Necrológicas

Profunda indignación y dolor de vecinos por matanza de perros al interior de sus propiedades

En diversos puntos de la ciudad de Punta Arenas, principalmente en los sectores centro y sur, decenas de perros sin vida fueron encontrados en la vía pública y al interior de los patios de los domicilios, matanza que ha causado controversia a nivel local y nacional, enardeciendo los ánimos de las agrupaciones animalistas y los amos de estos canes.
[…]

Por La Prensa Austral Miércoles 16 de Enero del 2013

Compartir esta noticia
28
Visitas


En diversos puntos de la ciudad de Punta Arenas, principalmente en los sectores centro y sur, decenas de perros sin vida fueron encontrados en la vía pública y al interior de los patios de los domicilios, matanza que ha causado controversia a nivel local y nacional, enardeciendo los ánimos de las agrupaciones animalistas y los amos de estos canes.

La Prensa Austral fue testigo durante la mañana del domingo de las desoladoras y fuertes escenas de encontrar a estos perros agonizantes y del dolor de las personas que los encontraron, especialmente de los que fueron sus dueños por varios años, ya que “no sólo es un animal, es un hermano o un hijo más; son amigos y compañeros, son seres vivos, no cualquier cosa”, como indicaron vecinos del sector de río de la Mano.

Con profundo dolor Belisario Soto Vidal, relató a nuestro medio que “es muy doloroso que pase esto a tus animales. Mi colega llegó a abrir el local (La Casa del Gásfiter en Avenida España con Pérez de Arce) y encontró dos perros muertos y a otro en la cuadra de enfrente”, señalando que su mascota de nombre Bandido había sido su fiel compañero por más de 9 años y desde hace un año llegó Anónimo y fueron amigos desde entonces. “Todos los clientes los conocían y saben que no eran malos ni hacían nada”, subrayó.

El perro “uniformado”

Tras la matanza de los animales que podía apreciarse en la ciudad, el comerciante Belisario Soto señaló con gran molestia e impotencia que “el obispo logró lo que quería. Yo quisiera pedirle que en lugar de ser tan drástico y decir que maten a los perros que se preocupe por su iglesia que tiene bastantes problemas”, añadiendo que sus dichos habrían motivado a alguna persona fuera de sus cabales a ejecutar tal obra de brutalidad contra los animales.

Entre las decenas de animales hallados muertos en el sector sur de la ciudad, junto al helipuerto naval emplazado frente a las ex instalaciones de Asmar en Avenida 21 de Mayo, fue encontrado también “Scott”, el ex perro insignia de la barcaza Orompello, de la IIIª Zona Naval, dada de baja el 28 de diciembre tras 48 años de servicio. El hallazgo de este ejemplar fue denunciado por indignados vecinos del sector que dieron cuenta del lamentable acto a las autoridades policiales, dando razón de lo ocurrido.

Compañía por 10 años

De igual forma, tras realizar la respectiva denuncia en la Primera Comisaría de Carabineros, Evelyn Villarroel, relató que durante esa mañana “un tío se despertó y fue a avisarme que mis perros estaban muertos y cuando salí los encontré a los dos tendidos en el patio y botaban sangre por la boca y nariz”, agregando que junto a los animales encontraron trozos de carne por lo que suponen el envenenamiento de sus mascotas.

Añadió que “fue muy triste, ya que mi tío y un primo se llevaron a los perritos a enterrarlos a otro lado para que no los vieran mis hijos”, acotando que “Balto” y “Steel”, los habían acompañado por más de 10 años en su domicilio ubicado en calle Patagona, sector río de la Mano.

La historia no contada

Durante la manifestación contra la matanza de perros realizada en la Plaza de Armas Benjamín Muñoz Gamero, entre las más de 300 personas reunidas en el lugar, Raquel Olivera, ciudadana uruguaya radicada desde hace 17 años en Punta Arenas, señaló con profundo dolor a La Prensa Austral que “mataron al perro de mi hija. Ella está de vacaciones con su papá y no sabe que murió su perro. ¿Qué le voy a decir cuando llegue y busque a su mascota?”.

El profundo sentimiento de impotencia de esta madre crecía a medida que recordaba como “Tapón” era el fiel compañero de la pequeña Javiera, detallando que “eran amigos y hacían todo junto, ella llama y me pregunta por su perro cada vez que puede. No sé que le diré cuando siga preguntando por él”, esperando que su hija regrese en los próximos días.

“Bandido” y “Anónimo”, aparecieron sin vida por sus dueños al interior de “La Casa del Gásfiter”, en el cruce de España y Pérez de Arce, quienes decidieron sepultarlos juntos en el patio trasero respetando su amistad.