Necrológicas
  • Manuel Aravena Domínguez
  • Jorge Ulloa Ulloa
  • Proselia Alvarez Marín

Sobrevivientes de naufragio esperaron cinco días por ayuda: “todo pasó en cuestión de segundos”

Nicolás Ulloa García
[…]

Por La Prensa Austral Domingo 3 de Agosto del 2014

Compartir esta noticia
45
Visitas


Nicolás Ulloa García
nulloa@laprensaaustral.cl

“Fueron cinco días y cinco noches horribles, nos alimentamos sólo de agua. La lancha empezó a filtrar en medio de vientos de 140 kilómetros por hora, fue en cuestión de segundos que todo pasó, momentos que no quiero ni recordar”. Estas fueron algunas de las pocas palabras que Rafael Faúndez, uno de los dos sobrevivientes del hundimiento de la embarcación Lucas, señaló antes de ingresar al Servicio de Urgencias del Hospital Clínico de Magallanes para ser evaluado.
Caminando pero con ayuda, evidentemente afectados en lo emocional y con lesiones en sus rostros atribuibles a las bajas temperaturas que debieron sortear, llegaron la tarde de ayer a Punta Arenas José Cipriano y Rafael Eduardo Faúndez Quintullanca de 39 y 40 años respectivamente, hermanos oriundos de Quellón, en la Región de los Lagos. Ambos lograron sobrevivir luego de escapar del hundimiento de la lancha motor en la que navegaban, en la salida de la boca occidental del estrecho de Magallanes, a 15 millas al oeste del faro bahía Félix.
Operativo de rescate
Cerca de las 9 horas de ayer se iniciaron las coordinaciones de la Armada con diferentes estamentos para ir en rescate de los sobrevivientes del hecho. Un helicóptero Dauphin de la III Zona Naval despegó desde Punta Arenas hasta el sector del paso Tortuoso, ubicado a 300 kilómetros de capital regional, donde se encontrarían con la embarcación Lucas, en la que viajaban los hermanos rescatados. El navío menor les prestó ayuda luego que lograran llegar a costa tras el hundimiento. Fue la tripulación de dicha embarcación la que también detectó la ubicación del cadáver del capitán de la lancha siniestrada, único fallecido del trágico accidente, Félix Ríos Muñoz, de 44 años.
El operativo de rescate concluyó a las 16,45 horas cuando la aeronave se posó sobre la losa del Grupo Aeronaval Sur, donde una ambulancia del Sistema de Atención Médica de Urgencia (Samu) aguardaba a los lesionados, y peritos de la PDI esperaban los restos del fallecido, para efectuar la inspección ocular del cuerpo, diligencia encargada por la Fiscalía Naval y el Ministerio Público, como antecedente adjunto a la investigación del accidente marítimo.
Mientras los hermanos Faúndez eran trasladados al Servicio de Urgencias del Hospital Clínico, el cadáver de Ríos era transportado por un vehículo del Servicio Médico Legal a la morgue de la ciudad, donde esta mañana se le practicaría la autopsia de rigor.
Hermanos que se salvaron
Tanto José como Rafael provienen de la comuna de Chiloé. El primero de ellos había iniciado su vida laboral en nuestra región hacía sólo cuatro meses, mientras que el mayor se había radicado en Magallanes 16 años atrás, buscando mejores opciones laborales.
Así lo confirmó con nuestro medio la madre de los trabajadores pesqueros, Teresa Quintullanca, quien junto a otra de sus hijas, viajó ayer a Punta Arenas, con dineros que el municipio y la comunidad de Quellón les facilitó a raíz del accidente.
“No tenemos muchos detalles de como pasó el accidente, nos enteramos esta mañana (ayer) y sólo quiero llegar luego y poder ver como están ellos”, señaló afligida la mujer, quien arribó al aeropuerto Carlos Ibáñez del Campo pasadas las 22 horas.
Los rescatados fueron evaluados en el recinto médico, presentaban síntomas de hipotermia, siendo Rafael derivado a su domicilio, mientras que José Cipriano Faúndez quedó internado a la espera de la evolución de su estado de salud.
Investigación del accidente
La Fiscalía Naval es la que dirige la investigación que busca determinar los pormenores de lo ocurrido, y pese a que en un principio la institución informó que el accidente había ocurrido la mañana del viernes. Esto estaría siendo descartado con la narración de los sobrevivientes, quienes aseguran que llegaron a costa tras arrojarse al mar luego que su embarcación zozobrara. Permanecieron a la espera de ayuda por cinco días hasta cuando fueron hallados por otra embarcación de pesca, la que prestó ayuda a la espera de las unidades de recate naval.