Necrológicas
  • Benedicto del Carmen Alvarado Vidal
  • José Adán Bahamonde Bahamonde
  • María Vera Ojeda
  • Francisco Lorenzo Astorga Astorga
  • José Ortega Sepúlveda
  • Grismilda Gutiérrez Vera
  • Carmen Chuecas vda. de Pradenas
  • Luis Alberto Latorre Vera
  • Enrique Provoste Subiabre

Ufólogo Eugenio Bahamonde : “Según mayas, la Nueva Era comienza el 22 de diciembre, no el 21”

– Estudioso propone hacer dos días de oración o ruegos para invocar
“ondas positivas” los días 15 y 20 de diciembre, a las 21 horas.

Por La Prensa Austral Domingo 9 de Diciembre del 2012

Compartir esta noticia
258
Visitas


Según algunos agoreros: el 22 de diciembre de 2012 marcaría el fin del mundo de acuerdo al calendario y escrituras mayas, en tanto otros profetizan un evento cósmico que dejará a la Tierra sumida en tres días y tres noches de absoluta oscuridad, al pasar ésta de la tercera a la “quinta dimensión”.

Al igual que en el mundo, aquí en Punta Arenas también hay muchas personas con temor o miedo, ya sea de morir o de desaparecer del planeta, señaló a este medio el escritor y ufólogo Eugenio Bahamonde. Como de costumbre, la gente recurre a quien pueda tener alguna información y él lo pudo apreciar en un reciente evento ufológico en Natales. Ahí mismo, para serenar a los magallánicos, Bahamonde propuso hacer algo con miras a este 21 de diciembre, “que no es el día 21, sino que los mayas hablan del día 22 de diciembre”.

Al respecto, su mensaje es muy simple: “Que los días 15 y 20 de diciembre, a las 21 horas, donde estés, si quieres orar puedes orar, si quieres rogar puedes rogar. La idea es pedir solamente ondas positivas para la Nueva Era, porque la Nueva Era comienza”. Como no todos son católicos o religiosos, pero sabiendo que muchos se preocupan y van a orar, rezar o rogar o pedir días antes, la idea es pedir solamente ondas positivas durante un par de minutos: “Me imagino a mi planeta Tierra y entrando ondas positivas, y punto. Si alguien no alcanzó a hacerlo y quiere, entonces repetimos el día 20, dos días antes de cuando suceda el hecho”.

Qué pasará
Explicó que el fenómeno en cuestión será igual a aquel en que el planeta Tierra da vueltas alrededor del sol: “Esa vuelta demora 12 meses, un año, y esos 12 meses divididos en cuatro estaciones, y tenemos las fechas. Esto es similar, todo el sistema planetario está dando vuelta alrededor de la estrella principal de (la constelación de) las Pléyades, que se llama Alcione. Entonces esa vuelta o ese año cósmico son 26 mil años, que están distribuidos en cinco estaciones, eras, tiempos, como lo quieras llamar, algún tipo de estación climática de 5.125 años cada uno. Eso es lo que termina ahora y empieza un nuevo período de 5.125 años, eso es lo que realmente sucede para unos el día 21, para mí el día 22. Los mayas hablan del 22 de diciembre”.

Para más tranquilidad de quienes tengan esta inquietud, señaló que “a mayor cantidad de gente es mejor, porque la oración en sí, crédulo o no crédulo, y el ruego unidos entre seres humanos tiene mucho efecto, no lo practicamos nunca”.

En su caso, Bahamonde indicó que está informado de esto ya desde 1975 a través de revistas y libros, y después le llegaron a sus manos grabaciones en VHS, donde se habla de toda la profecía maya. En ninguna parte habla del fin del mundo, ya que “para eso todavía nos falta la mitad del tiempo. ¿Cuándo va a terminar todo este sistema? Cuando el sol deje de calentar. ¿Y cuándo es eso? Cuatro mil 500 millones de años más”.

Obispo
Acerca de este revuelo mundial y el supuesto “fin del mundo”, monseñor Bernardo Bastres, obispo de Punta Arenas, expresó que “esto no tiene seriedad alguna”. Sólo expresó que si uno se dedicara a investigar cuántos fueron los millones de años antes de llegar la vida a la tierra, vería que “de esa vida para ser humana pasaron no sé cuántos miles de años. Y, proporcionalmente, lo que llevamos vivos comparado con esa época es un apéndice, somos un planeta muy joven, si eso lo han dicho todos. Yo no tengo ningún problema, yo tengo planificado hasta el próximo año, y si nos morimos, nos morimos, ¡qué le vamos a hacer!”.

Añadió que incluso “dicen que hay un chino o un japonés que está construyendo un barco. Yo he dicho lo siguiente: que si creemos que el mundo se acaba el 21 de diciembre, nosotros como Iglesia no tenemos ningún problema en que la gente nos teste, nos deje testamento de sus propiedades. Yo le aseguro que después del 21 de diciembre rezaremos eternamente por ellos. Porque yo estoy seguro que nosotros seguimos vivos, y tal vez ellos parten a otro lado, pero podrían hacer un bien enorme regalándonos sus propiedades a la Iglesia”.