Necrológicas
  • Adolfo Fernando Méndez Valencia
  • Abelardo Segundo Bórquez Bórquez
  • Clara Velásquez Soto

“Que agradezcan que no las vamos a violar”

Cámaras de seguridad del establecimiento captaron el accionar de los maleantes.
Magistrado envió a la cárcel a los dos imputados.

Por La Prensa Austral Domingo 12 de junio del 2011

Compartir esta noticia
14
Visitas


En prisión preventiva quedaron ayer los dos jóvenes asaltantes del motel Eros, del barrio Prat, quienes habían intimidado a dos trabajadoras del recinto con un cuchillo y un arma de fuego, la cual resultó ser de fogueo.

El intimidatorio accionar de Diego Arnoldo Chambla Almonacid, de 20 años, y Carlos Orlando Bilbao Díaz, de 24 años, quedaría registrado en las cámaras de televigilancia del local, aspecto que fue resaltado por la fiscal del caso, Gwendoline Acuña, con motivo de la formalización de cargos en contra de los dos imputados.

Todo comenzó cuando ambos jóvenes, trabajadores de la empresa de aseo Servitrans, salieron del trabajo el jueves y compraron dos cajas de vino para consumirlas bajo un puente de Avenida Eduardo Frei. De acuerdo a la declaración del propio Chambla, como se les terminó el trago volvieron a salir, portando una pistola a fogueo hallada durante uno de los servicios de recolección de basura y un cuchillo. Al pasar cerca del motel de Cirujano Videla Nº487, a las 5,15 horas del viernes, a ambos se les ocurrió asaltarlo.

Para ello, ingresaron a preguntar cuánto salía la tarifa del motel e intimidaron con un cuchillo a la recepcionista de iniciales P.M.M. Una vez adentro, le preguntaron por la recaudación del día y la obligaron junto a F.S.L, la otra trabajadora, a entregar 120 mil pesos en efectivo. Su accionar delictual lo llevó a registrar todo el recinto insistiendo en la entrega de más dinero.

En la cocina retiraron varias botellas de licores desde el refrigerador, y solicitaron a sus víctimas que las pusieran en una bolsa. Seguidamente cortaron los cables de los artículos eléctricos y teléfonos existentes en el lugar, con los cuales ataron de manos y pies a las dependientas.

Depresión

La fiscal Gwendoline Acuña refirió que en todo momento los sujetos intimidaron a las recepcionistas. Para ello, ambos se intercambiaban de arma, siendo Bilbao más violento en su proceder que su compañero. Finalmente dejarían maniatadas a ambas mujeres en la sala de calderas. En un gesto inesperado, Chambla le dio un beso en la frente a una diciéndole “tranquila, mi niña” y a la otra le acarició el pelo.

Según F.S.L., el momento que sintió más miedo fue cuando uno de ellos les dijo que agradezcan que no las iban a violar.

Tras salir del motel, esta última se zafó de sus amarras y de ahí llamarían a su jefe y a Carabineros.

La Sección de Investigaciones Policiales de la Primera Comisaría, se abocó a investigar el hecho, siendo claves las imágenes captadas por las cámaras de televigilancia del local.

Ambos serían detenidos a las 19,55 horas del viernes. La propia madre de Chambla llamó a la policía luego que el joven le confesara a ella sentirse mal porque había cometido un delito.

El imputado, quien sufre de un soplo al corazón, atraviesa una depresión profunda que incluso lo habría llevado a atentar dos veces contra su vida, la última vez en febrero pasado. En diciembre de 2009, la polola de Diego Chambla sufrió la pérdida de un bebé con seis meses de gestación, y en febrero de 2010 su hija de 11 meses falleció en Santiago tras ser operada por problemas cardiacos.

Prisión preventiva

Chambla y Bilbao fueron formalizados como autores del delito de robo con violencia e intimidación en el Juzgado de Garantía de Punta Arenas.

La fiscal Gwendoline Acuña solicitó la medida cautelar de prisión preventiva para ambos al constituir un peligro para la seguridad de la sociedad, aparte de registrar ambos antecedentes penales: en el caso de Chambla, éste ha sido detenido por robo en bien nacional de uso público, robo en lugar habitado y violación de morada, todos ellos bajo la Ley de Responsabilidad Penal Juvenil; y Bilbao como autor de lesiones menos graves, hurto falta y amenazas.

El defensor penal público Ramón Bórquez intentó oponerse a ello pidiendo que se considere su colaboración al esclarecimiento de los hechos. Asimismo, corroboró el cuadro depresivo que presentaría Chambla.

Sin embargo, el carácter y la alta pena del delito pesaron en que el juez de garantía Juan Villa Martínez diera lugar a la prisión preventiva. Se fijaron 60 días para investigar.

Propietario

El Eros Motel ya había sido blanco de asaltos el 11 de septiembre de 2010 y el 16 de enero de 2011. Ante esta inesperada tercera vez, José Pinto, propietario del local asaltado, señaló que al menos en todos los casos se ha detenido a los hechores, y en lo del viernes se trató de autores sin conexión con los robos anteriores.

“Es de esperar que corten el asunto, porque la seguridad los ha delatado”, expresó.

En relación al estado psicológico de las dos trabajadoras afectadas, expresó que “ése es el tema más delicado porque las niñas quedan con susto, lo anterior ya ha pasado, ya se había olvidado”. En este nuevo caso, las afectadas no habían sido víctimas de algún hecho similar, aunque igualmente estaban choqueadas.

El propietario añadió que este nuevo ataque los obliga a reforzar las medidas de seguridad.