Necrológicas
  • René Lopeteguis Trujillo
  • Luisa Mancilla Soto
  • Juan Mario Moreira Añazco
  • César Barrientos Cárdenas
  • Raúl Low Bórquez
  • Nancy Cofré Yévenes

Ciencia, robótica y modernidad

Por Jorge Abasolo Lunes 16 de Mayo del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
56
Visitas

La tecnología no es lo mismo que la máquina, aunque están relacionadas. Sería como confundir la gordura con la hinchazón; o la legalidad con la justicia.
La tecnología es todo aquello que está detrás de las máquinas, su lógica, su ideología o sentido, su impulso o dirección. La tecnología no es neutra, aunque la máquina sí lo es. Esto significa que solamente la máquina es la que está sujeta a los valores humanos y a cómo se la emplea. La tecnología, a su vez, una vez que se desarrolla y alcanza su masa crítica, impone sus propias reglas y condiciones por las que fue creada.
Uno de los desafíos que enfrenta el ser humano en el siglo actual es el avance vertiginoso de esta tecnología. Si a ello agregamos la inventiva femenina se nos crea un nuevo desafío, cuajado de sorpresas. ¿Cómo hacen uso ellas de la robótica y de un mundo donde la ciencia desbordó hace rato la imaginación?
Veamos un caso paradigmático:
La mujer se encuentra en la cama con su amante cuando súbitamente escucha el ruido de la puerta. Aterrada ante la posibilidad de que el marido los descubra, estudia las opciones para salir de tal episodio. Con la rapidez de una mala noticia ella reacciona al instante:
– Tú sígueme el cuento y no te muevas para nada. Déjame que hable yo y quédate muy quieto…inmóvil como estatua.
El marido entra a la habitación saludando como de costumbre:
– Hola cariño …fíjate que adelantaron el vuelo desde Buenos Aires y he llegado antes de lo previsto.
Al girar la cabeza ve al hombre completamente desnudo.
– ¡Explícame de inmediato de qué se trata esto! ¿Un hombre desnudo en mi cama y a tu lado?  ¡Nooo…!
La mujer se limita a reírse socarronamente.
– Pero, cariño…¿piensas que te estoy engañando con otro, verdad? No te enojes. Como viajas tanto y siempre estás tan ocupado, me he comprado este robot esclavo sexual modelo CDL25 CM. Acércate, parece de verdad pero no es más que un robot. Se refrigera con agua, tiene conexión a Internet y actualización automática de programas.
-¿ De verdad necesitas algo así?  Bueno, ya estoy en casa, vente conmigo a la cama.
– Es que me ha venido la regla y además tengo algo de jaqueca. Estoy muy agotada, amorcito.
– ¡La suertecita que tengo! Bueno, por lo menos prepárame algo de comer.
La mujer se dirige a la cocina y deja al esposo a solas con el robot. El extenuado marido no deja de pensar con cierta malicia:
– Hummm…Supongo que si le sirve a mi mujer, también me podrá servir a mí. De modo que lo  agarra del brazo y lo tumba boca abajo en la cama. El robot dice con la voz más metálica que puede:
– Error del sistema. Error del sistema.
Más que enojado, el hombre se sube los pantalones y se echa el robot a la espalda.
-¡Este trasto es una mierda…! Pero si no me va a servir a mí, tampoco le va a servir a mi mujer. ¡Ahora mismo lo lanzo por la ventana!
El amante (robot) totalmente asustado al recordar que estaba en un décimo piso, grita con la misma voz metálica:
– ¡Sistema actualizado! ¡Sistema actualizado!  Descarga de software completa. Por favor, inténtelo de nuevo.