Necrológicas
  • Marcelo Silva Toledo
  • María Luisa Aguilar Gutiérrez
  • Tránsito Barría Barría
  • Ruth Casanova Villegas
  • Zoila Levien Manquemilla
  • Sergio Saldivia López

El mundo de los zurdos

Según el diccionario, zurdo es aquella persona que se desenvuelve mejor con la mano izquierda que con la derecha. Según mi sobrino Enrique, zurdo es una persona que tiene la mano derecha al otro lado.
[…]

Por Jorge Abasolo Lunes 20 de Julio del 2015

Compartir esta noticia
86
Visitas

Según el diccionario, zurdo es aquella persona que se desenvuelve mejor con la mano izquierda que con la derecha. Según mi sobrino Enrique, zurdo es una persona que tiene la mano derecha al otro lado.

En un mundo orientado hacia la derecha, (no es una observación política, por si acaso) los zurdos parecen seres extraños a quienes siempre se les ha mirado de reojo o con sospecha. Como se miraría a un huaso en la ópera, a un ex trabajador del PEM vendiendo dólares o a un político reacio a viajar  y dispuesto a rebajarse el sueldo. En esto hay semi verdades, sofismas y hasta mitos.

Ha sido tan fuerte a lo largo de los siglos eso de que los zurdos tienen algo de maligno y de inferior, que la palabra siniestro (del término latino sinister, “izquierdo”) ha llegado a significar algo maléfico y funesto.

Cuando un político de derecha sostiene que la izquierda es siniestra, ese sector político se incomoda con justa razón.

Un mito harto arraigado señala que los zurdos son más creativos. Puede ser. Prueba de ello son los casos de inventores como Leonardo da Vinci y Benjamín Franklin, y de innovadores como el pintor Pablo Picasso y los escritores Mark Twain y Lewis Carroll.

En cuanto a la excentricidad, los estudios psicológicos muestran que los zurdos son más rebeldes e inconformistas. No en vano Fidel Castro es zurdo. Y Julio César también lo fue.

Actualmente el mundo ha ido dejando atrás este concepto prejuicioso. Hoy por hoy los zurdos conforman el 10 por ciento de la población mundial y son cada vez más tolerados, aunque aún se cometen discriminaciones. Por ejemplo, algunas tiendas ofrecen a la venta casi todo tipo de mercancía para zurdos: abrelatas, relojes de pulsera y naipes. En lo que se refiere a lápices, raquetas de tenis, CD y televisores felizmente no se puede discriminar. ¿Cómo podría usted ofrecer peinetas o  DVD para zurdos?

Conviene aclarar que ninguna persona es zurda por completo y no hay dos exactamente iguales. Una persona puede jugar tenis con la mano izquierda y al tenis de mesa con la derecha; un tipo puede lanzar una pelota por debajo del hombro con la derecha y por encima con la izquierda. Sé de un político que ocupa la derecha para traficar y la izquierda para vender.

Parece que el arte, la literatura y el cine estuvieran coludidos con los hábiles de la mano izquierda, porque no deja de sorprender la cantidad de zurdos que engrosan la lista. Ahí están los casos de Miguel Angel, Charles Chaplin, Greta Garbo, Judy Garland, Marilyn Monroe, Danny Kaye, Marcel Marceau y hasta Paul Mc Cartney. Puede que exista un acuerdo entre las artes y los zurdos, pero no hay que entusiasmarse con la idea, porque Jack el destripador y el estrangulador de Boston se cuentan también entre los zurdos.