Necrológicas
  • Marcelo Silva Toledo
  • María Luisa Aguilar Gutiérrez
  • Tránsito Barría Barría
  • Ruth Casanova Villegas
  • Zoila Levien Manquemilla
  • Sergio Saldivia López

Estados Unidos

Por Jorge Abasolo Lunes 18 de Julio del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
79
Visitas

Pocas veces un libro en torno a la potencia máxima del planeta logra una ecuanimidad digna de buena causa. Me refiero a “Historia Mínima de Estados Unidos”, de la mexicana Erika Pani y que en Chile distribuye OCEANO.

Cierto delirante anticomunismo llevó a los Estados Unidos a apoyar iniciativas antidemocráticas, como la intervención descarada de gringolandia en América Latina, so pretexto de luchar por el “mundo libre” o detener el avance funesto de los comunachos. EE.UU. metió sus narices en Guatemala en 1954, fisgoneó en República Dominicana en los años sesenta o en Brasil en 1964. Y también ayudó a derrocar a Allende en 1973 para las iras de los marxistas. Y como en política no hay lógica, esos mismos marxistas se abrazaban efusivamente cuando USA metió cuanta plata pudo para derrocar a Pinochet.

El racismo ha sido la nota infamante que costó años a Estados Unidos poder erradicar. Como gran cosa en el Estado de Virginia se les dio derecho a voto, siempre y cuando votaran en blanco,

En Birmingham, Alabama, entre 1954 y 1955 la población afroamericana boicoteó los autobuses que los obligaban a sentarse atrás hasta que se derogó -por mandato judicial- el reglamento municipal que segregaba el transporte público.

También el alcalde Bronx permitió la entrada gratuita a los negros al zoológico, pero como visitas, ya que antes los dejaban como parte de las especies exóticas para que los blancos se solazaran.

No fue fácil que los negros lograran equiparar la cancha en derechos con los blancos. “Historia Mínima de Estados Unidos” recuerda que en Carolina del Sur se invertía tres veces más en las escuelas blancas que en las negras.

Ni hablar de las primeras escuelas para negros construidas en Detroit. La Biblioteca tenía un solo libro: el libro de reclamos.

El escarnio de los profesores llegaba a límites intolerables para con los jóvenes de color. El profesor solía hacer zaherir a los negritos:

– ¿Saben ustedes en qué se diferencia un blanco con delantal blanco y un negro con delantal blanco?

En que el blanco es doctor y el negro es heladero.

En subsidio, tampoco podemos negar el lado A del país más poderoso del planeta. Así como en Latinoamérica existe un marcado sentimiento antinorteamericano, en Europa se da lo contrario, y las razones arrancan de la Segunda Guerra Mundial. En efecto, entre 1948 y 1951 el Plan para la Recuperación Europea -conocido como el Plan Marshall- significó la inversión de casi 13 mil millones de dólares.

Con una historia de contrastes, hay razones para admitir que Estados Unidos se trata de un país gigante.

Hacia 1935 ya ponía en práctica una Ley de Seguro Social, que mediante un esquema tripartito al que contribuían el Estado, los trabajadores y los patrones protegía al hombre común y corriente de las veleidades de una vida de trabajo.

Todo ello era ya realidad, cuando ni la teoría socialista lo planteaba.

“Historia mínima de Estados Unidos”, de Erika Pani es un libro que prende la pasión por sustituir la mixtificación, quita esa broza alienante que impide ver las cosas como son y la reemplaza por una batería argumental  sólida. En Chile actúa OCEANO como distribuidor oficial.

Vale la pena leerlo…releerlo y no prestarlo.