Necrológicas

Servidumbre de tránsito

Por Palmira Muñoz Miércoles 11 de Enero del 2017
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
63
Visitas

Nuestra legislación define a las servidumbres como un gravamen impuesto sobre un predio en utilidad de otro predio de distinto dueño. Por consiguiente, en toda servidumbre tendremos dos predios intervinientes: Predio Sirviente, aquel predio que soporta el gravamen, constituyendo servidumbre pasiva; y Predio Dominante, aquel predio que reporta la utilidad, esto es, servidumbre activa. La servidumbre de tránsito es tal, por cuanto existe un predio dominante; otro sirviente; y un gravamen, cual es dejar pasar al dueño del predio dominante; es discontinua, positiva y puede ser aparente o inaparente; puede ser legal o voluntaria.
La Servidumbre de Tránsito se puede definir como el derecho concedido por la ley al dueño de un predio que se halla destituido de toda comunicación con el camino público, por la interposición de otros predios, para exigir el paso por alguno de éstos, en cuanto fuere indispensable para el uso y beneficio de su predio, previa indemnización.
Analizando esta definición tenemos que para la procedencia de la servidumbre de tránsito se requiere cumplir los siguientes requisitos: La existencia de dos predios, uno dominante que es el que requiere acceso;  y otro sirviente que es el que impide el acceso, que pertenezcan a diferentes dueños, y que el impedimento sea de tal naturaleza que el predio dominante se encuentre desprovisto totalmente de toda comunicación con el camino público. Al respecto se puede deducir que aquello tendría lugar cuando el predio dominante sólo tiene una salida verdaderamente impracticable, dada la topografía del terreno, o que para habilitarla exija gastos excesivos y desproporcionados en relación con el valor del predio y del terreno necesario para la servidumbre y resarcimiento de todo otro perjuicio.
La ley señala que si las partes no se convienen, se reglará por peritos, tanto el importe de la indemnización, como el ejercicio de la servidumbre.
Ahora, si concedida la servidumbre de tránsito en conformidad a la ley, llega a no ser indispensable para el predio dominante, por la adquisición de terrenos que le dan un acceso cómodo al camino, o por otro medio, el dueño del predio sirviente tendrá derecho para pedir que se le exonere de la servidumbre, restituyendo lo que, al establecerse ésta, se le hubiere pagado por el valor del terreno. También operaría la extinción de la misma si se deja de usarla por un lapso de tres años.
Hay que tener presente que si se vende o permuta alguna parte de un predio, o si es adjudicada a cualquiera de los que lo poseían proindiviso, y en consecuencia esta parte viene a quedar separada del camino, se entenderá concedida a favor de ella una servidumbre de tránsito, sin indemnización alguna.
Finalmente cabe señalar que hay normas especiales en la Ley General de Urbanismo y Construcciones pero relacionadas con las normas generales del Código Civil. Esto es, que para los efectos de subdivisiones o loteo de un predio urbano, si alguno de los lotes resultantes no cuenta con acceso directo a una vía de uso público, excepcionalmente podrá acceder a ella a través de una servidumbre de tránsito, debiendo ésta ajustarse a lo siguiente: a) Cumplir con lo dispuesto en el Código Civil, en el sentido que la servidumbre de tránsito debe constituirse sobre un predio en utilidad de otro predio de distinto dueño. b) Cumplir con las condiciones, requisitos y estándares de diseño establecidos en la Ordenanza General, que regula las vías de uso público para la circulación peatonal. En tal sentido, deberán respetar las longitudes máximas y anchos mínimos establecidos como asimismo cumplir con todas las condiciones específicas de accesibilidad que se establecen. c) Ejecutar las obras como si se tratara de una urbanización. Por lo cual, en las servidumbres de tránsito, se deberán ejecutar los pavimentos, las plantaciones y obras de ornato, las instalaciones sanitarias y energéticas, con sus obras de alimentación y desagües de aguas servidas y de aguas lluvias y las obras de defensa y de servicio del terreno. d) Cumplir con las condiciones de accesibilidad para las características del proyecto que se construirá en el predio dominante o servido. En tal sentido, no podrán considerarse como acceso para los usos de suelo de infraestructura, actividades productivas, equipamiento y residencial, con excepción del destino de vivienda. En este último caso los pasajes no podrán servir de acceso exclusivo a viviendas que excedan los dos pisos de altura más mansarda.