Necrológicas
  • Hugo Hernán Maureira Menghini
  • María Victoria Zúñiga Cid

Plantean necesidad de una política para restringir el acceso a créditos

El 78% de las familias del segmento más vulnerable de Magallanes se encuentra con algún grado de endeudamiento y, a nivel nacional, 7 de cada 10 familias disponen de más del 70% de su presupuesto al pago de deudas, lo que parece una situación “insostenible” en palabras del senador PPD, Felipe Harboe, quien llegó a la región para realizar una charla sobre educación financiera y plantear medidas para solucionar esta problemática.
[…]

Por La Prensa Austral Sábado 21 de Junio del 2014

Compartir esta noticia
5
Visitas


El 78% de las familias del segmento más vulnerable de Magallanes se encuentra con algún grado de endeudamiento y, a nivel nacional, 7 de cada 10 familias disponen de más del 70% de su presupuesto al pago de deudas, lo que parece una situación “insostenible” en palabras del senador PPD, Felipe Harboe, quien llegó a la región para realizar una charla sobre educación financiera y plantear medidas para solucionar esta problemática.
Entre ellas, una de sus propuestas más radicales indica la necesidad de generar una política pública de restricción del acceso a créditos, a través de mecanismos que impidan a las instituciones poder entregar préstamos a personas en situaciones particulares, como estudiantes, dueñas de casa o familias en clara situación de endeudamiento.
Créditos de “mala calidad”
El problema, según Harboe, radica en que hoy día las instituciones financieras tienen incentivos para colocar créditos de “mala calidad”.
“Hoy día le es rentable a un segmento de la industria financiera poner créditos que sabe que la gente no va a poder pagar. Por varias razones. Primero, porque con la cláusula de garantía general, el banco procede a embargar viviendas por créditos de consumo, sacarlas a remate y quedarse con el diferencial entre el precio de tasación y el de remate final”, explica.
“Lo segundo es que, cuando hay morosidad y eso se transforma en créditos incobrables, se requiere una demanda judicial y eso permite que todos esos créditos que no pueden cobrarse, la empresa los pasa por gastos y descuenta impuesto”, agrega.
Señala que, por tanto, la solución es cambiar los incentivos de colocación de créditos, señalando que, por ejemplo, hoy no se justifica la existencia de bancos o casas comerciales ofreciendo créditos o cuentas corrientes a estudiantes.
“Eso sólo aumenta el nivel de endeudamiento juvenil condicionando a la familia y condicionando también sus futuras decisiones familiares”, explica Harboe.
Formas de restricción
Para evitar esto, el parlamentario sostiene la necesidad no sólo de regular el sector bancario, sino también a otras entidades como las cajas de compensación que poseen una mayor penetración a través de los créditos otorgados en lugares de trabajo.
“El mercado del crédito tiene hoy día tal nivel de amplitud y desregulación y, además, hay una falta de información desde la autoridad que permite que la gente tenga 4, 5 ó 6 créditos… Por tanto, hay un grado tal de complejidad que requiere una política pública para restricción del acceso a crédito. Esto puede ser un poco impopular para algunas personas, pero yo prefiero restringir el acceso a crédito hoy día y evitar la quiebra y la angustia de una familia, la depresión e, incluso, el suicidio por personas que no pueden pagar sus deudas”, sostuvo.
Esta medida estaría siendo abordada en conjunto con el ministerio de Economía para retomar una agenda contra los abusos del sistema e incorporar un “paquete de proyectos de ley” destinado a, entre otras cosas, terminar con las cláusulas abusivas, disminuir las tasas de interés de los créditos, establecer más límites de la oferta crediticia y un sistema de información de obligaciones comerciales que permita que el Estado pueda conocer la información de las personas y saber el nivel de endeudamiento de las personas para que quien posee un nivel de endeudamiento superior a sus ingresos no pueda seguir accediendo a estos créditos.