Necrológicas
  • Herminia Hernández Andrade
  • Francisco Clodomiro Maldonado Barría
  • Mirna Yanet Andrade Márquez
  • Juanita María Vukovic Boskovic

Secretario de la Cormupa por eliminación de Unidad de Control y despido de su jefa: “No existe ilegalidad; otra cosa es que sea conveniente o inconveniente”

El funcionario sostuvo que es al jefe comunal a quien debe preguntársele sobre si su decisión es una mala señal
en momentos en que el organismo de derecho privado está siendo investigado por la Contraloría y la Fiscalía
por los millonarios pagos a empresas de Asistencia Técnica Educativa (Ates).

Por La Prensa Austral Miércoles 30 de Julio del 2014

Compartir esta noticia
13
Visitas


Con su consabida diplomacia, el secretario general de la Corporación Municipal de Educación, Salud y Atención al Menor de Punta Arenas, Hermes Hein, destacó que más allá de los juicios de valores que las personas puedan hacer, lo cierto es que la decisión del alcalde Emilio Boccazzi de despedir a la ahora ex jefa de Control de dicho organismo, Eliana Astorga España, y eliminar la Unidad de Control, se ajusta a derecho.
Así lo sostuvo cuando en la mañana de ayer se le consultó por las declaraciones del jefe comunal explicando los motivos de su drástica decisión, cuando la Corporación es sujeto de investigación por parte de la Contraloría debido a los millonarios pagos que se han hecho a empresas de Asistencia Técnica Educativa (Ates), investigación que también está llevando a cabo la Fiscalía, por la misma razón.
“Lo que ha dicho el señor alcalde (Emilio Boccazzi) es efectivo, en el sentido de que esta Corporación, durante muchos años -prácticamente 20- , desde el inicio de su funcionamiento, nunca tuvo jefatura de Control. Y no la tuvo, porque los estatutos no contemplaban ninguna estructura para la Corporación y, por tanto, sólo tiene las obligaciones generales de observar los criterios de una buena y justa administración. Dentro de eso, hace aproximadamente cinco años, producto de una auditoría externa que se hizo en el período del alcalde Vladimiro Mimica, se recomendó que se constituyera una Unidad de Control. Pero esa era una recomendación, que, naturalmente, la administración la puede tomar o no. Y, con posterioridad, si mal no recuerdo, la Contraloría General de la República hizo una sugerencia en el mismo sentido, y siempre en el contexto de lo que se estimaba buenas prácticas necesarias para la administración. Pero la decisión de cómo se estructura la Corporación, en última instancia, y cuáles son sus unidades, efectivamente, no está normada en los estatutos y, en ese sentido, el alcalde tiene atribuciones para modificar esa estructura, crear unidades, suprimir unidades o reponer unidades. No hay ilegalidad en eso; otra cosa es que sea conveniente o inconveniente, o que cada uno tenga su juicio de valor al respecto”.
– ¿No le parece que el alcalde Boccazzi está dando una mala señal a la opinión pública al eliminar la Unidad de Control cuando la Corporación está en medio de una investigación por parte de la Contraloría y, paralelamente, por parte de la Fiscalía?
– “Bueno, yo creo que eso es algo que tiene que haber ponderado el alcalde cuando toma la decisión. Nosotros hemos estado cumpliendo, en todo caso, con remitir toda la información que se nos ha solicitado. Pero, indudablemente, que una Unidad de Control también tiene que satisfacer los requerimientos internos que tiene la administración, en el sentido de que como ésta es una Corporación de derecho privado y es el alcalde quien la preside, él tiene la facultad de decidir cuándo un proceso de control puede ser más o menos obstructivo, o si se encuadra o no dentro de las orientaciones generales que quiere dar la administración. Y creo que, más bien, en ese sentido, (el alcalde Boccazzi) se orientó. Y también, obviamente, en la intención que ha explicitado el alcalde de suprimir el gasto interno, en este caso, provocar un menor gasto, que son las razones que, básicamente, ha invocado. En ese sentido, no incurre en principio de ilegalidad alguna. Lo que él está haciendo, insisto, es distinto juicio de conveniencia, distinto juicio de gestión que se pueda tener de una medida, como, también, en la necesidad que el alcalde o autoridad a cargo funde sus actuaciones o no, y cómo las funde. Esa motivación no la puedo enjuiciar. Pero, efectivamente, dependiendo desde qué ángulo se mire, se puede estimar si era el momento más adecuado o no, o si es una práctica que obstruye o no una investigación. Eso es ya un juicio de valor que uno puede hacer, pero no es, necesariamente, un juicio de legalidad de la actuación. Es más bien a él a quien se debiera consultar algo semejante. Nosotros no entramos en ese ámbito en la toma de decisiones”.
– Luego del despido de Eliana Astorga, han surgido rumores de que el próximo funcionario en ser desvinculado de la Corporación sería usted. ¿Qué opina al respecto?
– “Yo, rumores, no he escuchado y tampoco me guío por ellos. Pero lo que hay que tener presente, siempre, cuando uno desempeña un cargo de confianza, es que es el alcalde, en última instancia, quien en esta función, al menos, tiene la facultad de destinar a un funcionario a otra función o de despedirlo, de acuerdo a sus criterios en la administración, o como presidente del directorio. Siempre lo he sostenido: este es un cargo que siempre ha estado a disposición del alcalde. Lo hice, también, cuando me tocó desempeñarme bajo la administración de don Vladimiro Mimica. Permanentemente mi cargo estuvo a disposición del alcalde, por lo menos en esta función que, transitoriamente, se me ha encomendado, en este período de transición, porque mi función original, por mi contrato de trabajo, en realidad, es otra (asesor jurídico). Entonces, cuando se me designa en esta función para colaborar con esta administración, en realidad, tengo que contar, por su naturaleza, con la confianza del alcalde. Si el alcalde me quita su confianza, obviamente se acaba la función”.
“Fui ratificado por el directorio (mayo pasado). Naturalmente, lo lógico es que el alcalde, frente a cualquier decisión que decida tomar, conmigo o con otra persona, siempre va a tener la posibilidad de hacer un nuevo nombramiento ante el directorio”.
“Más que rumores, yo pienso que la relación acá tiene que fundarse en la confianza. El día que el alcalde estime que esa confianza no existe o que no soy la persona más adecuada para este cargo, podrá solicitarlo y adoptar las medidas que estime conveniente. No tengo pretensiones de sostenerme en el cargo en contra de la voluntad del alcalde, lo cual no sería posible, porque él es la autoridad”.
– Usted ha hablado del directorio y aún falta que se nombre a integrantes.
– “Efectivamente, el alcalde no ha ejercido aún su facultad de nombrar los cargos que son de su confianza. Aquí hay toda una interpretación que, también, se ha dado. El Departamento de Personas Jurídicas del Ministerio de Justicia, que tiene la última palabra en esta materia, lo que ha sostenido es que, de acuerdo a los estatutos, debe el alcalde integrar el directorio (…). Y aún el alcalde no ha estimado conveniente nombrar a una persona ahí. Por tanto, el directorio sigue, prácticamente, sin modificaciones, desde la administración anterior (del alcalde Vladimiro Mimica)”.