Necrológicas
  • María Ofelia Laguarda Sánchez
  • María Julia Cárcamo H.
  • Amelia Miranda Navarro

Tecnología omnipresente

Por Diego Benavente Viernes 6 de Enero del 2017

Compartir esta noticia
26
Visitas

Recientemente, la revista Capital dio a conocer el instrumento que mide la evolución del consumidor chileno, el Brand Asset Valuator, el mayor estudio de marcas del mundo de la consultora BAVLAB de Young&Rubicam.
Entre los interesantes resultados que arrojó, se pudo saber que el nuevo chileno cambió su relación con las marcas. Antes era lo aspiracional, el ‘¿Qué piensan de mí si uso esta marca?’ En cambio hoy, ha irrumpido el “homo pragmaticus”, una especie de segunda derivada, que se pregunta: ¿Qué hace esta marca por mí? Es más conservador, pero busca más, compara más y, sobre todo, se la juega menos. Ya no compra discursos, sino que hechos.
Pruebas al canto: Coca Cola después de 20 años de estudio deja de ser la marca preferida por los chilenos cayendo al 11º lugar, ahora el líder es WhatsApp. Entre las 8 primeras marcas del ranking, la mitad están relacionadas con internet, junto a WhatsApp, le siguen Google (2º) Facebook (6º) y Youtube (8º). Lo cual demuestra la fuerza y el poder que ha ido adquiriendo el mundo digital asociado al uso de la tecnología con las redes sociales vía web y sus aplicaciones más destacadas. Ninguna de estas existía hace 20 años, incluso Whatsapp, la puntera, recién se crea el año 2009.
Otro dato, según encuesta hecha a escolares entre 7º básico y 4º medio, recogida en el informe anual de uso de tecnologías de información y comunicación TICs, desarrollado recientemente por el centro de estudios TrenDigital, de la Facultad de Comunicaciones de la UC, el 95,3% de los escolares tiene hoy un teléfono móvil. La comunicación vía web llegó para quedarse.
La irrupción tecnológica con el uso cada vez más masivo de las redes sociales también ha acarreado una serie de problemas, entre los cuales, estos últimos años las noticias falsas y el abuso en las redes han sido una característica que, sin duda, han causado un gran desprestigio. Donde Facebook, Twitter y Google fueron muy criticados por dejar que las noticias falsas se propagaran en sus plataformas e, incluso, no son pocos los que estiman que esto pudo haber influido en el triunfo de Trump en los EE.UU.
El cassette de audio lanzado en 1964 por la Phillips en Hannover cambió la forma de escuchar la música, en alguna medida personalizó, democratizó e hizo más accesible y portable la reproducción de las canciones, generando toda una revolución en la música a nivel mundial. Hoy en día la Internet y su prima hermana la Wifi están produciendo cambios tan drásticos en el uso y costumbres de nuestros niños y jóvenes, en su interacción tecnologizada, que nadie se imagina ya lo que puede provenir del futuro, gracias a estas herramientas y quien sabe cuantas más.
La inteligencia artificial y su futura utilización en distintos ámbitos, como, por ejemplo, los vehículos autoguiados, están impulsando a “aplicaciones” como Google, Facebook o Twitter y otras, que a lo mejor aun ni aparecen, a investigar y ofrecer servicios que les permiten adquirir y disputar espacios de mercado y poder, todo esto gracias a sus usuarios cautivos que conquistan con estas maravillas que facilitan la vida. Pero estas también afectan a conductas humanas, como el cara a cara y lo asociativo presencial, que, en alguna medida, van quedando en el olvido o se pueden perder por desuso con el dolor del alma de quienes fueron criados bajo esa cultura.