Necrológicas
  • Ruth Oladia Casanova Villegas
  • Inés Carreño Carreño

Universitarios acusan a dirigenta vecinal de expulsión de sede

Una injusta situación, a su juicio, es la que denunció ayer Antonio Machado Santana, de 25 años y Licenciado en Educación egresado de la Universidad de Magallanes (Umag). El joven acusó a la presidenta de la junta de vecinos Nº38 “La Concepción-Chorrillos”, Ingris Soto Ojeda, de haberlo expulsado a él y sus compañeros de la sede vecinal, ubicada en calle Julio Montt Salamanca esquina Teniente Serrano, en la población La Concepción, en el sector norponiente de Punta Arenas. El recinto era ocupado desde hace casi tres años y hasta la semana pasada, por diez jóvenes para ayudar en sus estudios y tareas a 25 niños y niñas de entre 4 y 12 años, alumnos de establecimientos municipalizados, de dicha población y otros sectores, como la villa Alfredo Lorca, Las Parcelas y Juan Pablo II.
[…]

Por La Prensa Austral Domingo 2 de Octubre del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
64
Visitas


Una injusta situación, a su juicio, es la que denunció ayer Antonio Machado Santana, de 25 años y Licenciado en Educación egresado de la Universidad de Magallanes (Umag). El joven acusó a la presidenta de la junta de vecinos Nº38 “La Concepción-Chorrillos”, Ingris Soto Ojeda, de haberlo expulsado a él y sus compañeros de la sede vecinal, ubicada en calle Julio Montt Salamanca esquina Teniente Serrano, en la población La Concepción, en el sector norponiente de Punta Arenas. El recinto era ocupado desde hace casi tres años y hasta la semana pasada, por diez jóvenes para ayudar en sus estudios y tareas a 25 niños y niñas de entre 4 y 12 años, alumnos de establecimientos municipalizados, de dicha población y otros sectores, como la villa Alfredo Lorca, Las Parcelas y Juan Pablo II.

El sábado en la mañana (11 a 13 horas) lo dedicaban a los estudios y a preparar tareas. En la tarde, de 15 a 17 horas, a actividades recreativas, cerámica, pintura, paseos, museos.

“Hoy día (ayer) acudimos, como todos los sábados. La presidenta tuvo una discusión con una de nuestras monitoras y nos dijo que era nuestro último día, que no podíamos seguir. Desde hace un tiempo que nos estaba poniendo piedras en el camino; nos decía que no podíamos trabajar en las tardes, sólo en las mañanas; que el sábado siguiente no podíamos ocupar la sede porque había otra actividad; que el gas, que la luz. Nosotros, incluso, le planteamos ayudarla monetariamente para cubrir estos gastos, pero ella no aceptó. Entonces, empezamos a dudar de si era cierto o mala voluntad. Jamás le generamos un destrozo dentro de la sede. Lo que más sentimos es no poder seguir trabajando con los niños”, contó Machado.

“Nos parece que es una situación arbitraria, porque quien nos autorizó fue la asamblea de la junta de vecinos”, agregó.

“Teníamos comprometidos a profesores titulados para trabajar el próximo año en nivelación de estudios, para preparar a la gente que se fuera a inscribir a los exámenes libres, entendiendo que son personas que han estado fuera del sistema durante mucho tiempo. Era un proyecto que lo íbamos a presentar a la junta de vecinos. Hoy queda truncado por una decisión unilateral de una dirigenta que no le preguntó a nadie”, concluyó.

Aludida

Por su parte, la presidenta de la junta de vecinos La Concepción-Chorrillos, Ingris Soto, reconoció que tuvo una discusión con una de las monitoras, a quien acusó de faltarle el respeto.

Asimismo, indicó que existía un acuerdo de que cuando tuvieran los vecinos reuniones en la sede, las clases se suspendían, situación que dicha monitora no habría entendido, por lo que habría reaccionado con prepotencia contra la dirigenta vecinal, aseguró.
Ello motivó que los echara del recinto.