Necrológicas
  • Saturnino Hijerra
  • Mauricio Alejandro Calisto Gebauer
  • Ivonne Velásquez Estrada

Fracaso de los súper poderes

Fue una serie inédita porque no era ficción sino realidad y que estremeció a Estados Unidos y al mundo entero. El choque de dos aviones de pasajeros contra las torres gemelas del World Trade Center en Nueva York, el impacto de otra nave en el Pentágono y la caída del vuelo 93 en Pensilvania, tuvo un aterrador resultado de 2.996 muertos, incluyendo 19 terroristas de Al Qaeda, y pérdidas estimadas en diez mil millones de dólares. Aunque los servicios de inteligencia habían tenido algunos indicios sobre lo que podría ocurrir, reaccionaron tardíamente, igual que las más altas autoridades norteamericanas.
[…]

Por Abraham Santibáñez Sábado 6 de Junio del 2015

Compartir esta noticia
30
Visitas

Fue una serie inédita porque no era ficción sino realidad y que estremeció a Estados Unidos y al mundo entero. El choque de dos aviones de pasajeros contra las torres gemelas del World Trade Center en Nueva York, el impacto de otra nave en el Pentágono y la caída del vuelo 93 en Pensilvania, tuvo un aterrador resultado de 2.996 muertos, incluyendo 19 terroristas de Al Qaeda, y pérdidas estimadas en diez mil millones de dólares. Aunque los servicios de inteligencia habían tenido algunos indicios sobre lo que podría ocurrir, reaccionaron tardíamente, igual que las más altas autoridades norteamericanas.
El desconcierto y la frustración explican la fulminante reacción de George W. Bush, quien impuso por decreto y mediante leyes aprobadas en el Congreso, un conjunto de medidas sin precedentes. Los norteamericanos cerraron filas y Bush -luego de un discurso ante el Congreso pleno- logró la inmediata aprobación del 90 por ciento de la opinión pública. El paquete de medidas incluyó la Ley de Seguridad Doméstica y la USA Patriot Act, para “detectar y perseguir el terrorismo y otros delitos”. Igualmente se creó la Agencia Nacional de Seguridad dotada de amplios poderes. Sin órdenes judiciales, la ANS quedó facultada para vigilar “mediante escuchas telefónicas y de correos electrónicos las conversaciones entre Estados Unidos y personas en el extranjero”.
Desde el principio, grupos de Derechos Humanos hicieron ver sus aprensiones, sosteniendo que el resultado sería peor que los males que se quería evitar. Reiteraron esta visión después de la guerra del Golfo, mostrada inicialmente como un triunfo pero que hasta ahora no ha logrado imponer la paz en Irak. Lo mismo ocurrió en Afganistán, pese a que años después se dio muerte a Osama bin-Laden. Tampoco hubo victoria en Libia. Ahora una entidad nueva que pretende revivir los antiguos califatos, el Estado Islámico, se ha convertido en un poder supranacional que controla amplios territorios en Irak, Siria y Libia.
El gran esfuerzo desplegado fundamentalmente (aunque no exclusivamente) por Estados Unidos después del 11 de septiembre de 2001 ha tenido resultados muy precarios. En Irak murieron 4.500 norteamericanos y poco menos de la mitad (2.150) en Afganistán, casi el triple en total de los muertos el 11 de septiembre.
Esta sensación de fracaso explica, sin duda, por qué el Congreso de Estados Unidos, aprobó suavizar los súper poderes de la Agencia Nacional de Seguridad.
Es un paso positivo, pero claramente insuficiente. No compensa, por cierto, los sacrificios.