Necrológicas
  • Raúl Flores Gómez
  • Orlando Vera Muñoz
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Francisco Moreno Chávez

Sergio Harex: “Sé que la policía me ha considerado sospechoso”

Destaca el arduo trabajo investigativo desplegado por la ministra en visita Marta Pinto y asimismo le cuesta
creer que su amigo Mauricio Yáñez haya tenido algo que ver con el caso.

Por La Prensa Austral Miércoles 19 de Octubre del 2011

Compartir esta noticia
69
Visitas


En estos 10 años el padre de Ricardo Harex González ha cultivado un bajo perfil, debido a que ha sido su esposa -Margot González- quien se ha hecho conocida mediáticamente tras la desaparición de su hijo Ricardo en la noche del 19 de octubre de 2001 luego de abandonar de madrugada un quincho en el barrio Croata, donde asistió a una fiesta de cumpleaños.
A pesar que increíblemente ha transcurrido una década de que se le perdiera el rastro al alumno del Liceo San José, su padre Sergio Harex Durán confiesa que “no nos hemos dado cuenta realmente cómo ha pasado el tiempo, además que casi todos los meses surge un nuevo antecedente o alguna hipótesis que hace aferrarnos a la esperanza de que algo en limpio sacaremos al final”.
– ¿Este décimo aniversario del desaparecimiento de Ricardo es distinto a los anteriores?
– “Sin duda. Y es que los cinco meses que la ministra en visita Marta Pinto lleva a cargo del caso, ha hecho cosas que realmente nunca se hicieron antes. Ha realizado diligencias que ya se tenían que haber hecho en el pasado”.
– ¿Pero por qué esas diligencias no se hicieron en su oportunidad”.
– “Yo diría que fue exclusivamente por negligencia de la justicia, de los jueces que pasaron por el caso. Yo mismo llevaba los antecedentes y llegaba el actuario y me tomaba declaración. Estos posteriormente eran remitidos a la PDI o a Carabineros para su investigación. Pasaban hasta cuatro meses sin que se hicieran las diligencias, por lo que posteriormente los antecedentes se archivaban”.
– ¿Entonces había gente que era intocable…?
– “Ciertamente había personas a las que no se podía interrogar por esa razón, además que en el sistema antiguo de justicia sigue primando el secretismo”.
– La ministra en visita ha dicho públicamente que tiene pendiente interrogar a 38 personas fuera de la región. ¿Eso de alguna manera es alentador para la familia?
– “Lo bueno es que el caso no se cerrará pronto, ya que todavía restan hartas diligencias. El mismo ministro de la Corte Suprema, Sergio Muñoz, nos aseguró que había investigación para rato”.
– ¿Les preocupa que al cumplirse 10 años pudieran prescribir algunos eventuales delitos que se hayan cometido contra Ricardo?
– “Se supone que al transcurrir 10 años se extingue la acción penal para la persona que cometió un eventual homicidio, pero de todas maneras existiría la posibilidad de perseguir penalmente la concurrencia de algún delito menor”.
En la mira
– Quiero llevarlo a un tema que ha sido muy delicado de enfrentar personalmente. ¿Qué se siente -en todos estos años- haber sido considerado sospechoso de la desaparición de su propio hijo y ser objeto de seguimiento y acoso sistemático?
– “Fue una situación bastante difícil de asumir saber que diariamente era vigilado por la policía”.
– ¿Hasta la fecha se mantiene este hostigamiento hacia su persona?
– “Yo creo que se acabó a partir de la actuación del juez Solón Vigueras (ex titular del Segundo Juzgado de Letras). Pero antes de él, cada juez que asumía el caso partía investigándome y eso lo percibía a diario”.
– ¿Entonces usted se sentía acorralado?
– “En el fondo pensaba que mientras me seguían a mí, que yo no he hecho nada, el culpable debía estar feliz de la vida porque la policía estaba perdiendo el tiempo conmigo. Igual fue mucho tiempo que se perdió en todo esto”.
– ¿Pero, cuál fue la razón de fondo de que usted estuviera en la mira de la policía?
– “Creo que ellos al no tener una pista concreta, se fueron por lo más fácil; investigar al papá, quien por su mismo trabajo en el Servicio Médico Legal podría ser capaz de hacer desaparecer un cuerpo”.
Mauricio Yáñez
El capítulo de su ex socio, Mauricio Yáñez, quien se suicidó al interior de su funeraria luego de balear a un joven, tomó fuerza en marzo pasado luego de la detención de Luis del Canto Contreras (37 años) quien en primera instancia habría confesado la directa participación de Yáñez en el homicidio de Ricardo.
– Usted conoció muy bien a Mauricio. ¿En su fuero íntimo cree que haya tenido que ver algo con la desaparición de su hijo?
– “No lo creo, aunque me hizo dudar una declaración que entregó a la justicia. Siempre tuvimos una relación de amistad, incluso él iba a mi casa y hasta fue a buscar a Ricardo al colegio cuando era más chico. Entonces cuesta creer lo que ahora se dice de él. Aunque ahora también se ha hablado de Carabineros, por lo que a partir de esta nueva hipótesis quedaría fuera del caso el padre Rimsky Rojas y el mismo Mauricio Yáñez. Lo único que hay hasta ahora son puras conjeturas”.
– En marzo pasado su familia vio que por fin podría aclararse el caso después de la confesión de un sospechoso. ¿Con qué sensación quedaron?
– “Nosotros pensamos que estaba resuelto. Así lo confirmó personal de la PDI que visitó nuestro hogar para informarnos que había una persona confesa y que tenía la calidad de coautor. Si hasta el abogado Arcos me dio el pésame. Sin embargo al día siguiente el detenido se retractó, volviendo todo a fojas cero”.
– ¿A 10 años han podido vivir el duelo o esa etapa todavía no la asumen?
– “Aún no está asumido, porque si bien para mí Ricardo está muerto, también existe una escasa probabilidad que pudiera estar vivo. Y que hasta pudo haber perdido la memoria y podría andar por ahí. La esperanza nunca debe perderse, aunque haya pasado mucho tiempo”.