Necrológicas
  • Jorge Ulloa Ulloa
  • Mario Riquelme Haselbach

Aula flotante antártica

Por Alfredo Soto Martes 20 de Diciembre del 2016

Compartir esta noticia
42
Visitas

Lo primero que escuché abordando el AP Aquiles de la Armada de Chile en el viaje que realicé a la Antártica acompañado de cinco estudiantes de la Umag, fue lo siguiente: …“señores, están Uds. en el mejor buque de la Armada de Chile”…veamos de qué se trata. El AP-41 Aquiles es un transporte de carga y pasajeros de gran autonomía, diseñado para operar por largos períodos sin apoyo. Fue construido por los Astilleros y Maestranzas de la Armada en Talcahuano, siendo lanzado al agua y bautizado el 4 de diciembre de 1987, y entregado oficialmente a la Armada el 16 de agosto de 1988, convirtiéndose, hasta la fecha, en el mayor buque construido por dichos astilleros. Es un buque de ocho cubiertas, con acomodaciones al centro, lo que asegura una buena habitabilidad, tanto en puerto, como en la mar. El buque realiza variadas comisiones durante el año, las cuales abarcan todo el territorio nacional, tanto insular, como continental, prestando apoyo a zonas aisladas o en situaciones de catástrofe, transportando ayuda material o médica, y contribuyendo al soporte logístico de la Armada. En el mes de noviembre, se dio inicio a la Campaña Antártica 2016/2017 en donde esta embarcación cumple con labores destinada a apoyar a operadores antárticos nacionales e internacionales, entre ellos, el Instituto Antártico Chileno, la V División de Ejército y la IV Brigada Aérea, cumpliendo con el propósito de contribuir a los intereses de la Armada y del Estado de Chile. El comandante del buque, capitán de fragata, Edgardo Acevedo, resalta que “este buque tiene la capacidad de llevar 41 contenedores de 30 pies, puede acomodar a 350 personas incluyendo la dotación”. Además explicó que “el buque puede llevar dos helicópteros a bordo y puede almacenar víveres que nos permiten llegar a áreas donde necesiten abastecer o dar soporte logístico de 45 días”. En esta oportunidad y abriendo la brecha inaugural de la campaña antártica 2016/2017 de todo su cargamento explicado anteriormente, quiero hacer resaltar el gran aporte de “carga de conocimiento” y la gran disposición para convertir en algunos momentos y con el tiempo suficiente mientras se navega por los trechos más largos como el Paso del Mar de Drake, la gran camaradería en recepcionar la participación de nuestros alumnos del Magíster en Ciencias Antárticas, en contundentes informaciones entregadas por los mismos de manera pública al resto de los pasajeros, quienes se sintieron realmente beneficiados con esta participación académica de la Primera Expedición con estas características en que alumnos y el suscrito llevábamos a cabo, desarrollando una carpeta de actividades con material de apoyo para ir conociendo la antártica de una manera didáctica, entretenida e interesante. Muchas preguntas se hicieron y muchas respuestas también se declamaron. Los niños y mas jóvenes a bordo no escaparon a estas instancias y sentirse parte de esta filosofía de la “soberanía por el conocimiento”, que incluso nos ocupamos en celebrar el Día Internacional de la Antártica el día 1 de diciembre, que destaca la efeméride de la firma del Tratado Antártico en 1959. Nos queda sólo desde esta tribuna efectuar todos los agradecimientos públicos a la IIIa. Zona Naval en la persona de su comandante en jefe, contralmirante Sr. Ivo Brito, al jefe de la División Antártica de la Armada capitán Hugo Hinrichsen, al comandante y a toda su tripulación del AP 41 Aquiles capitán de fragata, Edgardo Acevedo y a todo el público, civil, uniformados, chilenos y extranjeros que sabemos que no sólo fue un viaje para conocer y laborar en la Antártica, sino fue una gran oportunidad para convertir una embarcación como el Aquiles en un AULA FLOTANTE en los mares antárticos.