Necrológicas
  • Leonilda Florencia Bargetto Orellana
  • Ana Luisa Sepúlveda González
  • Laura Rosa Prado Cuevas

El gran puente

Por Abraham Santibáñez Sábado 26 de Noviembre del 2016

Compartir esta noticia
29
Visitas

El profesor Ning Fang, director del Instituto de Ciencia Política de China, es un académico de alto nivel y sencilla apariencia. Viajó a nuestro continente con la comitiva del Presidente chino Xi Jinping y en Santiago, en un seminario en el Instituto de Chile, presentó la semana pasada su obra más reciente: “China camino a la democracia”.
Aparte de doce acuerdos firmados entre Chile y China, durante la visita del Presidente Jinping se concretaron otras iniciativas. Entre ellas el establecimiento en Santiago de una sede de la empresa editorial China Social Sciences Press, CSC. El objetivo declarado de la visita era “consolidar una nueva fase con una Asociación Estratégica Integral”. O, como puntualizó el ex embajador chileno en Beijing, el periodista Fernando Reyes Matta, de llevar a la práctica “diversas iniciativas pensadas a mediano y largo plazo (que) buscan profundizar aún más los estrechos lazos que exhiben ambos países”. Entre ellas, la inauguración de la sede editorial CSC, cuyo objetivo es la publicación en castellano de trabajos de investigadores chinos, es un punto sobresaliente.
Tras casi medio siglo de relaciones diplomáticas, iniciadas en medio de la Guerra Fría, en diciembre de 1971, Chile y China han consolidado una amistad que cruza la gran distancia física entre ambos países. Como aseguró el Presidente Xi Jingping, “el océano Pacífico ha dejado de ser una gran barrera que divide China y Chile, para convertirse más bien en un nudo y puente que nos une”.
Aunque no se mencionó explícitamente en los discursos oficiales, el telón de fondo de la visita es el cambio del panorama internacional, en especial después del inesperado triunfo de Donald Trump en Estados Unidos. El eventual acercamiento a Rusia del nuevo gobierno norteamericano y sus anunciadas medidas proteccionistas han generado prontas reacciones.
China, pese a los problemas que arrastra desde toda su historia en materia de democracia y derechos humanos, puede jugar un papel decisivo en los próximos años y así lo han entendido diversos estadistas, incluyendo a Michelle Bachelet. Lo que procede es mejorar las relaciones, ir más allá del simple (aunque muy valioso) intercambio comercial. Queda pendiente el tema que se vislumbra tras la presentación del libro del profesor Fang: cómo avanzará China hacia una auténtica democracia, más allá de la mezcla actual -reconocida por este autor- de autoritarismo y libre mercado.
Más allá del pesimismo político imperante en Chile, hay una gran oportunidad en la influencia positiva que nuestro país puede ejercer en lo que viene para los chinos.