Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

Libertad de prensa y la necesidad de una Nueva Constitución

Por Juan Morano Domingo 8 de Mayo del 2016

Compartir esta noticia
59
Visitas

Anualmente se conmemora el 3 de mayo el Día Mundial de la Libertad de Prensa, por esto hoy me resulta primordial reconocer el rol fundamental que tienen los medios de comunicación en la construcción de una sociedad más justa, equilibrada y en el perfeccionamiento de nuestra democracia.

El debate ciudadano, que se inicia con el proceso constituyente convocado por la Presidenta Michelle Bachelet, pondrá en relieve la importancia crucial de que la Nueva Constitución, esta casa de todos,  consagre, más allá del derecho a informar, que es necesario y aparece como indispensable, el derecho del ciudadano a recibir información, veraz, oportuna, diversa y no sesgada, en el marco del principio de la libertad de prensa a que tienen derecho los sujetos de la información, los y las ciudadanas.

Debemos subrayar que en Magallanes, en una clara diferenciación con el país,  tenemos numerosos medios no dependientes de grandes cadenas nacionales, con propietarios y gestores regionales  y, por cierto, con la camiseta puesta por la región, sin perjuicio de que legítimamente tengan e informen con sus propias líneas editoriales.

Independientemente de las críticas que pueden surgir hoy, con más o menos argumentos, a la labor de la prensa en el contexto actual, la mirada a largo plazo nos sitúa, sí o sí, en la defensa permanente de la libertad de prensa, que es bidireccional. Es el derecho a informar, pero igualmente y con la misma relevancia a ser informado.  Sin esta libertad de prensa, la democracia se debilita y colapsa.

En nuestro país, además de la riesgosa y fuerte concentración de los medios, la actual Constitución Política asegura sólo el derecho a informar y emitir opinión sin censura previa. Sin embargo, no señala ni el derecho a recibir información veraz, oportuna e imparcial, ni habla del derecho a la comunicación de la población. Es decir, sólo asegura derechos para quienes emiten la información, las empresas periodísticas, pero no para los sujetos de ella, los ciudadanos. Sin duda, un tema que esperamos sea debatido en el próximo proceso constituyente, y que además nuestra próxima Constitución Política de Chile pueda corregir y ser así, realmente,  la Casa de Todos.