Necrológicas
  • José Ramón Vera Silva
  • Adriana Teresa Quijada Agurto
  • Bernardino Segundo Cárdenas Chávez

Gracias, doctor Cristián González

Por Ramón Arriagada Miércoles 11 de Enero del 2017
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
138
Visitas

A esta altura del debate quien puede negar que la decisión de desvincular al doctor Cristián  González del Cesfam, ha sido una decisión política, producto de la determinación del alcalde Paredes, para quien es intolerable que una persona no sometida a sus conveniencias  partidarias, tenga injerencia  en sus dominios. No de otra forma se puede interpretar, pues no ha existido un comunicado oficial, dando las razones  del alejamiento del profesional. El hombre de confianza  del alcalde, el secretario de la Corporación Municipal, Alejandro Velásquez, ha esbozado torpemente razones inextricables relacionadas con una supuesta cantidad de médicos por habitantes.

Sigo sin entender la miopía política de nuestra primera autoridad municipal. Se trata de un profesional, de aquellos que a él le gustan, nacido en Puerto Natales. El doctor González es hijo del rigor, su formación no le costó un peso al Estado de Chile; fue a Cuba y gracias a la formación recibida allá, marcó la diferencia en la atención a sus pacientes. Llegó a entregar sus conocimientos a esta ciudad con Eunacom bajo el brazo. A este lugar de la Patagonia profunda, donde salvo contadas y destacadas excepciones, los profesionales médicos entregan sus servicios supeditados a recompensas futuras en su formación.

Además el doctor González transgredió una claúsula de conveniencia social que indica que los profesionales, están sólo para ganar plata, no para tener conciencia de las cuestiones políticas de su comunidad. En la última elección municipal, como muchos de nosotros, manifestó públicamente su desacuerdo a cómo se estaban llevando los asuntos relacionados con la Municipalidad. En su lugar de trabajo, Cesfam, dependiente de la Corporación Municipal, dos de sus directoras, habían renunciado al cargo al no ser consideradas por el secretario, Alejandro Velásquez, personaje de entera confianza del alcalde Paredes, pero de un manejo poco asertivo de su cargo.

Lo seguro es que Cristián González, llegará a la conclusión, como dice la canción “que las esperanzas jóvenes son sueños”, buscará otras instancias profesionales; respetaremos su decisión, pues, su entrega ha sido generosa, demostrando que es posible otra relación médico-paciente en este territorio de tantos desarraigos e ingratitudes.

No puedo dejar de manifestar mi convencimiento que no todo está perdido y gracias a este conflicto, en el último Concejo Municipal, se ha solicitado a la Cormunat, un informe sobre su situación financiera, decisión apoyada por unanimidad del cuerpo de ediles, cuya mayoría es proclive a la administración Paredes. No deja de sorprenderme a medida que me he interiorizado  de la legislación municipal, su raigambre e inspiración antidemocrática y la evidente  impronta de su origen en dictadura.

En estos días de cambio de alcaldes, ha sido un hecho de la causa, las denuncias de los entrantes a las iniquidades de los salientes, en materia de contratos y mal uso de platas. Se ha solicitado pronunciamientos de Contraloría, apertura de sumarios y abundantes despidos, para según los nuevos gestores, limpiar el manejo de los fondos municipales. Dichas patrióticas denuncias, con el correr de los días, han ido entrando a una situación de ralentí. En tanto, nadie ha solicitado a los reelegidos, una prueba de blancura. Cambiarlo todo para que nada cambie y vamos “huasqueando” el coche hacia adelante. Conclusión, nadie quiere meterle manos a los asuntos municipales, ello porque le ha sido funcional a todos los sectores de la política chilena.

En la despedida sólo darle las gracias a Cristián por su consecuencia. Difícil será en el futuro convencer a nuevos profesionales y hombres de buena voluntad nacidos en esta pequeña patria natalina, que vengan a ayudarnos y a reemplazarnos en la voluntad e inspiración  telúrica de nuestra misión.