Necrológicas
  • Odette Salles Naudin
  • Francisco Cárcamo Cárdenas
  • Luzmira Macías Silva
  • Alfredo Andrade Hrdalo

Profesor jefe de liceano muerto en accidente: “Era muy solidario y ayudó a los damnificados del aluvión”

Cerca de 300 personas despidieron a liceano que murió en la madrugada del domingo luego de batallar por su vida durante 106 días.

Por La Prensa Austral Miércoles 26 de Diciembre del 2012

Compartir esta noticia
74
Visitas


Contrastando con el ambiente navideño que se hacía presente entre los puntarenenses, cerca de 300 personas se congregaron ayer para dar el último y emotivo adiós a Pablo Fabián Ojeda Muñoz, quien dejó de existir en la madrugada del domingo tras 106 días en la Unidad de Cuidados Intensivos (Uci) del Hospital Clínico donde procuraba aferrarse a la vida luego de un violento accidente carretero en que se vio envuelto el pasado 8 de septiembre.

A las 14,30 horas en la capilla Santo Cura de Ars, en el barrio 18 de Septiembre, los familiares, compañeros de curso y amigos del malogrado joven alumno de 4º medio del Liceo Industrial Armando Quezada Acharán se unieron en la fe y la oración para el descanso eterno del estudiante que junto a su polola, Verónica Moggia (17), fueran impactados por un camión en el kilómetro 8,3 de la Ruta 9 Norte, al sufrir un desperfecto eléctrico el jeep en que viajaban.

Entre los asistentes se podía respirar el profundo dolor por la temprana partida del joven hincha de Colo Colo, quien no pudo seguir luchando contra las complicaciones de salud que lo mantuvieron por más de tres meses en la Uci del centro asistencial, pero sin embargo el sentimiento de admiración por el fiel compañerismo y sincera amistad que Pablo supo demostrar a los que le rodeaban reconfortó a las casi 300 personas que se unieron en el templo para completar este doloroso episodio.

Profesor jefe destaca espíritu solidario

El profesor jefe del 4º medio A, Nelson Pérez Ojeda, en representación del Liceo Industrial y del curso del joven fallecido, señaló a La Prensa Austral que “era un alumno destacado, respetuoso y de muy buenos sentimientos”, recordando que siempre fue alegre y entregado a lo que hacía y era reconocido por ser uno de los mejores compañeros. Se mencionó que el estudiante pretendía continuar sus estudios superiores en Inacap y formar un emprendimiento ligado a su especialidad, además que durante el aluvión que afectó a Punta Arenas el pasado mes de marzo, “fue el único que se pasó toda una semana apoyando a las personas que más lo necesitaban; era solidario y ayudó como voluntario”.

Luego de la misa, el director del Liceo Industrial, Juan Alvarado Díaz, comentó a nuestro medio que “son pocos los jóvenes como él; era muy responsable y tenía claras sus metas”, señalando que su compromiso con los estudios lo llevó a egresar y licenciarse de la educación media ya que al momento del trágico accidente “el promedio de sus calificaciones eran suficientes para poder egresar y así lo hizo”, recordando que en días pasados uno de sus hermanos recibió dicho reconocimiento en su representación durante la ceremonia de licenciatura de su generación.

Por otra parte Alvarado hizo un llamado a la juventud a “ser concientes y cuidarse ante todo porque muchas veces no miden las consecuencias de sus actos; lamentablemente, hay situaciones como ésta que no pueden evitarse y que se llevan a jóvenes tan buenos como Pablo, pero queda como un ejemplo a seguir y guardaremos los buenos recuerdos y aprendizajes de haberlo conocido”.

Durante la ceremonia religiosa, sus amistades cubrieron el féretro del extinto alumno de 18 años con una bandera de su equipo de fútbol favorito.

Finalmente los restos del liceano de la especialidad de electricidad fueron acompañados hasta el Cementerio Municipal Sara Braun, siendo depositados pasadas las 16 horas en la sepultura donde descansarán eternamente.