Necrológicas
  • Marcelo Silva Toledo
  • María Luisa Aguilar Gutiérrez
  • Tránsito Barría Barría
  • Ruth Casanova Villegas
  • Zoila Levien Manquemilla
  • Sergio Saldivia López

Senadora Ximena Rincón: “Si el PC quiere ser parte de un programa de gobierno que suscribamos todos, ¡no sé cuál es el problema!”

– La parlamentaria es una de las presidenciables de la DC que disputará en primarias de su partido la posibilidad de
enfrentarse a la ex Presidenta Michelle Bachelet para ser la abanderada opositora en noviembre de 2013.

Por La Prensa Austral Domingo 30 de Diciembre del 2012

Compartir esta noticia
7
Visitas


Contar con un buen programa de gobierno, en cuya participación se puede incluir al Partido Comunista, es, a juicio de la senadora DC Ximena Rincón, el principal objetivo que debe mover a quienes disputarán en primarias ser el o la abanderada presidencial de la oposición.

La parlamentaria llegó a Punta Arenas en el marco de su recorrido por el país precisamente de caras a las primarias de su partido, que se realizarán el 19 de enero próximo. Allí disputará la presentación de la DC con el ex alcalde Claudio Orrego.

Primorosa y serena, la senadora Rincón enfatizó que el proceso para definir al candidato presidencial no es una cosa de rostros y que no es estéril que la DC realice primarias ante la inminente irrupción de la ex Presidenta Michelle Bachelet.

– ¿Cómo está el mundo DC en torno a estas primarias?

– “Bueno, estamos sumando voluntades en todas las regiones del país, en cada rincón de Chile -como reza nuestro eslogan- porque creemos que nuestro país cambió. Hoy día hombres y mujeres no quieren sólo crecimiento económico, sino que quieren desarrollo; no sólo estabilidad democrática, sino que participación real en la toma de decisiones y en las resoluciones; no les basta que se termine la pobreza, sino que quieren equidad.

“¿Qué anhelan construir? Los destinos de lo que va a ser nuestro país hacia delante. Un país más empoderado, más opinante, donde las voces de las regiones se hace sentir.

“Este proceso de primarias tiene que ver con aquello. La DC es el único partido que le está pidiendo a la gente que concurra en la nominación de quién será el candidato de la DC, porque está en juego una mirada, una visión y una propuesta a debatir.

“Resuelto eso el 19 de enero, el próximo 30 de junio vamos a definir no un rostro, sino una propuesta país”.

– Se ha cuestionado el sentido de estas primarias porque la Concertación está en compás de espera a que llegue la ex Mandataria y acepte volver a postular a la Presidencia.

– “El 28 de octubre, la ciudadanía concurrió en un 38% a votar. O sea, hay un 62% de hombres y mujeres en el territorio que no se manifestaron y uno tiene que hacerse cargo de por qué sucedió aquello. Y la conclusión que sacamos es que la ciudadanía no se sintió convocada y creo que es una miopía el apostar a que la próxima elección presidencial es sólo una cuestión de rostros. Creo que la próxima elección presidencial va a ser una elección de contenidos, de cuál es la propuesta que se hace al país y cuál es el compromiso que adquirimos como conglomerado de oposición respecto de lo que queremos hacer hacia delante. Esa definición, no hay mejor escenario para adoptarla que en una primaria”.

– Pero, ¿no es éste un ejercicio estéril, en el sentido de que se da por ganadora a la otra persona?

– “¡Para nada! ¡Para nada! Primero, no sabemos cuáles van a ser todos los candidatos; y, segundo, hay que debatir sobre cuál es el país que queremos construir. Eso no se ha definido. Cuando voy a una radio, a un medio, lo primero que me preguntan es: “¿Cuál es su propuesta?”. No les basta con mi curriculum y con mi rostro. Todos quieren saber las definiciones de Ximena Rincón y creo que unas primarias permiten hacer el ejercicio y construir esa propuesta en conjunto con la ciudadanía”.

– Frente al otro candidato, Claudio Orrego, ¿cuál es la diferencia? ¿Por qué un DC debería inclinarse por usted?
– “No conozco su propuesta. Nosotros tenemos la nuestra y la gente la puede conocer en nuestro portal web www.ximena2014.cl. Después de esta gira por el sur, vamos a tener otra versión actualizada y después de eso vamos a tener otra propuesta más en la web donde se incorporarán temas que ya estamos trabajando como los pueblos originarios y los adultos mayores.

“Entendemos que la ciudadanía algo tiene que decir respecto de lo que va a suceder en Chile en los años que viene. Espero que esto no sea una definición sobre rostros que apoyen a uno o a otro o por acarreo, sino porque haya una inclinación sobre propuestas y compromisos que adquirimos como postulantes a la Primera Magistratura de la Nación”.

– Dentro de lo que es conformar un programa de gobierno, se ha dado por hecho que la inclusión del Partido Comunista pone en jaque a la DC y sus postulados. ¿Cree que perderían injerencia dentro de lo que puede ser el proyecto de programa de gobierno?

– “Cuando uno mira lo que ha pasado en Chile con los movimientos sociales, nadie, nadie que haga política seria puede afirmar que esos conflictos son obra o problemas o gestiones del Partido Comunista.

“De verdad el tratar de instalar como “problema” el tema del PC, responde a una concepción añeja. Hoy día, el PC aquí en Chile no es el mismo de hace 30 o 40 años. Es más, hoy día se ha llegado a acuerdos con el PC para que gobierne sobre territorios específicos del país, sobre ciertos municipios y también para incluirlos en listas parlamentarias y tengan representación…”.

– O sea, ¿usted no le tiene miedo a la incorporación del PC?

– “Cuando nosotros acordamos programas de gobierno, cuando acordamos objetivos y ellos son suscritos por todos los partidos que quieran ser parte de ese acuerdo, yo no le tengo miedo. Le tengo miedo a quienes no respetan los acuerdos y de eso hay ejemplos en todos los partidos. No quiero hacer memoria de ello ni mirar hacia atrás cuando hemos tenido más de un problema con aliados que no entienden el sentido de hacer equipo, de emprender un camino juntos, de estar en un proyecto juntos que beneficie a la comunidad. Por lo tanto, hacer del PC un tema, cuando realmente en nuestro país no lo es, me parece que es un interés muy extraño que casi no lo logro comprender. Como dijo Patricio Aylwin hace unas semanas atrás, si el PC quiere ser parte de un programa de gobierno que suscribamos todos, ¡no sé cuál es el problema!”.

– Cuando desde la derecha se ha cuestionado al gobierno de Sebastián Piñera se ha sostenido que él, finalmente, era un DC encubierto.

-“Ehh, Sebastián Piñera es militante de RN, fue candidato de la derecha de nuestro país, ha impulsado y defendido lineamientos de la derecha en nuestro país y, por lo tanto, no sé qué calidad de encubierto y de qué pudiera tener. No sé, a lo mejor es alguna aspiración secreta de alguien que no logro leer entre líneas. Creo que el gobierno de Sebastián Piñera es un gobierno de alguien que apostó o jugó un poco con las expectativas de la ciudadanía, que estaba cansada de prácticas que no eran ni buenas ni sanas, de muchas aspiraciones que la Concertación no había logrado asumir como desafíos, sin perjuicio de que el país durante 20 años se había transformado y que no era el mismo que recibimos post-dictadura. En ese sentido, Piñera hizo de su campaña una lluvia de eslogans que calaron en algunos que hoy día se arrepienten de haber confiado en ese marketing electoral que nunca más el país se va a permitir. Por eso, creo que la elección presidencial va a ser una elección tremendamente exigente desde el punto de vista de los compromisos que se asumen”.

– Senadora, ¿está la Concertación preparada para asumir un próximo gobierno pensando que las expectativas ciudadanas serán altas y que el país no es el mismo de hace cuatro años, pues hoy tenemos a la gente más decidida a salir a la calle a presionar?

– “Creo que el mismo ejercicio de estas primarias del 19 de enero y del 30 de junio son un ejercicio necesario para poder establecer claramente cuáles son los compromisos que se van a asumir en un próximo gobierno. Voy a ocupar un ejemplo local. Marcela Baratelli ha puesto en el papel cuáles son los compromisos que debiera asumir un próximo gobierno para Punta Arenas. Esto -me dio mucho gusto que me lo entregara Marcela- es parte del trabajo que estamos haciendo con esta propuesta que llamamos “Las ideas que nos mueven”. Hemos dicho en cada comuna que hemos visitado que, a partir del 20 de enero -después del triunfo del 19 de enero-, cada comuna la queremos invitar a que ponga en el papel, con organizaciones sociales, los partidos, los movimientos gremiales, cuatro o cinco desafíos que le piden al gobierno para los próximos años.

“Nosotros queremos terminar el ejercicio del 30 de junio con un documento que no sólo fije los ejes de un próximo gobierno, sino que, además, diga: en la comuna de Punta Arenas lo que se requiere para un próximo gobierno es… cinco o seis cosas. De tal manera que el gobierno tenga claro cuáles son los desafíos para los próximos cuatro años y no que éstos queden guardados en una noticia de Google.

“Cambió el país y cambió en un sentido tremendamente positivo, pero tenemos que usarlo a nuestro país desde el territorio comunal y desde las regiones”.

– Senadora, ¿qué pasa si en las primarias y en las próximas elecciones generales la ciudadanía no se entusiasma y seguimos con altos índices de abstención electoral?

– “Creo que sería una muy mala noticia y, obviamente, nos llevará a replantearnos qué haremos con la voluntariedad de las elecciones, sino también con la política en nuestro país. La buena política es necesaria, es fundamental porque define los destinos de los pueblos y, si nosotros no somos capaces de inculcar en hombres y mujeres –desde los más niños hacia delante-, la importancia de las instituciones, estamos enfrentando una situación compleja. Va a ser, en verdad, un llamado de atención fuerte a la política, en general, del país y a hacernos cargo de un problema que se instaló con el quiebre democrático en nuestro país y que ha perdurado en el tiempo por malas prácticas, malos discursos y los propios protagonistas. Pero, también porque no hemos puesto el acento en la educación cívica, en vincular a los líderes con las bases ciudadanas”.