Necrológicas
  • María González Hernández
  • Silvia Cárcamo Guajardo
  • Susana Julia Levinieri vda. de Gallardo

Trabajadores recuerdan a Julio Vargas Calisto “Más que un empleador se nos ha ido un amigo”

En la capilla Nuestra Señora de Loreto, en Avenida España, son velados los restos del extinto empresario natalino Julio Vargas Calisto, fallecido en la noche del lunes por una falla cardiaca mientras permanecía internado en la Uti del Hospital Clínico luego que el pasado 18 de julio protagonizara un espectacular volcamiento a bordo de su station wagon en circunstancias que ingresaba a la ciudad a través de la Avenida Presidente Carlos Ibáñez del Campo.
[…]

Por La Prensa Austral Miércoles 30 de Julio del 2014

Compartir esta noticia
40
Visitas


En la capilla Nuestra Señora de Loreto, en Avenida España, son velados los restos del extinto empresario natalino Julio Vargas Calisto, fallecido en la noche del lunes por una falla cardiaca mientras permanecía internado en la Uti del Hospital Clínico luego que el pasado 18 de julio protagonizara un espectacular volcamiento a bordo de su station wagon en circunstancias que ingresaba a la ciudad a través de la Avenida Presidente Carlos Ibáñez del Campo.
Ayer, desde muy temprano, la familia comenzó a recibir las muestras de pesar y cariño de amigos, rotarios y trabajadores. Su viuda, Ximena Cárdenas, se encargó de agradecer los gestos de aprecio y congoja tras la muerte de su esposo. Señaló estar tranquila, aunque incrédula de cómo sucedieron los hechos.
“Hablé con él temprano, estaba bien, iba en mejoría salvo por su problema renal, y por eso le iban a poner una sonda, cuando salió de esa intervención le dio el paro cardiaco y falleció, fue todo muy sorpresivo”, comentó a La Prensa Austral.
Su esposa no pudo evitar las lágrimas al recordar a quien fuera por años su compañero, a quien definió como “un hombre trabajador y comprometido con sus empleados”. Además le sobreviven dos hijas y un nieto.
Entre los asistentes al velatorio se encontraban los trabajadores de una de las tres empresas que tenía en Punta Arenas, en especial de una vinculada al ámbito portuario. “Más que un empleador fue un buen amigo, preocupado de cada uno de nosotros y muy humano, mucha gente hoy en el puerto viste ropa que fue regalada por él, muchos lo extrañaremos”, comentó Armando Argel.
De igual modo, sólo elogios tuvo el pañolero Luis Coronado que por años compartió con Vargas. “Nunca nos faltó nada trabajando con él, es una lástima como falleció, considerando que siempre manejaba vehículos, y decía que se conocía la ruta de memoria. Se trata de una pérdida tremenda; un muy buen hombre se nos fue”, destacó.
Ambos calificaron como “inexplicable” el accidente que le costó la vida, al recordar que Julio Vargas tenía vasta experiencia conduciendo, especialmente en la vía que une Punta Arenas y Puerto Natales, ruta a través de la cual viajaba a lo menos 2 veces a la semana.
Los funerales del malogrado empresario y ex socio del Rotary Club Punta Arenas se realizarán a partir de las 15 horas de hoy. Sus exequias tendrán lugar en el Cementerio Municipal.