejandro Avendaño Gallardo, quien destacó que desde que Manuel Alvarado llegó a la empresa (febrero de 2007), se ganó el aprecio de sus compañeros de trabajo.

“Estamos acongojados, pero tenemos la certeza de que Dios lo ha recibido”, señaló el dirigente sindical, quien también destacó a Alvarado como un hijo ejemplar.

Por su parte, el gerente general de Enap, Ricardo Cruzat, entregó un mensaje de fuerza a la familia de Alvarado, compuesta por su padre, su madre y hermanos.

“Hemos sido golpeados de manera dramática e impensada con las muertes de Manuel y René”, expresó el ejecutivo.
Por su parte, Ricardo Martinic, jefe de Operaciones de Enap Magallanes, quien habló a nombre del Departamento de Perforaciones, recordó la llegada de Alvarado a la empresa, en febrero de 2007, cuando fue contratado para trabajar en la Unidad Operación de Equipos de Perforación y Servicios, del Departamento de Perforaciones.

Además, señaló que el trabajador desempeñó las funciones de sondero, motorista y enganchador. “Manuel se distinguió en su paso por nuestra empresa por su buena disposición para el trabajo, por su colaboración, por ser una persona con mucho sentido de lógica, con sentido común, una persona de trato fácil, siempre dispuesto a ensañar y entregar sus conocimientos, (..) que tenía un gran sueño, que era ser un gran perforador”.

Finalmente, la hermana de Alvarado, Janet, agradeció a nombre de la familia a todos quienes asistieron al funeral, señalando tajante que “la muerte de mi hermano tiene que servir para algo”, agregando que los trabajadores tienen derecho a la seguridad, “a que sus familias los vean llegar en las tardes, a un trato digno. Ellos son personas, no números”.