Necrológicas
  • Ruth Oladia Casanova Villegas
  • Inés Carreño Carreño

Problemas en ejecución presupuestaria gatilla salida de jefa de Unidad de Desarrollo Regional

Vicepresidente de la Comisión de Régimen Interior del Consejo Regional, Miguel Sierpe, expresó su reparo a que, a través del sistema de transferencia de recursos, la intendencia busque subsanar el grave déficit de gasto que enfrenta.

Por La Prensa Austral Martes 25 de Octubre del 2011

Compartir esta noticia
11
Visitas


Elia Simeone R.
y Paula López

Los problemas y desórdenes registrados a nivel del gasto del presupuesto de este año gatillaron otra renuncia al interior del gobierno regional. Esta vez fue la jefa de la Unidad de Desarrollo Regional, Lorena Silva, quien se alejó de su cargo.
La referida profesional había protagonizado, de hecho, serias diferencias con la también renunciada jefa de la División de Análisis y Control (Dac), Verónica Peragallo, y recientemente se la había responsabilizado, entre otros, de algunos traspiés, como en el caso del Fondo de Provisión de Seguridad Ciudadana del 2% del FNDR.

De hecho, ayer el Consejo Regional trató este tema y allí se reparó en que la forma en que se llevó este proceso, la calidad de los proyectos y otros imponderables hicieron que sólo se adjudicaran $33 millones de un total de $290 millones disponibles.

Previo a ello, y según se informó en la intendencia, Lorena Silva presentó ayer su renuncia por escrito, aduciendo razones personales.

El tema de la marcha del presupuesto regional, que al 30 de septiembre, tenía a Magallanes en el onceavo lugar luego de haber ranqueado todo el año pasado, también fue motivo de debate en la reunión del Core.

Inquietud por millonarias transferencias de recursos

El vicepresidente de la Comisión de Régimen Interior, Miguel Sierpe, expresó ayer su reparo porque la estrategia diseñada por la intendencia para superar su déficit se ha basado en la transferencia de recursos a diversos programas y servicios. Sólo ayer se aprobó destinar $2.700 millones a tal fin.

La transferencia de recursos es la forma más fácil de lograr eficiencia presupuestaria, pues, una vez aprobada por el Core y transferidos los recursos, éstos inmediatamente aparecen como “gastados” dentro del presupuesto regional.
Para Sierpe, el riesgo que se corre es que, a través de la transferencia directa de recursos, el Core pierde el control respecto de qué programas y cómo se usan los dineros, amén de que los fondos se diluyen en un sinnúmero de iniciativas que no necesariamente tienen el mismo impacto para el desarrollo de la región que aprobar proyectos de envergadura.
Al respecto, el nuevo jefe de la División de Análisis y Control (Dac), Luis Sáez, explicó que, para poder revertir el atraso en la ejecución presupuestaria, se aplicó una reprogramación del mismo y que, en virtud de ella, ayer el Core ya aprobó diversas iniciativas por los referidos $2.700 millones.

“De esta forma, ya estamos regularizando el gasto”, indicó Sáez, quien hizo ver que las transferencias aprobadas son a servicios y programas que incentivarán el fomento productivo, “que es una de las debilidades de la región”.