Necrológicas
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Ana Luisa Sepúlveda González
  • María Cárcamo Márquez
  • Edita de Lourdes Oyarzún Díaz
  • Lucila del Carmen Barría Mancilla
  • Dina Gómez Alba

Platas mal gastadas

Por Abraham Santibáñez Sábado 21 de Mayo del 2016

Compartir esta noticia
79
Visitas

Entre 2000 y 2015, según el cálculo del periodista Mauricio Weibel (en su libro “Traición a la Patria”), las Fuerzas Armadas de Chile recibieron de Codelco unos 12.660 millones de dólares. Otras estimaciones hacen subir a 13.391 en el mismo período la cifra destinada a “financiamiento de compras militares”. La minera estatal está obligada a entregar el diez por ciento de sus ventas brutas a las Fuerzas Armadas.
En enero de 2014, la Revista Qué Pasa resumió la situación:
“Chile ocupa el lugar 24 a nivel mundial en importación de armamento militar entre los años 2008 y 2012. Esto, al menos según indica el último informe de Strategic Defence Intelligence, plataforma de análisis de defensa a nivel global. El documento señala que Alemania y Estados Unidos son los dos mayores proveedores de armas a Chile y representan el 31 por ciento y el 15 por ciento de las importaciones de Defensa, respectivamente…
“En materia de hardware militar, los proveedores son Alemania e Italia, con un 96 por ciento y un 4 por ciento de participación cada uno… Según el análisis, el gasto en defensa de Chile en 2013 alcanza los 2,7 mil millones de dólares, registrando una caída respecto a 2012, debido a la transferencia de Carabineros e Investigaciones al Ministerio de Interior. Sin embargo, estiman que el gasto en defensa del país irá en aumento hasta llegar a los cuatro mil millones de dólares en 2018, debido a “disputas fronterizas y modernización militar”.
Pero había un ítem imposible de proyectar: las “desviaciones” sufridas por los dineros del presupuesto. Se ha mencionado reiteradamente el caso del cabo Juan Carlos Cruz Valverde que gastó en los tragamonedas del casino Monticello 2.368 millones de pesos.
Obviamente en vez de este gasto injustificable en quien tenía un sueldo de 500 mil pesos, los fondos de Codelco bien pudieron tener otro destino. En días en que se ha recordado el aniversario número once de la tragedia de Antuco, es posible pensar en un destino mejor para este dinero.
En una página de internet, claramente relacionada con el mundo militar (“Razón y Fuerza”. Foro de Defensa, Material bélico e Historia), se ha hecho ver que los 45 conscriptos que murieron en la Octava Región en 2005 no estaban debidamente equipados para enfrentar las condiciones del clima.
Lo peor fue la ventisca a 35 grados bajo cero. En su brutal “marcha de la muerte” los afectó el llamado “viento blanco”. No es que no hubiera equipos adecuados. Sólo que no eran suficientes y muchos no estaban en buenas condiciones. El material clave es el “goretex”, destinado a mantener seco a quien lo usa. Es un producto alemán que, según sus fabricantes “se seca con rapidez, es fácil de empacar y de poco peso”. La ventaja de GORE® Military Fabrics se agrega, es que “permite a los combatientes enfocarse más en su misión y menos en el clima”.
No se indica el precio del producto, pero ciertamente debe ser menos de lo que (mal)gastó el cabo Cruz en Monticello.