Necrológicas
  • María González Hernández
  • Silvia Cárcamo Guajardo
  • Susana Julia Levinieri vda. de Gallardo

Sernapesca detecta “bajos” niveles de contaminación de aguas en paso Kirke

Hasta ahora, el naufragio sufrido por el ferry Amadeo I, de la empresa Navimag Ferries, en el paso Kirke de Puerto Natales, no ha causado mayores traumas ambientales, más allá de lo que se ha calificado como “ínfimos” niveles de contaminación, derivados de la filtración de una mezcla de petróleo, agua y aceite emanados de la parte baja de los motores de la nave.
[…]

Por La Prensa Austral Viernes 22 de Agosto del 2014

Compartir esta noticia
57
Visitas


Hasta ahora, el naufragio sufrido por el ferry Amadeo I, de la empresa Navimag Ferries, en el paso Kirke de Puerto Natales, no ha causado mayores traumas ambientales, más allá de lo que se ha calificado como “ínfimos” niveles de contaminación, derivados de la filtración de una mezcla de petróleo, agua y aceite emanados de la parte baja de los motores de la nave.
Así lo informó el director regional del Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca), Manuel Díaz, quien, junto a un equipo de expertos se desplazó hasta el lugar del incidente para constatar eventuales impactos al ecosistema y a los centros de cultivo de salmones ubicados en las cercanías del sector.
En sus palabras: “Es claro que existe contaminación, pero es muy pequeña por ahora, provocada por la emanación de lo que se conoce como aguas oleosas que no es parte del combustible propio del buque. Es una mezcla de petróleo con aceite y agua que surge del trabajo de la maquinaria de la nave, lo que va en la sentina (espacio donde opera el motor) y que, por ahora, no reviste mayores problemas para el medio ambiente”.
No obstante, el director recalca que se trata de un estado pasajero y que los 194 metros cúbicos (m3) de petróleo que aún mantiene en su interior el estanque de la nave representan un peligro latente que se podría convertir en un desastre ecológico en esa zona.
“Hay que considerar que ésta es la situación al día de ayer (miércoles), el buque no ha tirado las 194 toneladas de combustible, esos siguen ahí, pero su derrame significa un peligro latente en este minuto y, por eso, hemos decidido ir semanalmente al lugar para ver lo que sucede”, añadió Díaz.
Ecosistema aledaño
Considerando que a sólo 600 metros del punto de hundimiento de la nave existe una lobería, además de los cormoranes y gaviotas que abundan a su alrededor, y los centros de producción de salmones cercanos, las repercusiones de un eventual derrame de este combustible tendría niveles impensados.
“Se hizo el análisis del compuesto derramado y no corresponde al combustible propio de los estanques del buque, pero si existiese un derrame de éste, sería un problema tremendo, un problema ecológico muy grande”, alerta el directivo, señalando que, el derrame detectado, a lo más, sería de unos 200 litros de la mezcla mencionada.
El equipo constató en terreno que, tanto en las costas cercanas, en los roqueríos y en la misma fauna local (lobos, aves y moluscos) no se detectaron rastros del compuesto derramado, confirmando que todos los sectores aledaños “están limpios por ahora”.
Por el momento, la empresa Litoral Ltda. se encuentra realizando labores de limpieza en tierra y agua, con cuatro botes zodiac, utilizando una especie de paños para absorber el material derramado, el cual posteriormente estrujan y vierten en estanques.
Respecto al peligro que un derrame mayor de combustible pudiese generar en la producción de salmones de empresas cercanas, el servicio identificó, en específico dos centros de engorda –Johnson y Bahía Catalina- pertenecientes a la empresa Salmones Magallanes (Acuimag), a la cual se dio la alerta, solicitando además la activación del protocolo de emergencia ante derrames de hidrocarburos.
“Si se generara algún derrame de combustible mayor, esto podría perjudicar seriamente a los centros de cultivo cercanos. Por eso se alertó a la empresa Acuimag, se le pidió que activaran el plan de emergencia, eso significa que deben estar vigilando constantemente”, expuso Díaz.
Agregó que: “Todo puede suceder, en realidad, si algún tapón ha resistido, nadie asegura que podrá seguir resistiendo, porque eso ahora está bajo presión de agua, entonces, puede que con alguna rotura, eso escape, o bien, cuando estén haciendo la faena misma para extraer el combustible, puede ocurrir un derrame y la corriente llevarlo hasta allá, por eso hay que prevenir”.
Carga
Además del combustible que aún reside en la nave, al interior del buque –semi sumergido e inclinado en más de 50º respecto a su eje- mantiene en su interior 40 toneladas de salmón congelado destinada a exportación, perteneciente a la empresa Mainstream.
Al mismo tiempo, el ferry conserva 10.500 kilos de ensilado (mortalidad de peces) de salmones, provenientes del centro de cultivo Vergara y de la Piscicultura Lago Sofía; y 10.550 kilos de vísceras frescas de salmón, provenientes del centro Paso Vattuone, todos de la mencionada salmonera.
A su vez, la empresa Navimag, confirmó el día de hoy el inicio de las faenas de rescate de los 40 vacunos que lograron salvar con vida del naufragio. En paralelo, se debería iniciar el proceso de preparación de una licitación para el proceso de salvataje y retiro del buque.