Necrológicas
  • Orlando Vera Muñoz
  • Yerco González Cárcamo
  • Leonor Silva de la Fuente
  • Francisco Moreno Chávez
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Margarita Ríos Collier
  • Elena Cea Vidaurre

Un millar de peregrinos desafió el frío y el viento

Representante papal destacó poder compartir esta manifestación particular de amor a la Virgen y al Señor.

Por La Prensa Austral Lunes 26 de Noviembre del 2012

Compartir esta noticia
19
Visitas


“Esto es algo muy especial para nosotros como fieles, y yo vengo desde que la virgen está puesta acá, pese a todo el frío, pero la fe nos ha dado mucho y la fe es la que ayuda a uno”. Así lo destacó Alicia Gómez, vecina de la tercera edad de villa Las Nieves, quien cada año concurre al Centro Geográfico de Chile en compañía de su hija.

Este testimonio de una fiel asistente a la peregrinación a la Virgen de la Medalla Milagrosa, da cuenta del imán que ejerce la madre de Jesús aquí, en el confín austral del continente. Y a la cual este año, la presencia del Nuncio Apostólico del Papa Benedicto XVI en Chile, monseñor Ivo Scapolo, le dio un carácter aún más especial en esta tradicional fiesta en el kilómetro 53 Sur (camino a Fuerte Bulnes).

Fueron alrededor de mil los peregrinos quienes desafiaron ayer una fría tarde primaveral, dada la persistencia del viento, y compartieron una misa presidida por el representante de Su Santidad. Esta procesión se vio rejuvenecida y enriquecida con el aporte de un coro y la banda de la Escuela La Milagrosa, sumado a juveniles músicos de Jesús Nazareno. Además asistió un importante grupo de soldados conscriptos de Santiago, Concepción, Nueva Imperial y Punta Arenas, quienes habían hecho su Confirmación dos días antes.

Acompañaron al Nuncio el obispo Bernardo Bastres, parte del clero diocesano, el sacerdote vicentino Pablo Vargas, párroco de Collipulli, y el superior provincial de la Congregación de la Misión, padre Fernando Macías, además del Consejo Provincial de las Hijas de la Caridad.

Un saludo y bendición del Santo Padre a todos los asistentes a este acto de amor a la Virgen María impartió un abrigado Ivo Scapolo. En su homilía al aire libre, destacó poder compartir esta manifestación particular de amor a la Virgen y al Señor.
El dignatario eclesiástico llamó a los fieles a reavivar el santo orgullo de sentirse cristianos: “Yo he venido hasta aquí, casi cercanos a la Antártida, para decirles a ustedes que tienen que sentirse orgullosos de ser parte de la Iglesia y amar a esta Iglesia y amar a este Reino”.

Más vocaciones

La eucaristía contó con muchos momentos especiales y uno de ellos fue el de las ofrendas. Allí, la Pastoral Juvenil le entregó al Nuncio una cruz de madera con la firma de todos los caminantes.

Al término de ella, el obispo Bastres confirmó que a contar de 2013, la Congregación Vicentinos colaborará en esta diócesis con la presencia de tres sacerdotes, lo cual fue saludado con aplausos. Junto a ello, el prelado instó a orar a los fieles para que de sus familias surjan nuevas vocaciones.

A su vez, sor Raquel Argel, organizadora de esta peregrinación, destacó una muy buena respuesta juvenil este año, con alrededor de 360 participantes de la Pastoral Juvenil que caminaron 23 kilómetros, además de la presencia de 80 conscriptos con su capellán.

Asimismo, indicó que pese al desorden que se aprecia en el lugar, por las obras viales en el lugar, su comunidad cristiana se empeñará en hermosear la ambientación en torno a la imagen de la virgen. El desafío será seguir creciendo en número, en calidad y en fuerza, “la Medalla Milagrosa realmente es un regalo de Dios a la humanidad”.