Necrológicas
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Ana Luisa Sepúlveda González
  • María Cárcamo Márquez
  • Edita de Lourdes Oyarzún Díaz
  • Lucila del Carmen Barría Mancilla
  • Dina Gómez Alba

Desatinos fenomenales

En Chile se caracteriza por experimentar cada cierto tiempo una serie de desatinos de carácter fenomenal, que hacen que nuestro país con pretensiones de ser moderno, retroceda en lugar de avanzar, producto del despilfarro de recursos. Lo cual coincide con un permanente abuso sobre dos sectores, los que menos tienen y los habitantes de regiones. Uno de los ejemplos de estos desatinos mayúsculos es el Transantiago, cuya evasión  recientemente ha alcanzado el nivel más crítico en nueve años, llegando al 27%. Es decir, no sólo no mejora, sino que empeora, lo cual significa que todos los chilenos, sobre todo de regiones, deben sacrificar recursos de otros proyectos para subsidiar las ineficiencias del Transantiago.
[…]

Por Diego Benavente Viernes 5 de Febrero del 2016

Compartir esta noticia
72
Visitas

En Chile se caracteriza por experimentar cada cierto tiempo una serie de desatinos de carácter fenomenal, que hacen que nuestro país con pretensiones de ser moderno, retroceda en lugar de avanzar, producto del despilfarro de recursos. Lo cual coincide con un permanente abuso sobre dos sectores, los que menos tienen y los habitantes de regiones. Uno de los ejemplos de estos desatinos mayúsculos es el Transantiago, cuya evasión  recientemente ha alcanzado el nivel más crítico en nueve años, llegando al 27%. Es decir, no sólo no mejora, sino que empeora, lo cual significa que todos los chilenos, sobre todo de regiones, deben sacrificar recursos de otros proyectos para subsidiar las ineficiencias del Transantiago.

Desde mediados del 2015 se crea el Centro de Investigación de la Madera ubicado en la PUC en Santiago con apoyo de la Corma y las grandes forestales, resulta curioso que estando la gran masa forestal en las regiones del Maule, Bío Bío, Araucanía y Los Ríos, se decida con apoyo de Corfo más encima, instalar un centro de este tipo en Santiago para entre otros, investigar el uso estructural de la madera en la construcción.

Otro claro ejemplo es la estigmatización que sufren las viviendas sociales y sus habitantes, producto de los pésimos diseños elaborados por flamantes profesionales del urbanismo oficial por décadas. Los que han permitido el desarrollo de complejos habitacionales de casas minúsculas apiñadas en lugares extramuros de las ciudades, sin ningún tipo de acompañamiento de entorno y produciendo una segregación que daña a la población y a las generaciones futuras. Una muestra de esto es la población Parinacota en la RM, que en el pasado reciente sufrió una balacera contra la banda de los Chubis, transmitida prácticamente en directo y por coincidencia en el programa de TV, “En su propia trampa”.

Y para no ser menos TVN el canal de televisión pública nacional, es otro de los ejemplos, producto del autofinanciamiento y una gestión inadecuada, hoy en día ocupa el cuarto lugar del rating por canales, siendo que siempre fue el puntero y, está enfrentando una pérdida que el año pasado alcanzó a cerca de los 20 mil millones de pesos. Dentro de las medidas tomadas, lo primero que cortan son algunos de los centros regionales.

Una luz al final del túnel, al menos la Corte Suprema recientemente con un fallo, esperamos aleccionador, impedirá que a futuro se construya sobre la cota mil en la ciudad capital de Santiago. Un parelé necesario que de no existir seguirá haciendo crecer cual mancha de aceite los límites de la gran ciudad.

Mirando positivamente hacia el futuro y dada la relevancia del proceso constituyente, las regiones debieran aprovechar esta instancia para poder influir en poder fundar una República descentralizada que mire al futuro dando autonomía, importancia y poder de decisión a todos sus habitantes sin importar donde vivan. En esta iniciativa, es importantísimo, incluso  desde los ejes territoriales, el poder incluir algo potente en este sentido, donde la libertad y responsabilidad ciudadana estén en la base territorial y, desde ahí nazca la construcción de nuestra nación proyectada con fuerza al futuro, respetando las distintas identidades territoriales y habilitando a todos sus ciudadanos para poder ejercer sus derechos y deberes desde su terruño. Eliminando las odiosas diferencias que va concretando un sistema centralista donde todo tiende a concentrarse en muy pocas manos y en la capital.