Necrológicas
  • Marcelo Silva Toledo
  • María Luisa Aguilar Gutiérrez
  • Tránsito Barría Barría
  • Ruth Casanova Villegas
  • Zoila Levien Manquemilla
  • Sergio Saldivia López

No al maltrato a menores y adultos mayores

Por Carolina Goic Domingo 14 de Agosto del 2016

Compartir esta noticia
40
Visitas

Durante mi desempeño como parlamentaria he impulsado varias iniciativas en beneficio de los menores y adultos mayores de nuestro país, algunas de ellas, ya son leyes de la República que benefician en la actualidad a miles de chilenos.

Es por tal motivo que a través de estas líneas quisiera resaltar una iniciativa que fue abordada recientemente en el Congreso, la cual en forma unánime dio un nuevo paso para convertirse en Ley. Se trata de un texto legal que pone en discusión la impunidad en que quedan graves atentados en contra de la integridad física y psíquica de menores de edad, adultos mayores y personas en situación de discapacidad que se encuentran en condiciones de alta vulnerabilidad.

Como sabemos estas personas, las cuales son objeto de maltrato no necesariamente al interior de sus familias, sino por personas que están bajo su cuidado en forma temporal o permanente y que, a pesar de inferirles tratos crueles o vejatorios, sólo son objeto de sanciones penales si les generan lesiones, no existiendo políticas preventivas ante dichos atentados.

Desde siempre he sostenido que como Estado debemos brindar a las personas la protección necesaria para mantener su integridad física, psíquica y social. Tenemos una deuda permanente con los adultos mayores, especialmente en el establecimiento de una legislación que penalice el maltrato y violencia ejercida en contra de ellos, que tenga por objeto prevenir, sancionar y erradicar situaciones de abuso en contra de este grupo etario.

Con este proyecto buscamos incorporar en el Código Penal la prisión para quienes ejerzan violencia o maltrato físico en contra de un menor de catorce años de edad, adulto mayor o persona en situación de discapacidad.

Cuando miramos las estadísticas, sobre los adultos mayores, éstas muestran que nuestra sociedad tiene una imagen devaluada de la vejez, asociándola a características negativas tales como la improductividad, dependencia, carga económica, aislamiento, soledad, desinterés social, entre otros aspectos, que por cierto no se pueden ver agravadas por situaciones de maltratos y abusos.

Ante este escenario, tenemos el desafío de establecer normas estrictas y crear un aparato fiscalizador apto que regule el funcionamiento de los centros tanto dedicados a adultos mayores, como a menores de edad y personas en situación de discapacidad, por lo que nuestro compromiso es y seguirá siendo trabajar por erradicar la violencia y maltrato a menores y adultos mayores de nuestro país.