Necrológicas
  • Abigail Oyarzo Osses
  • Juan Millapani Muñoz

Violento “rito de iniciación” vivieron soldados

Cabo segundo del Batallón Logístico que participó en el “bautizo” dio a conocer impactante video

Por La Prensa Austral Miércoles 4 de Mayo del 2011

Compartir esta noticia
86
Visitas


Daniela Muñoz S.
dmunoz@laprensaaustral.cl

Encerrados, aspirando humo y gases lacrimógenos, estuvieron durante al menos diez minutos un grupo de soldados conscriptos pertenecientes al Batallón Logístico Nº5 de la V División de Ejército. Hace un año los jóvenes, que acababan de ingresar a hacer el servicio militar fueron golpeados, amedrentados y asfixiados por sus superiores en un campo de instrucción ubicado a 75 kilómetros de Punta Arenas.

El hecho fue denunciado públicamente por un cabo segundo del Ejército a través de un video, quien participó en el inusual “rito de iniciación”. Este consistió en ingresar en medio de la noche a la habitación donde dormían los conscriptos para golearlos y luego arrojar bombas de humo y lacrimógenas. Posteriormente, los instructores militares cerraron las puertas y los dejaron salir cuando ya habían pasado varios minutos. El impactante video fue exhibido en la noche del lunes en el informativo central de Chilevisión Noticias.

El caso originó una investigación sumaria administrativa al interior del Ejército, que está a cargo del segundo comandante del Regimiento Logístico, coronel Mario del Río Granado.

Además, esta situación será llevada hoy ante la justicia militar por el abogado Marcos Ibacache en representación del efectivo que decidió hacer público el caso. “Los soldados estaban desesperados, yo entré hasta el fondo del dormitorio y no podía ver debido a que había mucho humo, era desesperante porque me asfixiaba. Pude rescatar a uno de ellos que estaba desmayado y que permaneció inconsciente durante media hora”, relató el funcionario del Ejército.

El cabo segundo se encuentra con licencia médica debido a un accidente laboral y en las próximas semanas será dado de baja debido a que en julio de 2010 fue procesado por supuestos malos tratos a soldados. “Conmigo limpiaron la imagen del Ejército, se hicieron los moralistas pero el video demuestra lo contrario”, indicó.

Video del “bautizo”
El efectivo, que hizo público el maltrato a los conscriptos, tiene en su poder un video que muestra todo lo ocurrido en la “noche de furia” que tuvieron los instructores contra los ochenta jóvenes.

En la grabación, se pueden escuchar los gritos de desesperación de los soldados y es posible ver la cantidad de humo que tuvieron que soportar. Además, quedan en evidencia los golpes y malos tratos que recibieron los jóvenes cuando iban saliendo de la habitación.

Según el relato del cabo la “ceremonia” no terminó ahí. Luego fueron obligados a hacer ejercicios recibiendo gases lacrimógenos en el rostro, golpes y siendo empapados con agua. Antes de “liberarlos” un oficial tomó una ametralladora y disparó hacia el aire para “asustar” a los soldados, sin tomar ningún resguardo por el riesgo de la maniobra. Todo ocurrió durante la noche y finalizó antes que amaneciera.

Testimonio y denuncia
El cabo que dio a conocer este caso accedió a dar una entrevista sin mostrar su rostro, ni dar a conocer su nombre. El militar, que lleva diez años en el Ejército, se mostró arrepentido por haber participado en el violento rito a jóvenes conscriptos.

– ¿Por qué lo hicieron?
– “La idea surgió producto del ocio, en el video se ve que los oficiales estaban jugando Playstation. En un momento el capitán dijo que los soldados estaban muy flojos y que había que hacerlo más entretenido y se comenzó a organizar todo. Cada uno hizo lo que le correspondía. El capitán dijo que había que buscar un ‘cura’ porque íbamos a bautizar a los soldados y fue a buscar al cocinero”.

– ¿Habías participado antes en algo así?
– “Nunca, me llamó la atención pero no podía hacer nada”.
– ¿Qué hacían los soldados?

– “Estaban desesperados, incluso tuve que arrastrar a uno que estaba desmayado. El capitán nos dijo que había que dejarlos encerrados para que sintieran el humo. Era como estar en un incendio, era irrespirable”.

– ¿Qué decían al otro día los jóvenes?
– “Algunos ya no querían hacer nada, nos decían que les pegáramos y que no les importaba después de lo que habían vivido la noche anterior. Estaban amurrados y eso le dio temor al capitán”.

– ¿Ellos lo denunciaron?
– “No”.

– ¿Por qué lo denuncias tú ahora?
– “Porque a mí me acusaron por algo que no hice, me juzgaron y me van a dar de baja. Pero esto es mucho peor. Por eso mañana (hoy) voy a hacer una denuncia ante la Fiscalía Militar. Cuando se estaba revisando mi caso yo pensaba que no me iban a sancionar porque lo que habían hecho ellos era mucho más”.

– ¿Los oficiales que estuvieron a cargo de la operación todavía trabajan en Punta Arenas?
– “El capitán y un teniente fueron trasladados. Todavía queda un teniente en el regimiento”.

– ¿Por qué no quieres hacer pública tu identidad, tienes miedo?
– “Tengo miedo por mi familia. Y también temo que esto me pueda perjudicar en el ámbito laboral y en mis estudios”.

– ¿Volverías al Ejército?
– “No volvería, y quizás pida protección. Por eso cubro mi imagen por un tema de seguridad porque yo sé cómo es el Ejército, sé que son mafiosos, son una mafia y se los digo con todas sus letras. Yo sé que el día de mañana algo le pueden hacer a mi familia”.