Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

Ética y periodismo

Por Abraham Santibáñez Sábado 3 de Diciembre del 2016

Compartir esta noticia
30
Visitas

El reconocido maes-
tro de ética periodística, el colombiano Javier Darío Restrepo, ha dicho que en “la relación entre ética y ley…. debiera predominar la ética, y (que) si todo mundo fuera ético no se necesitarían las leyes. Las leyes se necesitan cuando alguien no quiere ser ético y está perjudicando el bien de la sociedad”.
Esta convicción estuvo detrás de la decisión de los dirigentes de la Federación de Medios de Chile cuando, hace un cuarto de siglo echaron a caminar el Consejo de Etica. Desde entonces, en paralelo con el Tribunal de Etica y Disciplina del Colegio de Periodistas, los profesionales de la comunicación hemos tratar de asegurar un ejercicio responsable de la libertad de expresión. En mi caso, en ambos mecanismos he tratado de hacer un aporte para que los chilenos tengan una mejor información y puedan opinar sobre bases sólidas. En más de una oportunidad he reiterado mi pensamiento de que un trabajo periodístico ético descansa sobre la base de la búsqueda de la verdad y en el respeto de la dignidad de las personas. Pero requiere, igualmente, el respaldo de los propios periodistas y los medios.
Ese es el motivo por el cual esta semana, con fecha 29 de noviembre, he presentado mi renuncia a la presidencia del Consejo de Etica de la Federación de Medios.
La razón, como les expliqué personalmente a los presidentes de las asociaciones gremiales -ANP, Anatel y Archi- y al presidente de la Federación de Medios, es lo que considero un insuficiente respaldo a la labor del Consejo de Etica, cuestionado gravemente por un editorial del diario La Tercera con ocasión del fallo sobre la denuncia contra la Revista Qué Pasa. En dicho comentario se acusó al Consejo de poner en riesgo la libertad de expresión. La Federación nos expresó en la oportunidad su respaldo pero personalmente lo encontré insuficiente y así lo hice saber. La defensa de la libertad de expresión ha sido una constante en mi vida profesional por lo que estimé como un agravio la imputación en cuestión.
Como se señaló al momento de la creación del Consejo, en 1991, se trata de “un organismo de autorregulación en materia de ética informativa”. Como precisó más tarde el actual presidente de la Federación de medios, Luis Pardo, “las instituciones de autorregulación se originan desde los medios libremente y su primera responsabilidad es respecto de sí mismos. La autorregulación aparece entonces propuesta como un espacio propio, autónomo del resto de los sistemas en los que está inserta, en un ámbito diferente al legal. Es una fuerza de carácter moral… El carácter propio de la autorregulación es ético”.
Confío en que, más allá de esta coyuntura, en definitiva la idea original se verá fortalecida.