Necrológicas
  • Benedicto del Carmen Alvarado Vidal
  • José Adán Bahamonde Bahamonde
  • María Vera Ojeda
  • Francisco Lorenzo Astorga Astorga
  • José Ortega Sepúlveda
  • Grismilda Gutiérrez Vera
  • Carmen Chuecas vda. de Pradenas
  • Luis Alberto Latorre Vera
  • Enrique Provoste Subiabre

San Salvador

Así se denomina, la capital de la Re-
[…]

Por José Luis Saavedra Jueves 20 de Agosto del 2015

Compartir esta noticia
49
Visitas

Así se denomina, la capital de la Re-
pública de El Salvador, país centroamericano, cuyo Presidente de la República se llama coincidentemente Salvador Sánchez Cerén, líder del Partido Político, Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), por supuesto de ideología de izquierda. La Presidenta de la República de Chile, Michelle Bachelet Jeria, estuvo de gira en ese país, en una actividad oficial de gobierno, acompañada en el viaje de ministros, subsecretarios, autoridades superiores y por supuesto por su asesor estrella, Karol de Palos; dejando por su parte gobernando en nuestro país, al personaje Acomódate Cristiano.
Karol de Palos, le agrada viajar, y más si es hacia el extranjero. Este defensor del oficialismo, y asesor de La Moneda, recomendó que se salvarían de las malas encuestas, la pésima opinión de la ciudadanía y críticas del pueblo chileno, si en nación extranjera, se recordaba a su Salvador Político, su mártir ideológico de izquierda. Bueno, eso fue lo que hizo la Presidenta de Chile, en la República de El Salvador, reinauguró la plaza, cuyo nombre es Salvador Allende.
En su discurso detalló que el ex Jefe de Estado “Fue líder de un pueblo que buscó ser arquitecto de su propia historia. Un chileno que es sinónimo de justicia social, buscada con tenacidad democrática inalterable. Me emociona que el legado de Salvador Allende sigue vigente, tanto en mi país como en países hermanos”. En esa línea, añadió que la figura del ex gobernante “está vigente en esta plaza y en el homenaje permanente del Movimiento por la Salud; en las reformas sociales que nuestros países llevan adelante para consagrar y garantizar el derecho a la salud, reformas imprescindibles para alcanzar sociedades inclusivas y justas”. La estrategia política y comunicacional, se logró, volver a recordar y tratar de aplicar políticas de la década del sesenta y setenta del siglo pasado.
La Presidencia, no está en el siglo XXI, en el año 2015 o mirando al futuro, sino sigue enclavada en un proyecto político superado y fracasado. A casi cuarenta y cinco años, desde que Salvador Allende, asumiera el poder, se vuelve a reivindicar su figura, para así atraer incautos adeptos al oficialismo, y parcializar a las nuevas generaciones. El legado de ambos gobiernos, recuerda y recordará, crisis, escasa inversión, falta de crecimiento en materia económica, desempleo, inseguridad, inflación, desigualdad, ilegalidad e inconstitucionalidad de las actuaciones de gobierno; paros, huelgas, reclamos, manifestaciones, protestas, divisiones, polarización política; al empeñarse en aplicar, con espíritu absoluto, autoritario y con una mirada unipersonal de ideología de izquierda, las reformas agraria y educacional, en el caso de Allende y las reformas laboral y educacional, en el caso de Bachelet. Y promoción de la violencia política contra la oposición, tal como sucedió en el gobierno de la Unidad Popular (UP), donde la tradicional muñeca política de Allende llevó a colaborar y financiar al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (Mir). Incluso, algunos militantes del Mir serían miembros del Grupo de Amigos Personales (GAP), la protección personal de quien asumiría como Presidente de la República. La historia de Chile se repite. Karol de Palos y los demás; regresan a nuestro país.