Necrológicas
  • Abigail Oyarzo Osses
  • Juan Millapani Muñoz

Técnicos paramédicos se oponen a apertura del quinto piso del Hospital Clínico

La presidenta regional, Julia Gallardo, manifestó que la escasez de profesionales perjudicará la calidad de atención de los pacientes

Por La Prensa Austral Sábado 30 de Abril del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
49
Visitas


La Asociación de Funcionarios Técnicos Paramédicos de Magallanes se opone a la apertura del quinto piso del Hospital Clínico de Magallanes, debido a que aseguran, falta recurso humano para que el área opere de forma óptima. De acuerdo a la planificación del Servicio de Salud, el nuevo sector entrará en operación este lunes.

A través de una declaración pública, manifestaron su inquietud por la determinación de las autoridades de Salud, en relación a la habilitación de las camas que se encuentran en ese piso del hospital.

“Presentamos a la autoridad nuestra preocupación, por la falta de personal, específicamente, de técnicos paramédicos que son necesarios para asumir esta responsabilidad que está estrechamente ligada a la calidad de atención que se quiere entregar a los pacientes”, explicó la dirigente, Julia Gallardo.

Los técnicos paramédicos indican que los estándares de personal de enfermería están determinados por estudios de categorización de pacientes de acuerdo a carga de trabajo, y hay estudios de la década de los ‘70 que han tratado de idear sistemas capaces de medir en forma objetiva las actividades del personal dedicado a la atención de pacientes.
Para ellos, el problema pasa por el hecho de que tradicionalmente se han utilizado estándares internacionales que no se asemejan a la realidad del medio, dejando fuera actividades tan importantes para el enfermo, como la higiene personal, alimentación, necesidades de eliminación, educación en Salud y la complejidad del cuidado en el ciclo de vida que se encuentra el individuo, como niños y adultos mayores.

“Cuando se aplican estos estudios de carga de trabajo para la apertura de camas en los hospitales públicos, observamos en la práctica, que no se satisface la demanda de los usuarios, asumiendo el personal de enfermería una gran carga de trabajo, generando estrés y aumento del ausentismo por la sobrecarga laboral”, manifestaron.

Un funcionario para 20 pacientes

Hace unas semanas la presidenta regional del Colegio de Técnicos Paramédicos, en entrevista a La Prensa Austral, señaló que los pacientes han cambiado y por ende, la atención se torna mucho más compleja que antes.

En el quinto piso se dará apertura a camas ginecológicas, médico quirúrgicas y funcionará en otra ala del sector, pensionado.

De ahí que exista preocupación por la apertura del área que se realizaría este lunes, ya que la Asociación asegura que durante la marcha blanca del hospital, se implementaron los servicios en base a ese estudio.

“Ha quedado de manifiesto la necesidad de personal en general y muy en particular de técnicos paramédicos, porque en reiteradas oportunidades un técnico ha debido asumir la atención de 20 pacientes de mayor riesgo y dependencia, colocando en peligro la atención de los usuarios y la salud del personal”, señalaron.

Gallardo afirma que hoy, cuando se utiliza el mismo estudio para la apertura de camas del quinto piso del hospital categorizadas en D3, (pacientes de riesgo y autosuficiencia), se ha establecido un técnico paramédico para la atención de 20 pacientes.

Para ellos lo óptimo sería un técnico paramédico por cada diez pacientes, pero en la práctica no es posible asistir a 20 de forma correcta, porque aseguran que la demanda obligará a la utilización de las camas, con el mínimo de recurso humano, lo que deteriorará la calidad de atención.

“Nosotros tenemos un compromiso y ese, es defender la salud pública, por lo que los pacientes deben saber que en las condiciones que se dará la apertura de camas, se perjudicará la calidad de atención. No se trata de que nos opongamos al uso de las camas, sino que debe hacerse con los funcionarios que se requieren”, planteó Gallardo.

Si bien los profesionales reconocen la necesidad de apertura de camas del sector, añaden que deben estar dotadas con el personal suficiente para asegurar la atención de los usuarios y las condiciones laborales de los funcionarios.

Por último, formularon un llamado a las autoridades de Salud, a gestionar el recurso humano de acuerdo a la realidad actual de la epidemiología y no basada en estudios internacionales y de hospitales privados.