Necrológicas
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Ana Luisa Sepúlveda González
  • María Cárcamo Márquez
  • Edita de Lourdes Oyarzún Díaz
  • Lucila del Carmen Barría Mancilla
  • Dina Gómez Alba

Dedo prodigioso

“La noche del 25 de abril (de 1988) las calles estaban desiertas. El PPD -como partido legalmente inscrito- se había ganado el derecho a estar en la televisión y Lagos sabía que no podía desaprovechar esa oportunidad. Pero nunca imaginó que levantar el índice, mirar fijamente a la cámara y hablarle directamente a Pinochet, provocaría tal impacto”.
[…]

Por Abraham Santibáñez Sábado 22 de Agosto del 2015

Compartir esta noticia
39
Visitas

“La noche del 25 de abril (de 1988) las calles estaban desiertas. El PPD -como partido legalmente inscrito- se había ganado el derecho a estar en la televisión y Lagos sabía que no podía desaprovechar esa oportunidad. Pero nunca imaginó que levantar el índice, mirar fijamente a la cámara y hablarle directamente a Pinochet, provocaría tal impacto”.
La historia, aquí contada en las palabras de la periodista Patricia Politzer, ha sido reproducida una y otra vez, convirtiéndose en un hito épico que ningún contemporáneo del final de la dictadura podrá olvidar.
Tras una breve introducción en que recordó las promesas no cumplidas por el general Pinochet empezando por su oferta de “metas y no plazos”, Lagos lanzó su estocada de fondo:
“Raquel (Correa, una de las periodistas del programa), usted me va a excusar: hablo por 15 años de silencio. Y me parece indispensable que el país sepa que tiene una encrucijada y una posibilidad de salir de la encrucijada, civilizadamente, a través del triunfo del NO”.
Comenta Patricia Politzer: “Faltaban pocos minutos para el fin del programa. El país había quedado sin aliento”.
No fue un gesto improvisado.
Es probable que la forma se haya decidido a última hora, pero desde mucho antes Lagos ya tenía cierta práctica en el juego de las cámaras y por eso su mirada a la cámara precisa resultó impecable.
Más de un cuarto de siglo después de ese episodio, el genio político de Lagos parece intacto. Después de un largo período de silencio, en las últimas semanas ha ido recuperando presencia ante la opinión pública. Su visita a Jorge Burgos, cuando se desempeñaba como Vicepresidente de la República, generó una batalla mediática que no ha terminado. De inmediato, en una entrevista en El Sábado de El Mercurio, dejó en claro que “por amor a Chile”, no le teme a una nueva postulación a La Moneda, pese a que, si triunfa,  asumiría bordeando los 80 años de edad.
Es evidente que la confusión que ha impregnado este año al gobierno de Michelle Bachelet abre la puerta a quien quiera ser candidato. Está el infatigable ME-O. Y también Andrés Velasco y, por supuesto, muchos otros políticos, distinguidos o no.
Nadie supera a Lagos en este momento. Lo señaló de manera sencilla el diputado DC Patricio Vallespin: “Cuando hay incertidumbre la gente prefiere cosas garantizadas y el ex Presidente Lagos tiene esa claridad de lo que quiere”.
Es muy temprano todavía para proclamar a Lagos como candidato. Los próximos meses no serán fáciles y, aunque en estos días hay quienes lo aplauden con entusiasmo, también  ha recibido duras críticas. Juan Diego Montalva, en La Segunda, calificó la entrevista en El Mercurio como una “maldad”. ¿La razón del calificativo? “En cada tema, (Lagos) tiene una propuesta clara, con cronograma y estrategia de implementación”.
Desde afuera no parece tan malo.