Necrológicas
  • Raúl Flores Gómez
  • Orlando Vera Muñoz
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Francisco Moreno Chávez

Por fraude de más de $8 mil millones declaran culpable a empresario Jesús Manzur en caso Corma

Culpable de tres delitos económicos fue encontrado el empresario del rubro textil Jesús Manzur Saca, en el marco del juicio por el denominado caso Corma Magallánica.
[…]

Por La Prensa Austral Domingo 28 de Octubre del 2012

Compartir esta noticia
401
Visitas


Culpable de tres delitos económicos fue encontrado el empresario del rubro textil Jesús Manzur Saca, en el marco del juicio por el denominado caso Corma Magallánica.

El veredicto judicial fue conocido el viernes al cabo de casi dos meses que se iniciara el juicio oral en su contra. La decisión fue adoptada por la sala del Segundo Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santiago.

El caso de los jeans falsos de Jesús Manzur es el segundo mayor fraude al fisco después del bullado caso Lozapenco, de 1990.

El Ministerio Público solicita una pena de 15 años de presidio en contra del ejecutivo, la cual se conocerá en definitiva el próximo 16 de noviembre.
Manzur fue perseguido criminalmente por los delitos tributarios y fraude de bonificaciones a través de la utilización de la Ley Navarino, que incentiva la inversión en Tierra del Fuego.

En el marco de la investigación del caso, incluso se rastrearon platas que el acusado mantenía en bancos en Suiza.
A fines de mayo pasado la investigación experimentó un giro radical cuando la fiscal Ximena Chong se enfrentó con que la totalidad de la evidencia había sido destruida, aparentemente por un error administrativo. Dentro de los documentos extraviados figuraban carpetas de contabilidad clave para el proceso.

Pese a ello, la Fiscalía consiguió probar tres delitos económicos. En uno de los delitos se acreditó que Manzur percibió recursos indebidos del fisco de Chile, por la suma de 7.633.032.960 pesos. En este caso se probó el delito de fraude de subvenciones, que corresponde a la obtención indebida de subvenciones, que cobró en los meses de octubre de 2007 y enero de 2008. Igualmente fue encontrado culpable de un delito tributario mediante la incorporación de facturas falsas por $438.326.219 y de un delito de obtención indebida de Iva exportador. El veredicto asimismo lo absolvió del delito aduanero de falsear antecedentes de exportación, por estimar que no había información suficiente para acreditar su autoría en los hechos.
La historia de los jeans

Manzur era socio mayoritario de la Sociedad Corporación Manufacturera Textil Magallánica, conocida como Corma Magallánica. Dicha compañía realizó sus operaciones en la comuna de Porvenir, acogida a los beneficios de la Ley Nº18.392, o Ley Navarino. Dentro de los beneficios contemplados en la citada norma, las empresas acogidas a ella, están exentas del Impuesto a la Renta de Primera Categoría, y además reciben por las ventas totales que realicen dentro del territorio nacional, una bonificación directa del Estado equivalente al 20 por ciento del valor de dichas rentas, deducido el Iva que las haya afectado.

Corma Magallánica, hasta el primer semestre del año 2007 compraba los insumos directamente de Corma San Juan S.A., de la que también es socio mayoritario Jesús Manzur Saca, y a contar de junio de 2007 aproximadamente, a Confecciones Jorge Figueroa Limitada, empresa del mismo domicilio de la anterior, siendo además su representante legal el ex empleado de la misma. El principal insumo de Corma Magallánica era el denominado jeans primario, es decir un pantalón de mezclilla, carente de lavado, planchado, deshilachado, botones y etiquetas, procesos estos últimos que desarrollaría precisamente Corma Magallánica.

El precio de adquisición de este insumo, tanto a Corma San Juan inicialmente, como a Jorge Figueroa con posterioridad, se mantiene sin variaciones sustanciales durante todo el 2007 en alrededor de los 2.800 pesos.

Una vez realizados algunos de los procesos de acabado del jeans en Porvenir, este era vendido por Corma Magallánica a su principal cliente, Corma San Juan, precio que, entre los meses de septiembre y diciembre de 2007 se elevó paulatinamente de 35 mil pesos hasta los 73 mil 900 pesos, en la mayor cantidad de unidades.

El mismo producto entre enero y agosto de 2007, fue vendido a Corma San Juan entre los 5 mil y los 6 mil pesos, y al resto del mercado nacional (en transacciones menores, en todo caso), en un mínimo de 2.700 pesos y un máximo de 14 mil pesos.

El incremento artificial de los precios de venta de Corma Magallánica a Corma San Juan fue una maquinación ideada por el acusado Jesús Manzur, quien operaba impartiendo las instrucciones desde sus oficinas centrales en la ciudad de Santiago, considerando que para poder determinar el monto del beneficio a solicitar, conforme a la Ley Navarino, se debe tomar como base del cálculo, el valor neto de la venta facturada, sobrevaloración que carece de un sustento económico, en los costos de producción, y como consecuencia de ello percibió recursos indebidos del fisco de Chile, por la suma de 7.600 millones de pesos.

Hablan testigos

Durante el juicio declararon ex operarios de la fábrica de jeans fueguina y también directores y funcionarios de los servicios de Aduanas y de Impuestos Internos.

Exequiel Carvajal, ex empleado de Corma Magallánica, declaró que los jeans se empaquetaban sin mayores terminaciones y eran devueltos a Santiago, incluso sin haber retirado las hilachas y a veces húmedos.

Juan Carlos Hidalgo, funcionario de Aduanas de Magallanes, expuso que en controles de los camiones que entraban y salían de la zona aduanera, le llamó la atención que del norte del país llegaban los jeans elaborados y eran despachados prácticamente en las mismas condiciones.

En tanto, Jorge Soto Villarroel, encargado de lavandería de Corma Magallánica, señaló al Tribunal que en la primera etapa producían hasta 2.200 prendas diarias y que después se incrementó la producción hasta 10 mil al día.

Por su parte, Branko Macheo Torres, ex trabajador de Corma, señaló que en agosto de 2007 se empezaron a saltar el control de calidad, empezando a empacar jeans no terminados y aumentó el volumen de la producción, bajando la calidad.

El alza abrupta de los precios de los jeans, de 2.500 pesos a 74 mil pesos, fue intentada vanamente de ser justificada por el propio Manzur, cuando en la época realizó una presentación al seremi de Hacienda de la XIIª Región, Rodrigo Aicón, a quien refirió que se trataba de un plan global de negocios, que iba desde la producción hasta la exportación a España y Holanda, a altos precios. Sin embargo, la investigación estableció que no hay productos internados en España, porque las empresas que aparecían como consignatarias en Europa no contrataron los embarques. Los envíos a Holanda nunca tampoco fueron recibidos por la empresa que figuraba como consignataria.

Hubo 11 exportaciones ficticias por un total de 497.437 unidades de jeans a un valor total de 35.587.743,40 euros (22 mil 169 millones de pesos), esto es, un promedio de 71,54 euros por unidad.