Necrológicas
  • Raúl Flores Gómez
  • Orlando Vera Muñoz
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Francisco Moreno Chávez

Preso quedó presunto homicida de Año Nuevo

Por las noticias de la radio se enteró, al día siguiente, que había ultimado a una persona, tras lo cual se entregó a la PDI.

Por La Prensa Austral Miércoles 4 de Enero del 2012

Compartir esta noticia
7
Visitas


Recluido en la cárcel juvenil tras ser considerado un peligro para la seguridad de la sociedad quedó el joven de 17 años de iniciales O.F.V.A, detenido por asesinar con un cuchillo a César Cárcamo Cárcamo, de 20 años, pasadas las 8 horas del 1 de enero último en calle Los Mancilla en el barrio Archipiélago de Chiloé.

El presunto hechor fue detenido en el cuartel de la PDI el lunes último a las 19,40 horas, luego de que éste se entregara voluntariamente, confesando el delito de homicidio.

A las 11,20 horas de ayer en el Juzgado de Garantía se inició la audiencia de control de detención en su contra. Minutos antes su abogado defensor, Pablo Castro, solicitó se oficiara a la PDI por dos acciones ilegales cometidas en contra de su representado. La primera de estas dice relación con que su defendido habría pasado la noche en la misma dependencia junto a adultos detenidos por otros delitos, sin que se haya protegido su condición de menor de edad. En segundo lugar se quejó que los policías antes de trasladar al imputado al Juzgado lo “exhibieron” a los medios de comunicación, razón por la que además solicitó que la prensa que se encontraba cubriendo el control de detención, no participe de la audiencia, petición que fue desestimada por el juez Jaime Alvarez.
Luego de estos cuestionamientos el fiscal Eugenio Campos formalizó la investigación, señalando que el 1 de enero cerca de las 8,30 horas, en circunstancias en las que el imputado transitaba por calle Chonchi al llegar a Avenida Ancud, barrio Archipiélago de Chiloé, se encontró con César Cárcamo, para luego apuñalarlo provocándole una herida en el lado izquierdo del hombro-tórax y darse a la fuga del lugar.

Tras la realización de la autopsia en el Servicio Médico Legal, se estableció que la causa de muerte fue una “anemia aguda como consecuencia de una herida cortopunzante”.

Joven confeso

El imputado tras entregarse a la PDI, procedió a prestar declaraciones de lo que sucedió esa fatídica mañana de Año Nuevo, señalando que conocía perfectamente a su víctima, sosteniendo que él pertenecía a un grupo de sujetos con quienes reiteradamente tenía altercados en el barrio Archipiélago de Chiloé, motivo por el cual interpuso diversas denuncias ante Carabineros e inclusive se cambió de domicilio a una vivienda de villa Split, donde reside su padre.

Reconoce que ese día se encontraba en estado de ebriedad y que tras ir a dejar a unos familiares, con los que había celebrado Año Nuevo en su casa, a la villa Cardenal Raúl Silva Henríquez, se dirigió al barrio chilote para reunirse con su madre, momento en el que se encontró con unos amigos, comenzó a beber, aproximadamente media botella de tequila y cervezas, para luego coincidir con César Cárcamo y otro joven, quienes -según relató- portaban un cuchillo, el cual quitó y utilizó para asesinar a su víctima.

Al día siguiente y mientras escuchaba en Radio Polar la noticia sobre este hecho de sangre, confesó fríamente a su padre ser el autor del crimen, ante lo cual su progenitor lo reprendió y lo instó a que tenía que asumir su responsabilidad. Por la tarde, O.F.V.A. llegaba al cuartel de la PDI en calle Errázuriz para quedar a disposición de la Brigada de Homicidios.

Tras la formalización de la investigación por el delito de homicidio simple, el fiscal Campos solicitó la internación provisoria del imputado por considerársele un peligro para la seguridad de la sociedad, medida que el abogado defensor estimó como gravosa y por ende instó a que sea sustituida por otras medidas cautelares. Finalmente el juez Alvarez acogió lo planteado por la Fiscalía y por ende el imputado deberá permanecer internado en la cárcel de Río de los Ciervos, mientras se desarrolle la investigación, para lo cual se dio un plazo de 45 días.

El adolescente de 17 años no estaba estudiando y trabajaba con su padre en una mueblería. Sólo tenía una anotación por lesiones leves, en un hecho ocurrido en diciembre pasado, que para efectos legales constituye una falta, respecto del cual se aplicó la suspensión condicional del procedimiento.