Necrológicas
  • René Lopeteguis Trujillo
  • Luisa Mancilla Soto
  • Juan Mario Moreira Añazco
  • César Barrientos Cárdenas
  • Raúl Low Bórquez
  • Nancy Cofré Yévenes

2015, Chile al desnudo

El año que recién hemos dejado atrás fue prolífico en materia de colusión, negociados, financiamiento político ilegal, etc, cansa seguir repitiendo o repasar la lista de la lavandería, todo manchado, por no decir algo más fuerte. A medida que iba apareciendo cada caso, el asombro era cada vez más grande, de nuestras elites prácticamente no quedó ningún sector que se salvara. El cuestionamiento golpeó fuerte a las universidades, donde se forma la elite, en ética sin duda quedaron al debe. Sin embargo, la tremenda acumulación de fraudes y trampas, nos puede servir de algo si se aprovecha la experiencia para sacar lecciones y hacer los cambios que permitan evitar estos excesos en el futuro.
[…]

Por Diego Benavente Viernes 8 de Enero del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
54
Visitas

El año que recién hemos dejado atrás fue prolífico en materia de colusión, negociados, financiamiento político ilegal, etc, cansa seguir repitiendo o repasar la lista de la lavandería, todo manchado, por no decir algo más fuerte. A medida que iba apareciendo cada caso, el asombro era cada vez más grande, de nuestras elites prácticamente no quedó ningún sector que se salvara. El cuestionamiento golpeó fuerte a las universidades, donde se forma la elite, en ética sin duda quedaron al debe. Sin embargo, la tremenda acumulación de fraudes y trampas, nos puede servir de algo si se aprovecha la experiencia para sacar lecciones y hacer los cambios que permitan evitar estos excesos en el futuro.
Lo positivo del año 2015, es que el país se percató y reaccionó con energía frente al descalabro ético que azotó a distintas esferas del poder. Se inicia el año con el caso Caval que descoloca a la Presidenta y la derrumba de su pedestal de aprobación ciudadana, por su manera de reaccionar y el error de designar a su hijo en un cargo público de importancia, conociendo de sus limitaciones. El batatazo a los principales grupos económicos, partiendo por el caso Penta, Luksic-Caval, Angelini platas políticas, Matte colusión tissue y ahora último la colusión al cuadrado de los pollos con los supermercados. La política con SQM liderada por el yerno de Pinochet, financiando transversalmente a moros y cristianos. Para terminar con el fútbol, donde la corruptela internacional tuvo su bajada nacional con Jadue perseguido por el FBI y para no ser menos, la bendición inicial con la Iglesia, sus entuertos y encubrimientos. En esto, el único que se salva es el pueblo y la ciudadanía, que producto de su empoderamiento y al ejercer presión social, con la ayuda de los medios, han logrado que todo pudiera salir a la luz, gracias a fiscales empoderados que no se han doblegado frente al poder. Con esta reserva moral ciudadana ha sido posible desnudar estas tremendas debilidades de la clase dirigente, todo lo cual permite, si se hace bien, poder empezar a construir un país desde la coherencia y lo ético, elevando así los estándares. Está más que claro, los que no den el ancho o no sean capaces de pasar esta valla de rectitud y transparencia, deberán quedar a la vera del camino.
Una manera de salir de esto jugando, es empezar a hacer la tareas pendientes y en serio, así a modo de penitencia y compensación a los consumidores, es posible pensar en un sistema de “donaciones activas” de estos grupos empresariales. Donaciones importantes de grandes empresas, a instituciones regionales, que además las hagan jugarse e involucrarse con los territorios y no seguir concentrando todo en dos o tres universidades del barrio alto. La responsabilidad es de todos y aún mayor de estas empresas que se han coludido o abusado de los consumidores o se han visto beneficiadas por la explotación de recursos asociados a determinados territorios del país sin que éstos reciban algún beneficio. Es hora de un estrecho involucramiento con las regiones y territorios más alejados y provocar competencia en buena, por quien es capaz de generar más desarrollo endógeno. Que impuesto ni que 8/4, esto debiera ser a corto plazo una tarea nacional y, por propia voluntad debieran manifestarse los grandes grupos empresariales. El país lo hacemos todos y si el Estado es lento o se empantana en su maraña burócrata-política, hay que ponerse el overol y echarle para adelante, aportando el conocimiento acumulado en la gestión empresarial, que es capaz de competir a nivel global e internacionalmente, para ponerlo al servicio de lo que el Chile real de las provincias necesita.