Necrológicas
  • Raúl Flores Gómez
  • Orlando Vera Muñoz
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Francisco Moreno Chávez

Nuestras propias leyes

Durante mucho tiempo eruditos, pensadores premiados, mastereados y nobeleados se han esforzado intentando demostrar que algún elemento del universo funciona conforme con cierta regla inmutable. Pero, la experiencia nos enseña que el universo no es así de perfecto.
[…]

Por Jorge Abasolo Lunes 27 de Julio del 2015

Compartir esta noticia
52
Visitas

Durante mucho tiempo eruditos, pensadores premiados, mastereados y nobeleados se han esforzado intentando demostrar que algún elemento del universo funciona conforme con cierta regla inmutable. Pero, la experiencia nos enseña que el universo no es así de perfecto.

No pretenden competir o parodiar las leyes de Murphy, ampliamente conocidas por mis cultos lectores. Más bien entrego aquí un puñado de leyes y principios que representan el modo de pensar de mis vecinos, conocidos, amigos, enemigos y parientes. A ello he agregado las leyes de mi propia cosecha. Espero las disfruten:

Ley de Firestone. Resulta mucho más fácil meterse en un forro que salir de él.

Ley del municipio de Lebu. Hasta ahora no hemos tropezado con ningún problema, por complicado que sea, que no resulte más complicado aún, que cuando lo examinamos correctamente.

Ley de María Aravena Gajardo (mi mamá). Jamás vayamos a consultar a un médico a quien se le murieron las plantas del consultorio. Menos aún si es vegetariano.

Principio de Jouffé.  Si los diarios de cualquier país vienen llenos de buenas noticias, las cárceles de esa ciudad deben estar repletas de santos.

Ley de González. Dos cuerpos físicos no pueden ocupar el mismo espacio al mismo tiempo…a menos que viajen en un bus de Concepción a Lota.

Ley de Gallegos. Errar es humano, pero para enredar mejor las cosas se necesita una computadora.

Ley de Valderrama. Quien tiene un solo reloj sabe la hora que es. Quien tiene dos nunca puede estar seguro.

Principio de Fuentes. Todos los papeles que guardemos no nos harán falta hasta que los botemos a la basura. Entonces, nos resultarán esenciales.

Principio de Campos. Cosechamos más de lo que menos falta nos hace.

Ley de Bonvallet. Ganamos amigos o los perdemos. Sin embargo, los enemigos se acumulan.

Principio de Valdés. En la lucha entre nosotros y el mundo, hay que irse a la segura: apoyemos al mundo.

Ley de la unidad. Cualquier organismo o institución cuyo nombre contenga la palabra “unido” no hace honor al adjetivo. Por ejemplo, Naciones Unidas, República Arabe Unida, Coquimbo Unido, Reino Unido, etc.

Ley de Salgado (cuidador del cementerio) Ningún hombre es un héroe para el sepulturero.

Ley de Jarpa. Lo único malo del campo es que los pollos andan crudos.

Ley de Fito. Cualquier historiador competente logra que todo suceso, una vez ocurrido, aparezca como algo inevitable.

Ley de Iturrieta. Si algo ocurre, es porque resulta posible.