Necrológicas

Tres vietnamitas escaparon de un barco y fueron detenidos cuando caminaban por el sector norte

Se arrojaron al mar desde un barco calamarero y accedieron a la costa a través de una improvisada balsa.

Por La Prensa Austral Miércoles 16 de Enero del 2013

Compartir esta noticia
64
Visitas


A 45 días de que cuatro tripulantes chinos se arrojaran al mar desde un barco factoría fondeado frente a Punta Arenas, sin que ninguno de ellos sobreviviera, incluso, uno se encuentra desaparecido, en la noche del lunes, tres vietnamitas corrieron una suerte distinta, luego que personal de Carabineros los encontrara deambulando por el sector norte tras escapar de un buque calamarero, argumentando razones de malos tratos.

Pasadas las 22 horas del lunes, tras una llamada realizada por vecinos, personal de Carabineros dio con el paradero de tres ciudadanos vietnamitas en la Avenida Arturo Merino Benítez a la altura del Nº700, frente a la Universidad de Magallanes, portando sólo una mochila. Los policías se enfrentaron a una barrera idiomática, debido a que los ciudadanos asiáticos no hablan inglés ni español.

Los extranjeros fueron trasladados hasta el centro de la ciudad por un carro policial a fin de solicitar el apoyo de los propietarios chinos del Restaurante Arco Iris, en calle Bories, para intentar entablar comunicación con los desconocidos y descubrir bajo qué situación se encontraban en suelo chileno, determinándose en ese momento que habrían descendido de una embarcación, por lo que fueron consultadas las autoridades marítimas en la Capitanía de Puerto y Muelle Arturo Prat, constatando de que las naves tanto a la gira como atracadas a los puertos, no se registraba el descenso de ningún tripulante.

Ante esto los ciudadanos identificados como Pham Vam Xuang, Nguyen Duy Tung y Le Xuan Chung, fueron entregados al Departamento de Extranjería y Policía Internacional de la PDI, cuyo personal logró establecer finalmente que los detenidos habrían llegado a tierra firme -apoyados de una balsa improvisada- luego de saltar al agua desde el barco calamarero con bandera taiwanesa, “Shang Man”, que permaneció a la gira frente a Punta Arenas pasado el mediodía del domingo.

Según informó a La Prensa Austral el subcomisario Maximiliano Negrete, jefe (s) de Extranjería y Policía Internacional de la PDI, se determinó que “los tripulantes habrían escapado de la embarcación y llegado a la ciudad por las precarias condiciones de trabajo que vivían a bordo”, señalando que pese a los problemas de idioma los detenidos lograron dar varias indicaciones a las autoridades acerca de su situación.
El capitán de puerto de Punta Arenas, Milidrag Delic, destacó que “la embarcación no reportó que faltara alguno de sus tripulantes y zarpó con destino al Atlántico pasadas las 14 horas del lunes”, manifestando que al encontrarse en aguas internacionales no se puede hacer ningún tipo de notificación al buque de pesca.

A primera hora de ayer, los detenidos fueron trasladados hasta el Hospital Clínico para la constatación de lesiones, determinándose que los ciudadanos vietnamitas se encontraban en buenas condiciones y no reportaron problemas de salud, por lo que permanecieron bajo resguardo de la Policía de Investigaciones, a la espera de las determinaciones que adopte la Fiscalía que ya estaba en conocimiento del caso.
Finalmente, pasadas las 19 horas, los tres tripulantes fueron formalizados ante el Juzgado de Garantía de Punta Arenas por ingreso ilegal al territorio nacional, tras lo cual se aplicó la suspensión condicional del procedimiento, advirtiéndoles que no deben cometer delitos durante un año en el territorio nacional. Además, se dispuso que los asiáticos quedaran bajo la custodia del Departamento de Extranjería de la PDI, donde ya se está gestionando la expulsión de los tripulantes del país.

Querella de la intendencia
Por su parte el intendente Mauricio Peña y Lillo, señaló que tras tomar conocimiento del ingreso ilegal al país de los ciudadanos vietnamitas, “se presentará a primera hora de la mañana (hoy), querella contra ellos por el ingreso ilegal al país, de modo de iniciar los trámites administrativos para su expulsión del territorio nacional”, lo que representa un proceso de gran complejidad porque tendrían que ser llevados hasta su país de origen.