Necrológicas
  • Raúl Flores Gómez
  • Orlando Vera Muñoz
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Francisco Moreno Chávez

Testimonio de joven madre, ad portas de las Jornadas: “El centro no sólo rehabilita a los niños, sino a toda la familia”

Mujer entregó testimonio de gratitud por la recuperación que ha alcanzado su hijo, quien nació
con una discapacidad causada por su nacimiento prematuro.

Por La Prensa Austral Viernes 23 de Noviembre del 2012

Compartir esta noticia
45
Visitas


Luchando de forma incansable con los múltiples trastornos que padece el hijo menor de la familia Balich Zúñiga y destacando el notorio progreso que ha tenido el infante desde su ingreso al Centro de Rehabilitación Club de Leones Cruz del Sur, la madre del alumno de primer año del Centro de Educación Especial de Punta Arenas relató la historia que hay detrás de la enfermedad de su hijo al nacer de forma prematura.

Robinson Alejandro Balich Zúñiga de sólo tres años y 4 meses, cursa su primer año en la escuela especial a cargo de la Corporación de Rehabilitación Club de Leones Cruz del Sur, en donde continúa recibiendo atención para la leucomalasia periventricular que lo aqueja desde su nacimiento a las 30 semanas de gestación.

El daño y reblandecimiento de la sustancia blanca en la parte interna del cerebro que transmite información entre las células nerviosas y la médula espinal, así como también de una parte del cerebro a otra, ha causado en el niño al menos 7 patologías crónicas que dificultan su rehabilitación en el centro ubicado en el sector de Las Naciones, donde ingresó desde los 5 meses de vida.

“Mi hijo tiene trastorno en la visión, del oído, problemas cognitivos, parálisis cerebral espástica, paraplejia, epilepsia y enfermedades respiratorias crónicas”, relató a La Prensa Austral Melisa Zúñiga, madre del menor, explicando que estas afecciones la habrían motivado, incluso, a estudiar la carrera de Educación Especial “para dar una mejor atención a mi bebé pero por cuestiones de plata tuve que dejar la escuela”, acotó.

Junto a su pareja, Rodrigo, y su hija Catalina de cinco años, Melisa explicó que la familia busca todos los días hacer una vida lo más normal posible, en donde las terapias que recibe cuatro veces durante la semana desde hace tres años “han tenido muy buenos resultados para él y para todos. El centro no sólo rehabilita a los niños sino a toda la familia”, describiendo que la atención integral que reciben desde su ingreso les permite aprender y manejar todas las situaciones y emociones relacionadas con la discapacidad.

Junto con destacar la labor de los profesionales del centro, señaló que “cuando nació Robinson me dijeron que no se movería pero ahora él se arrastra solito y habla un poco y se comunica. En el Hospital Clínico le han hecho varios estudios y dicen que no escucha o que sólo de un oído pero nos entiende todo y le gusta mucho la música, especialmente la música ranchera”, lamentando que en el centro asistencial no ha tenido los resultados esperados y se encuentra en lista de espera para tener nuevas valoraciones del neurólogo.

Con atención de un kinesiólogo y fonoaudiólogo, entre otros profesionales, Robinsonha tenido una evolución favorable para su inserción social, apoyado por terapia ocupacional que le han facilitado integrarse a la escuela especial “aunque su carácter es muy peleador pero va aprendiendo”, recordó la dueña de casa, señalando con humor que “no le gusta que se le acerquen mujeres; sólo su abuela y yo”.

Finalmente la madre hizo un sincero llamado “a toda la comunidad a cooperar con las Jornadas para que sigan entregando el mejor servicio y sin costo a las personas que más lo necesitan”, poniendo como ejemplo a su familia que desde hace unas semanas han tenido que seguir adelante golpeados por el desempleo, “pero a Robinson lo siguen atendiendo sin problema”, finalizó.