Necrológicas
  • María González Hernández
  • Silvia Cárcamo Guajardo
  • Susana Julia Levinieri vda. de Gallardo

Subprefecto de Carabineros: “Las cámaras no están para vigilar los paraderos”

Jefe policial dijo que nada se saca con tener una cámara en cada esquina, si no cambia
el comportamiento de las personas que cometen dichos desmanes.

Por La Prensa Austral Miércoles 3 de Septiembre del 2014

Compartir esta noticia
36
Visitas


El subprefecto de los servicios de Carabineros de Magallanes, teniente coronel Rodolfo Lobos, remarcó que las cámaras de televigilancia que operan en distintos puntos estratégicos del centro de Punta Arenas, no están para vigilar los paraderos de locomoción colectiva, que hoy lucen completamente rayados.
“Nos molesta, como a todos los miembros de la comunidad que ocurran estas situaciones, pero el tema de los rayados obedece a la falta de cultura del cuidado del patrimonio de la comunidad”, destacó el jefe policial.
Junto con lamentar que ocurran estos hechos, planteó que más allá de que existan o no las normas que regulen los comportamientos, esto debe nacer de la enseñanza en los hogares. No basta, dijo, con poner una cámara en cada esquina, si no cambia esa mentalidad, es difícil que se erradique.
Así respondió el comandante Lobos al ser consultado por los reclamos exteriorizados por la comunidad, frente a los rayados y daños experimentados por los modernos paraderos de la locomoción colectiva, cuya construcción demandó una inversión de 290 millones de pesos.
Al respecto, añadió que no puede pretenderse que el personal que opera las cámaras de televigilancia de la Central de Comunicaciones de Carabineros (Cenco) oriente sus esfuerzos en el cuidado de dichas estructuras, cuando deben mantenerse alerta respecto de diferentes situaciones que son captadas por los equipos de seguridad.
“Desde luego las cámaras apuntan a la vigilancia en calles y avenidas, pero hay que saber focalizar bien cuáles son las prioridades y a qué apuntar el uso de los recursos tecnológicos”, reafirmó Lobos.
Se consignó que las cámaras que operan tanto en la calle Chiloé como en Magallanes, sólo protege 5 de los paraderos, afirmando que de detectarse un acto vandálico se envía personal siempre y cuando no ocurra una situación de mayor premura.