Necrológicas
  • Jorge Ulloa Ulloa
  • Mario Riquelme Haselbach

Regiones al tacho

El acuerdo para eliminar el sistema binominal que facilitó la aprobación de la reforma electoral al inicio de este año, acaba de sufrir un artero ataque por parte de la comisión de Constitución de la Cámara Baja, al elevar la exigencia para conformar un partido político, del 0,25 al 0,5 por ciento del electorado de la última elección parlamentaria.
[…]

Por Diego Benavente Viernes 2 de Octubre del 2015

Compartir esta noticia
38
Visitas

El acuerdo para eliminar el sistema binominal que facilitó la aprobación de la reforma electoral al inicio de este año, acaba de sufrir un artero ataque por parte de la comisión de Constitución de la Cámara Baja, al elevar la exigencia para conformar un partido político, del 0,25 al 0,5 por ciento del electorado de la última elección parlamentaria.
No sólo eso, volvieron las viejas barreras que impiden conformar un partido en una sola región, ya que se exigirá estar constituido en tres regiones contiguas u ocho discontinuas. Transversalmente las coaliciones de gobierno y oposición, como históricamente ha ocurrido, se convierten en un verdadero cartel para proteger sus intereses y se unieron para irse contra las regiones e impedir al máximo la competencia local y regional, a la que tanto le temen. Sólo votó en contra el diputado DC por Temuco, René Saffirio, quien al menos salvó la integridad regional.
Se ratifica lo expresado, en un matutino nacional por Ascanio Cavallo, ya hace cuatro años en tiempos de protestas, “el Parlamento, junto con ser el espacio del debate republicano, se ha convertido también en el símbolo de una elite política inmovilista, empatada y de mala calidad, que resiste a la renovación y protege sus privilegios. Ya no están allí los líderes que movilizan los sueños, las cabezas del futuro, los grandes oradores que encienden la imaginación social. Están los sobrevivientes, los que pueden, los que no se piensan mover. Senadores designados, diputados impugnados, comisiones inútiles, parlamentarios entregados a la gloria televisiva, competidores por cupos asegurados, en fin: cuesta imaginar un momento de la historia reciente donde se reúnan en el Congreso más vicios de la política republicana”. Qué pensará este columnista ahora después de conocidas las oleadas de boletas truchas para el financiamiento de campañas y precampañas en todo el espectro político, vía empresas como SQM, Penta y demases.
Es bueno que se conozca y pida explicaciones a quienes votaron en contra de que las regiones puedan constituir un partido político, estos son: los Udi Renzo Trisotti (I), Arturo Squella (V), Marisol Turres (X) y Juan Antonio Coloma (RM); los PS Leonardo Soto (RM) y Osvaldo Andrade (RM); los DC Aldo Cornejo (V) y Fuad Chahín (IX); los PPD Daniel Farcas (RM), Guillermo Ceroni (VII) y el PC Hugo Gutiérrez (I).
Los regionalistas de cada región se deben transformar en activos denunciantes de este tipo de inconsecuencias y exigir a sus parlamentarios y líderes locales la coherencia que se necesita para quienes, se supone deben luchar por un país cada vez más justo y descentralizado. Y si las cortapisas que se le pone al regionalismo impiden que se puedan manifestar las identidades políticas territoriales, será la hora de armar un gran partido instrumental inter-regional que les permita a las regiones luchar unidas contra el centralismo agobiante.
Basta de abusos e imposiciones centrales de nunca acabar, es hora de la rebelión política de las regiones, no se puede llevar de candidato ni votar por gente que no representa ni está dispuesta a luchar por su región y por un Chile descentralizado pero de verdad.
Pueden haber ganado en la comisión pero en la sala con todos los diputados y en la medida de lo posible con regionalistas presentes en las graderías, se les puede hacer sentir el clamor regional. Así lo fue, cuando se impidió el 29 de abril de 2003, que en Santiago se instalaran casinos de juegos, revirtiéndose una votación que auguraba un triunfo capitalino. Las regiones no pueden irse al tacho, porque ya están en él.