Necrológicas
  • María Ofelia Laguarda Sánchez
  • María Julia Cárcamo H.
  • Amelia Miranda Navarro

Gaia Antártica y su nuevo impulso (Parte I)

Por Alfredo Soto Martes 3 de Enero del 2017
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
58
Visitas

Me tomo las atribuciones en este nuevo año de mirar hacia atrás en los comienzos de una gran idea para nuestra región de la que me siento muy partícipe y por qué no decirlo desde una postura muy particular en coformar la génesis de lo que fue en esta primera gran etapa del programa Gaia Antártica: Conocimiento y Cultura. Me trasladaré al año 1997 específicamente en noviembre de ese año, descendía de un avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea en la latitud 83 grados, a sólo 7 grados menos del Polo Sur, en compañía del Dr. Gino Casassa, flamante glaciólogo de la Universidad de Magallanes, conformando una expedición exploratoria y científica en el Glaciar Branscomb y el Monte Vinson, la montaña más alta del continente Antártico en los Montes Ellsworth. Allí en el rigor de las bajas temperaturas, las más benignas no más de 18º bajo cero y las más crueles cercanas a los 40º bajo cero, divagábamos en largas conversaciones de campamento fundiendo nieve para tomar nuestras correspondientes hidrataciones en suculentos té y sopas que son una delicia en estos entornos, mientras el Sol circulaba sobre nuestras cabezas desorientando todo el esquema vivido en el continente sudamericano en el confort de nuestros hogares y trabajo. Allí mismo soñamos lo que alguna vez podría ser que este continente helado y desierto absoluto podía significar como un aporte al conocimiento de nuestro patrimonio territorial, nuestra cultura como país antártico, contribuyendo a su condicion de nación tricontinental, sin saber todo el impacto que podría tener estas ideas que a medida que fue pasando el tiempo y con muchos cambios de por medio fueron dando las oportunidades de materializar una “Cultura Antártica”, incluso mucho antes de la Feria Antártica Escolar que hoy en día brillantemente organiza y ejecuta el Instituto Antártico Chileno. Ya internalizando todo lo que significó esta expedicion al Monte Vinson, vinieron intenciones solamente de generar dentro de la Direccion de Programas Antárticos, la posibilidad de crear en sus propias oficinas una unidad que se preocupe del quehacer cultural y educativo referido a los temas antárticos y subantárticos. Por esas fechas nadie entendía nada de que se trataba, tuvieron que pasar 10 años y con otro director en la DPA de la Umag, que se abocara a apoyar estas iniciativas de crear un estímulo no solo en el área de las investigaciones y la ciencia sino comenzar a desarrollar un camino académico en la formulación de algún proyecto que permita internalizar el tema antártico en la universidad en varios de sus pilares que sustentan la academia. Es así que con el apoyo de la misma universidad y del propio director de la DPA el Dr. Carlos Ríos, se aprovechó las instancias de una expedición de apoyo en la Base O’Higgins con la aplicación de un estudio en los glaciares circundantes de la Base liderados por el Dr. Carlos Cárdenas. En esta oportunidad y todo el trabajo que se hizo acompñados por personal de lo que es hoy en día Umag TV, desarrollamos la confección de una serie de Televisión que llevaba por título, “Terra Nullius” en que se conjugaban un grupo de capítulos que abarcaban temas históricos, de investigación, reseñas de cómo vivir en la Antártica y fundamentalmente temas medio ambientalistas y de biodiversidad antártica. Este material fílmico y fotográfico permitió al mismo tiempo desarrollarlo en aula universitaria en la creación del Crédito Cultural Antártico, en donde los alumnos de todas las carreras tenían la posibilidad de saber de la Antártica al inscribirse en esta especie de electivo que contribuye a su conocimiento de nuestra región. Nadie sabía que en los proximos años se establecerían las bases de un convenio de desempeño que pasaría a llamarse Gaia – Antártica: Conocimiento y Cultura, afianzando las líneas de trabajo entre el Mineduc y la misma universidad con el propósito de “antartizar” la academia y con ello a la comunidad tanto universitaria como en general en toda la región, a nivel país y a nivel internacional. (Continuará)