Necrológicas
  • Leonor Silva de la Fuente
  • María Vera Ojeda
  • José Ortega Sepúlveda
  • Luis Alberto Latorre Vera

A los ciudadanos de “Muerto Natales”

Por Ramón Arriagada Miércoles 27 de Julio del 2016

Compartir esta noticia
799
Visitas

Como nunca he visto a los natalinos preocupados de tantos temas que tienen directa relación con la vida diaria y las proyecciones de futuro. La puesta en marcha nuevamente de los vuelos de Latam y Sky, desde y hacia  Puerto Natales, genera expectativas respecto a cómo los flujos turísticos, supeditarán el comportamiento de los visitantes respecto al Parque Nacional Torres del Paine. No en vano, aquí hay un conglomerado de chilenos que vislumbró en el turismo una forma de romper con el aislamiento y la mezquina conectividad.

La habilitación del campo aéreo en condiciones inmejorables para recibir aeronaves de mayor capacidad; la conexión por vía marítima de Puerto Natales con Puerto Edén y Puerto Yungay generando una continuación hacia el sur de Carretera Austral; sumado a la licitación de la fibra óptica, hace del actual gobierno -dejando de lado las pasiones- la administración que más ha hecho por romper con las carencias de la  conectividad de Ultima Esperanza con el resto del territorio nacional. 

Pero hay circunstancias que acechan las expectativas de días mejores para los natalinos.  Son temas que nos han hecho caer en una telaraña de preocupaciones insospechadas.  Apostamos a un desarrollo armónico en la temporada que se aproxima para nuestro Parque Nacional Torres del Paine; nos preocupan los excesos de caminantes por sus senderos con un maltrato evidente de los escenarios naturales y por los incendios de años anteriores. Cómo no ser indiferentes ante la intervención en nuestros canales de la salmonicultura, sobre todo ahora, que se anuncia la llegada de nuevos centros de producción. Tal vez lo más preocupante esté centrado en la arremetida de una empresa minera, que ha vuelto a encender las luces de alarma, por su interés de explotar carbón a tan sólo quince kilómetros de la  ciudad.

Se vienen las elecciones municipales. Bueno sería que el mensaje de los candidatos girara alrededor de estos temas trascendentes; porque aquí, entonces, nos jugamos el futuro nuestro y de las generaciones que nos sucederán. Felizmente hay manifestaciones emergentes de estos propósitos.  Mario Margoni, candidato a alcalde de la Nueva Mayoría, ya instaló en la discusión los temas de la coyuntura. En su relato, un justo llamado de atención; no permitir que industrias como las salmoniculturas y la extracción del carbón, con su política de traer hombres solos y no familias, nos regalen una masa crítica de nuevos pobladores  desarraigados, cuyo destino sea una periferia marginal con todas sus falencias.

El ingeniero Mauricio Aguilera, tortelino, gran amigo e impulsor de la unión marítima entre Puerto Natales y Puerto Yungay, querendón de su tierra aisenina, ha dejado el siguiente testimonio del impacto de la crianza de salmones en Aysén, “De las tres mil setecientas personas, el 70% viene de otras regiones, es decir, para desarrollar la actividad salmonera en Aysén se requiere mano de obra de otras regiones. Por lo tanto, la línea argumental de generar empleos parece no ser realmente un beneficio para el desarrollo económico regional, dado que los ingresos pagados por sueldos y salarios a los trabajadores de las salmoniculturas, se gastarían en otras regiones del país” (El Divisadero 11.06.2015).

En la anterior crisis salmonera en la Región de Los Lagos, me tocó visitar su ciudad capital que por aquellos días la llamaban, “Muerto Montt, la capital de Los Vagos”, bautizada jocosamente por los propios portomontinos, que vivían difíciles instancias, por cierres de centros y una cesantía cruenta. Sensible a los vaivenes de precios y enfermedades, el jolgorio y optimismo de buenas cosechas, nos pueden preparar una trampa y en el futuro estarnos quejando de vivir en un desesperanzado “Muerto Natales”.