Necrológicas
  • María González Hernández
  • Silvia Cárcamo Guajardo
  • Susana Julia Levinieri vda. de Gallardo

Vecina ganó premio “Chao Jefe” y recibirá un “sueldo” de $1 millón mensuales, durante 10 años

Paula López Sepúlveda
[…]

Por La Prensa Austral Jueves 31 de Julio del 2014

Compartir esta noticia
127
Visitas


Paula López Sepúlveda
plopez@laprensaaustral.cl

Arreglar su casa y comprarse un auto son dos de las primeras cosas que hará Ana Lavinia Saldivia Aguilar, vecina de la población Pedro Aguirre Cerda desde hace 23 años, en el sector sur de Punta Arenas, quien recientemente se ganó el premio de Lotería “Chao Jefe Recargado”, comprando un cartón de Kino, por 1.500 pesos.
La mujer de 57 años recuerda que fue a comprar una cortina de Sodimac hace alrededor de dos semanas, cuando la cajera que la atendió, al momento de cancelar, le ofreció un cartón de Kino. “Así es que lo pagué y me lo guardé en mi cartera”.
“No esperaba nada, porque nunca me había ganado nada. Fui a comprar a Zona Franca y ahí pasé a la agencia a preguntar, saqué mi cartoncito, lo mostré y salió en la pantalla. Ahí me dijeron que me había ganado un millón de pesos. Y yo pensé que era ese millón y nada más. Pero después me dijeron que eran mensuales y por diez años”, contó.
“Ahí quedé en shock, me buscaron un banquito para sentarme y me dieron agua, porque quedé impactada”, agregó la vecina oriunda de Chonchi, isla Grande de Chiloé, quien vive con su esposo desde hace 34 años, José Muñoz Mansilla; el hijo de ambos, Pablo, estudiante de técnico en construcción, en la Universidad de Magallanes (Umag); y su mascota, una perra de raza boxer, de siete años, llamada “Donka”.
Su marido, quien presta servicios en construcciones, de forma particular, quedó tan impresionado con la noticia, que en ese momento no le creyó.
Cajera en un restaurante
Ya más repuesta, Ana se dio el gusto que muchos trabajadores asalariados o empleados quisieran darse, esto es, decir: ‘Chao jefe’, en este caso, a su jefa en el restaurante Centro Hijos de Chiloé, de Avenida España, Ariela Mansilla.
Allí Ana se desempeña como cajera esporádicamente o part time, desde hace dos años, como una forma de apoyar a su esposo con los gastos de la familia.
“Le dije, justamente ‘Chao jefe’ a mi jefa (ríe). Ella me dijo: ‘No, no te vayas Anita. Vamos a hacer todo para que te sientas agradada con nosotros, no queremos que te vayas’. Así es que, me quedé trabajando, porque me siento valorada como persona. Además, ¿qué saco con quedarme en la casa? De todas maneras, sigo trabajando, porque pienso seguir siendo la misma persona, no voy a cambiar por la plata”.
Sus hermanos no saben
El próximo lunes 4 de agosto Ana recibirá el primer pago de los muchos que vendrán, en la agencia de Lotería en Zona Franca. Posteriormente, los días 20 de cada mes seguirá recibiendo su “sueldo”.
“También estoy agradecida de que este premio me lo estén dando en cuotas, mes a mes, porque es una forma de cuidarme de los gastos, porque, si me hubieran dado la plata de una sola vez, a lo mejor la mitad ya la hubiera hecho desaparecer”, cuenta esta sencilla mujer, que sin buscarlo, le dio “el palo al gato”. Sin embargo, ni sus hermanos saben de este premio, sólo su madre, hasta hoy.
“En la única parte que lo conté fue en mi trabajo, ahí todo el mundo lo sabe. Pero a mi familia, no; solamente a mi mamá, a quien le pedí que fuera discreta”, confesó.
Sobre si tiene algún temor de que de ahora en adelante comiencen a llegar a su casa parientes, amigos y conocidos para pedirle plata prestada, Ana respondió: “Eso ya me lo aconsejó mi jefa (Ariela Mansilla, presidenta del Centro Hijos de Chiloé). Me dijo que se me iba a acercar gente que, posiblemente, me iban a pedir plata prestada, y a lo mejor nunca me la van a devolver. Me dijo: ‘Ana, la plata es tuya, tú vas a disponer de tu platita. Cuídala y cuando salgas de vacaciones, tómate unas buenas vacaciones’. Porque yo, hace dos años, que no me tomo vacaciones”.