Necrológicas
  • María Ofelia Laguarda Sánchez
  • María Julia Cárcamo H.
  • Amelia Miranda Navarro

La alegría del amor

Una de las experiencias que marcan más hondamente la vida de toda persona es la de amar y ser amado, y experimentar allí una alegría que llena de sentido todas las dimensiones de la vida. Es la alegría del amor, la cual tiene en la familia una de sus manifestaciones más concretas y universales.
[…]

Por Marcos Buvinic Domingo 17 de Abril del 2016

Compartir esta noticia
155
Visitas

Una de las experiencias que marcan más hondamente la vida de toda persona es la de amar y ser amado, y experimentar allí una alegría que llena de sentido todas las dimensiones de la vida. Es la alegría del amor, la cual tiene en la familia una de sus manifestaciones más concretas y universales.

De ahí que “La alegría del amor” es el título de la carta que acaba de entregar el Papa Francisco luego de más de dos años de reflexión y diálogo en la Iglesia Católica acerca de la familia y las situaciones que vive en nuestro mundo. Fue un tiempo abierto con una extensa  consulta entre los católicos del mundo entero acerca de la realidad y desafíos de la familia actual, seguida de dos asambleas sinodales en Roma con obispos delegados y laicos del mundo entero. Nuestro Padre Obispo de Punta Arenas, Bernardo Bastres, participó en la segunda asamblea sinodal (2015), como uno de los delegados de Chile.

Si bien es un texto dirigido, en primer lugar, a las familias cristianas para “que las estimule a valorar los dones del matrimonio y de la familia, y a sostener un amor fuerte y lleno de valores como la generosidad, el compromiso, la fidelidad o la paciencia”, también está abierto a todos y, como dice el Papa, “se ofrece a todas las personas sin excepción”.

En el texto, la realidad de la familia emerge en toda su belleza y complejidad, no como “un estereotipo de la familia ideal” sino como un “mosaico formado por tantas realidades diferentes”, el cual es uno de los mayores tesoros que tiene el ser humano, y -como todos los tesoros- ha de ser admirado, cuidado y ofrecido en toda la variedad de expresiones que tiene en nuestro mundo globalizado: “la presencia del Señor habita en la familia real y concreta, con todos sus sufrimientos, luchas, alegrías e intentos cotidianos … si el amor anima esa autenticidad, el Señor reina allí con su gozo y su paz”.

En medio de los gozos y crisis que atraviesa la vida familiar y matrimonial, es claro que -dice el Papa Francisco- “los cristianos no podemos renunciar a proponer el matrimonio con el fin de no contradecir la sensibilidad actual, para estar a la moda, o por sentimientos de inferioridad frente al descalabro moral y humano. Estaríamos privando al mundo de los valores que podemos y debemos aportar”. 

El texto aborda una situación que interesa mucho a los cristianos, como es la quienes viven alguna situación matrimonial “irregular”. El Papa recuerda que -al contrario de lo que algunos piensan- no están excomulgados, es decir, no están fuera de la Iglesia que los acoge y quiere ayudar a discernir cada situación.

“La alegría del amor” es un gran texto de sabiduría, lleno de bondad y verdades útiles para la vida de pareja y familia. A través de internet todos pueden acceder a él, y quien lo lea con corazón abierto, se replanteará muchas cosas en su vida práctica de familia. El texto recorre todo el ciclo vital de las familias y no hay aspecto al que no dedique una palabra de luz: la educación de los hijos, los conflictos familiares y el lugar de las crisis, el papel de los ancianos en la familia, la relación con los suegros y los amigos de la familia, la recuperación de la vecindad, la gracia del placer sexual o el papel de las redes sociales en la convivencia.